POLÍTICA

La Viña del Señor

Ya veía venir la segunda tanda del contraataque claudillero sobre Morena y sus aliados.

El partido que junto con el PT y el PES, que integrán la nueva mayoría, gobernará en 18 ayuntamientos, algo así como 2,436,958 habitantes y tendrán 22 diputados locales (12 Morena, 5 PT y 5 PES), ha externado un rotundo no a las propuestas de reforma legislativa y constitucional que incluyen el llamado “veto presupuestal”, con las que Claudia Pavlovich, busca anular en los hechos al próximo Congreso del Estado, en donde el PRI y el PAN apenas tendrán 4 y 3 legisladores respectivamente.

El partido Acción Nacional por boca de David Galván, su dirigente estatal ha rechazo la iniciativa tricolor, aunque en el ambiente existe duda sobre la certeza y solidez de tal posición, por datos que han venido aflorando que incluyen negociaciones en lo oscurito, entre ellas la liberación del exdirigente Juan Valencia Durazo y otros exfuncionarios padrecistas involucrados en un desvío de dinero público.

 

La nueva andanada claudillera

La nueva andanada para apuntalar las reformas, que hace días fueron “congeladas” cuando la gobernadora abrió un impasse para la reflexión ante las movilizaciones ciudadanas y de Morena a lo que se calificó como “golpe de estado legislativo”, pareció tomar nuevos bríos, luego del lapso invertido para afinar detalles respecto del primer fallido intento de hacerlas pasar con el apoyo de la mayoría priísta, verde, blanquiazul y del Panal.

Como acumulación de fuerzas se llama a esa estrategia, de dar un paso adelante, dos atrás, para agarrar vuelo, como la calificó Lenin, un olvidado, pero muy actual líder de la revolución rusa.

Hoy, el contra ataque va acompañado de “apoyos” de instancias y personeros afines al régimen claudillero, como el presidente del Supremo Tribunal de Justicia en el Estado magistrado Francisco Gutíerrez Rodríguez, el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos Pedro González Avilés y el titular del Instituto Sonorense de Transparencia y de Acceso a la información Francisco Cuevas Sainz.

Con su alineada intervención los funcionarios se despojan de su careta de imparcialidad y se han subido al templete de la discusión pública en claro apoyo de las políticas oficialistas, a cuyo régimen deben el cargo.

Esa cobertura por parte de las cabezas de los órganos autónomos del Estado, forma parte de una estrategia de posicionamiento a favor de Claudia Pavlovich y su partido el PRI, ambos rechazados en las urnas el pasado primero de julio.

Rehuir el debate

En una democracia de a de veras, el debate de temas como los anteriores y que incluyen tales reformas e iniciativas, no deberían de asustar, pero ante la falta de tacto sobre su manejo en lo oscurito, sin abrirlo al conocimiento de la ciudadanía, ha impregnado de sospechosismo en el nuevo contexto político dichas apresuradas propuestas.

De ahí que Morena, más que el PT y el PES, dos partidos con nexos el primero con Manlio, a quien le debe la conservación del registro y el PES, de origen hidalguense de la mano de Miguel Angel “Chino” Osorio Chong, se sienta atacado por las medidas que se proponen convertir en ley aprovechando la mayoría existente en el Congreso actual y cuyos integrantes que buscaron brincar a otro diverso cargo en el proceso electoral reciente, fueron desaprobados por la ciudadanía, entre ellos el Pano Salido, Iris Sánchez Chiu, heredera de Trinidad Sánchez Leyva y otros, a los que habrá de agregar a funcionarios y gente como el Maloro Acosta, el Pato de Lucas y demás miembros de la conocida como Sub 17, vigente en tiempos de Eduardo Bours y que fueron capitaneados por Juan Carlos “El Chino” Lam.

Retar al Poncho

Se suponía que entre Alfonso Durazo y Claudia Pavlovich, se había pactado un entendimiento para llevar la fiesta en paz en el último tramo del sexenio de la segunda.

Por eso, la nueva intentona es vista por parte de la comentocracia como un reto a la nueva estrella de la política sonorense, es decir el Poncho, futuro titular de la Secretaría de Seguridad Pública, cuya creación se ha anunciado y cuya función será aplacar la violencia que corroe al país.

Se menciona en los corrillos y mentideros polacos, que Durazo, con prominente pasado colosista y con excelentes nexos con reconocidos militantes priístas, ha tenido acercamiento y contacto con sus amigos tricolores de cara a la elección de 2021, en donde suena como fuerte aspirante a la gubernatura, junto a figuras como Jorge Taddei bringas, quien coordinará los programas de desarrollo del gobierno federal en la entidad y Célida López Cárdenas, alcaldesa electa de Hermosillo.

Debido a ello, ha trascendido que del gobierno del Estado, ha iniciado la presión de parte de Jorge “El Yogui” Durán Puente, secretario técnico del gabinete claudillero --y a quien se achaca la purga-- en contra de empleados y funcionarios identificados con Ernesto “El Borrego” Gándara Camou, uno de los mejores amigos del Poncho y con quien trabajó en Giras Presidenciales cuando fungió como secretario particular de Vicente Fox.

Temor a perder el control

La medida y estrategia que se busca aplicar en Sonora, responde a la lógica con el nombramiento de 32 coordinadores estatales que canalizarán los programas de desarrollo en las entidades y que suplirán a los múltiples delegados federales existente y el de 300 delegados regionales, uno por cada distrito electoral, que se encargarán de bajar los recursos para los municipios, los gobernadores, convertidos en verdaderos virreyes a partir del año 2000, cuando el PRI perdió la presidencia y principales causantes del despilfarro, dispendio y atraco de los recursos públicos, que tiene a varios de ellos en prisión, en vía de ser extraditados o en fuga ven con pánico perder el control y la operatividad política de sus feudos.

Quebrados como están muchos ayuntamientos, el apoyo para los futuros alcaldes morenistas de Taddei, Durazo y Lilly Téllez, será crucial para sacar los muchos pendientes, de ahí que se hable de una coordinación de alcaldes para mover una agenda en común.

En Hidalgo el gobernador priísta Omar Fayad, reprimió a los legisladores morenistas por asumir el cargo y en Jalisco, el gobernador electo de Movimiento Ciudadano Enrique Alfaro, muestra igual temor de ejercer un gobierno supervisado y con menguada operatividad.

Para el Peje, quien acaba de presentar sus 25 programas de desarrollo prioritarios, combatir la corrupción, así como la austeridad y la mayor fiscalización de los recursos públicos, que serán los ejes de su gobierno y de su proyecto de Cuarta Trasformación de la República.

Esa es la lógica que explica las resistencias de quienes han hecho de los estados su fuente de poder y presión y cuya óptica se estrella con la visión de nuevo federalismo de AMLO, el presidente más poderoso y popular surgido de las urnas en la historia de México.