COLUMNA INVITADA

La Viña del Señor

Y mientras corre el reloj y las campañas electorales entran en su recta final, la lucha por el poder en la entidad asume tintes pocas veces vistas, quizás desde la elección a chaleco de Faustino Félix Serna o de la de Guillermo Padrés en 2009, en las cuales las traiciones y presiones estuvieron a la orden del día.

Reportan enojo en el war room itamista en contra de la gober Claudia Pavlovich, debido a que la alianza PRI-PANAL-PVEM va de 15 a 20 puntos debajo de Morena en la entidad sonorense. Al Frente anayista lo ponen algunos análisis demoscópicos a la cola rezagado.

De la Pavlovich, se dice que aspira a dirigir el PRI nacional una vez pasado el trago amargo de la derrota. En ese escenario de debacle los gobernadores tricolores en funciones pasarían a conformar la última trinchera del poder priísta opositor como en 2006, cuando Roberto Madrazo fue enviado al tercer lugar en la elección.

Al beltronismo le vale ser una de las facciones priístas más cohesionadas y en posiciones de poder. Ese peso orilla a que Manlio busque que el PRI sea para los sonorenses como cuando Plutarco Elías Calles, lo fundó.

A Sylvana Beltrones, se le menciona como posible sustituta en la gubernatura a la salida de Claudia. El requisito sería que esta ganara la candidatura al senado de mayoría o como primera minoría. Hasta el Bebo Zataraín, lanzó su video de apoyo.

Es decir a la hija de Manlio, le aplica aquella fórmula de los frijoles del olla de que hablaba el Filósofo de Güemes: “Arriba o abajo, pero estar siempre adentro”.

Cuando lo local también cuenta: PRI vs. PRIAN

Mientras en Sonora se juega la República, el enfrentamiento de los grupos de Manlio y el clan Bours, allegado al Frente centro-derechista PAN-PRD-Movimiento Ciudadano, se percibe encarnizada y sin cuartel.

A Roberto Ruibal Astiazarán y a Alfonso Molina Ruibal, ambos emparentados con el Toño Astiazarán, en el PRI tienen tache por su apoyo al candidato frentista. Ruibal, quien inició su carrera política con Manlio, forjó su apodo de “Chico Maravilla”, en el gobierno de Eduardo Bours, de quien fue secretario de Gobierno y luego presidente del PRI-Sonora, llamado así para diferenciarlo del PRI dirigido por Roberto Madrazo, de quien se deslindó en 2006 y apoyó a Felipe Calderón por órdenes de la profesora Elba Esther Gordillo.

Actualmente Roberto, opera favor de Ernesto “El Pato de Lucas” Lucas Hopkins, en su búsqueda para la alcaldía de Hermosillo y le juega las contras a Sylvana Beltrones y al “Maloro” Acosta.

Si en 2015 no cuajó por el torpedeo de los Chuchos a la alianza del PRD con el PAN de Javier Gándara, lo que valió la fractura del partido solaztequino y la formación de Movimiento Alternativo Sonorense encabezado por los profesores Guadalupe Curiel y Juan Manuel Avila Félix, actualmente dicha confluencia partidista es vista como el enemigo a vencer por el beltronismo claudillero pues de ganar la senaduría la mancuerna formada por el expriísta Toño Astiazarán y la candidata Leticia Cuesta, exlíder de Sonora Ciudadana, entrarían por ese solo hecho en la puja por la gubernatura el 2021, lo que representaría un peligro para el grupo en el poder estatal, sobre el que pesan no muy buenos augurios a nivel nacional ante la anunciada debacle del tricolor y el triunfo morenista.

Y si en la elección presidencial la lucha por el segundo lugar es a muerte y sin mañana entre el PRI-PANAL-PVEM y el PAN-PRD-MC, en la entidad sonorense obtener un resultado electoral favorable es vital para la sobrevivencia y aspiraciones de sus candidatos a los escaños senatoriales de cara al 2021, en que habrá de elegirse gobernador.

Un debate con muchos asegunes

El debate organizado por el IEE entre los candidatos a la alcaldía de Guaymas, sacó a relucir el verdadero nivel de quienes aspiran a gobernar a los porteños. Los temas de rigor no faltaron, pero si su profundización ante una ciudadanía porteña escéptica y demandante.

De entrada fue una clara lucha discursiva en donde sacarse los trapitos al sol y los pecadillos del pasado y del presente marcó la tónica. Ernesto Uribe (Independiente) y Porfirio Villa Brito (MAS) llegaron al evento muy filosos.

A Sara Valle y Lorenzo De Cima (PAN-PRD), por ser los dos candidatos con experiencia y responsabilidad de gobierno, el golpeteo les pegó más fuerte.

Su paso por la alcaldía, fallida en el caso de la candidata de Morena-PT-PES por conocida no requirió mayor explicación: “El Gobierno de Ciudadanos” fue un fiasco.

En el caso de Luis Alejandro Bárcenas, como a Pepe Toño Meade, ser candidato del PRI, aunque lo hayan pintado de verde, es una pesada loza, por lo desprestigiado de la marca. Si a ello le sumamos su pertenencia al grupo de Otto Claussen, el escenario se le complica.

En el debate de la elección del año 2000 cuando Bernardino Cruz Rivas del PAN montado en la ola foxista derrotó a Marco Antonio Llano Zaragoza del PRI y apoyado por su cuate Francisco Labastida, al tomar la palabra Jesús Monreal Espinoza “El Güero Donas”, quien hizo chuza en el gobierno del Berna, soltó su frase célebre: “Cómo los otros candidatos ya me ganaron todas las mentiras, solo les pido que voten por mí”.

La guerra sucia como estrategia electoral: mitotes, chismes de lavadero, verdades a medias y completas, infantilismo y autoatentados.

En Guaymas el proceso electoral se puso de rompe y rasga y hasta con visos de guerra sucia, fenómeno que está marcando las redes sociales, tomadas como ring por los candidatos y sus equipos.

De esa estrategia de lodo no se ha salvado nadie. Sara Valle, se ha convertido en el blanco favorito. Su paso por “El Gobierno de Ciudadanos”, ese remedo de ayuntamiento que terminó con su revocación de mandato dio mucho que hablar y sirvió para que se regodeara en la columna de Mr. X (Expreso 8/6/18) el abogado Marco Antonio Andrade “El Vito”, Director Jurídico del Congreso del Estado en 1999 y quien elaboró por encargo el “poema jurídico” que valió su remoción a solicitud del entonces diputado local Carlos “Bebo” Zataraín, junto al cual en 1997 hizo campaña al alimón la candidata de MORENA-PT-PES cuando el armador Julio Luebbert Duarte, los apadrinaba a ambos.  

Razones sobran para atacar a Sara ---retiros bancarios el día de su revocación, autopréstamos con cargo al erario, etc.-- y el solo anuncio de que repetiría como jefe de la policía municipal Oscar Villa Encinas, puso en alerta a los miembros de la corporación.

El error de Sara y el Fofo, fue agenciarse las candidaturas para la alcaldía y la diputación local para el PT, lo cual provocó enojo entre las huestes pejistas locales.

En la otra cara de la moneda, la candidata del PAN-PRD a la diputación local Lorena Garibay Ulloa, ha resentido por su condición de expresidenta del PRI municipal de supuestos señalamientos por parte del war room de su rival Rodolfo Lizárraga, a quien también le sacaron en las redes sus trapitos al sol: Su apoyo a la privatización del servicio de limpia cuando fungía como regidor en la administración del Toñito y el convertir al PT en negocio familiar. Hasta los gustos personales de Rodolfo se han ventilado en las redes y forman parte del golpeteo propio de las campañas de ahora.

Al coordinador de la campaña del Fofo Roberto “El Pipas” Palafox, otrora operador de Manuel Villegas en 2015, le achacan voces morenistas la autoría de los ataques a la Lore, que inicialmente se indilgaron a los pejistas. Después se supo que todo era un “autoatentado” diseñado por su estratega Leonel “El Piojo” Araujo, para victimizar a Lorena con el objetivo de vacunarla ante la carga negativa del Lencho, su compañero frentista que busca de nuevo la alcaldía.

Y para no desentonar, se soltó la grilla y la guerra interna dentro de quienes apoyan al Peje y un grupo identificado con el diputado Manuel Villegas, que se lanzó a promover el “voto diferenciado” a favor del tabasqueño pero en contra de Sara Valle y Rodolfo Lizárraga.

Como oportunismo e infantilismo se le llama a estas enfermedades según Lenin y en buen mexicano “¡¡Cómo chingan!!”.

Algunos mal pensados sostienen que el examen antidoping a que se sometieron el Toño y Letty Cuesta, lleva jiribilla… ¡¡Ahí te hablan Otto!!

El encuentro de palabras del Alemán con Heriberto Aguilar de Morena-PT-PES, ambos candidatos a la curul federal por el 04 distrito, habla por sí mismo, igual que la denuncia interpuesta ante la Fiscalía estatal por Santiago Luna, abogado de Morena en contra del Villeguitas y cía., por amenazas del Goyo Cota Almodóvar (QEPD).

El Nievi independiente

Así las cosas, Ernesto Uribe, el candidato independiente a la alcaldía está convertido en francotirador y le tira a todo lo que se mueva y por lo pronto atoró a don Gato y a la Sara, con sendos procedimientos sancionadores interpuestos en su contra en el Consejo Municipal Electoral, por actos anticipados de campaña. ¡¡Y los que faltan!!

Uribe, émulo de Vasili Záitsev, el más famoso tirador ruso de la segunda guerra mundial con 242 oficiales nazis en su haber, quiere caminar solo en la justa y ganar en la mesa lo que difícilmente ganará en la elección en donde su rival a vencer es el rubro de votos nulos.

La media naranja de la Lola

Movimiento Ciudadano, en donde la mancuerna Sergio García Rascón-Marcos Ulloa, se quebró, ha escalado niveles pocas veces vistos en donde de un tris del idilio se pasó al odio. Y esa fortaleza que proyectaba el partido lolista entró en incertidumbre ante la fractura que tiene enfrentados al candidato a la alcaldía y al Cachorro, el “líder” visible de esa formación.

Reclamos de misoginia y ataques de baja estofa entre los personajes del cuento han llevado el diferendo al arbitraje de la Lola, sin embargo fue más fácil que llegaran a acuerdos los ricachones del Consejo Mexicano de Negocios y el Peje, que Sergio y el Cachorro, calmaran sus ánimos belicosos.

“Pendejete”, llamó al Cachorro al Sergio, en un audio que circula.

A cómo pinta el enfrentamiento, Movimiento Ciudadano a duras penas alcanzará una regiduría de regalo y su símbolo pasará de ser la frondosa águila naranja a un caricauresco pollo remojado.

Verde que te quiero verde: el Priletón

En el PRI, cuyas siglas y colores brillan por su ausencia en esta campaña, al candidato roji-verde Luis Alejandro Bárcenas, quienes financian su campaña le leyeron la cartilla: “No queremos para nada metido en la campaña al abogado Rodolfo León y menos en la administración”.

Basta ver las fotos de la cena-pase de charola en Miramar, para percatarse de la cara de enojo del Morroño Llano, a quien los sabios de Hermosillo le quisieron encasquetar la alicaída campaña gatuna. Nueve millones es el tope del Priletón, cuyo destino es la moviliazación de votantes y la compra de votos el día “D”.

El Gato no convence a pesar de su camuflaje tucanero y el apoyo muy forzado que capitanes empresariales locales brindan a sus campañas.

A pesar del disfraz con que se manejan, no ha podido posicionarse en el ánimo ciudadano. El boquete que les dejaron a los candidatos del PRI, el Toño y Lorena, fue de pronósticos reservados.

Eso de haber tenido como operador electoral non al Goyo Cota Almodóvar, como que no había sido todavía digerido por los priístas porteños. Su trágico deceso dejó un boquete difícil de llenar en la campaña Gatuna, habida cuenta su conocimiento y falta de escrúpulos a la hora de hacer machincuepas y malandrinadas bajo las órdenes de su jefe Villegas, de quien era un fiel y eficiente servidor. La tragedia que enluta a varias familias porteñas es parte del drama y del contexto que conlleva un proceso electoral tan polarizado como el actual.

La CEA está en el ojo del huracán y es vista como un instrumento faccioso que es utilizada para favorecer a “Don Gato y su pandilla”, al repartir agua a los sedientos barrios guaymenses con clara intención política.

El voto burócrata, es otra de las armas escondidas del PRI que preside Jimena Jaramillo.

“Las guerras se ganan con dinero”, solía repetir Napoleón y el dicho aplica también a los comicios.

Cuando el agua y el aceite, siguen siendo agua y aceite

Por rumbos de la alianza PAN-PRD, se habla de que afinan detalles para la compra del voto. De cinco mil sufragios que se pensaba adquirir pasaron a siete mil para asegurar el triunfo en los comicios. La elección del 2015 les dejó la experiencia que ese es el camino y no quieren errarle.

Contra lo pensado la cohesión en las campañas de los candidatos frentistas no es la esperada. La procedencia priísta del Toño Astiazarán y Lorena Garibay, quienes se hacen acompañar en sus recorridos por perredistas históricos como el profe José Guzmán y Clemente Rodríguez “El gato volador”, no se ha replicado dicha acogida entre la grey panucha porteña.

El destape de Lorena dejó heridos en Acción Nacional que no esperaban el vuelco para favorecer a la priísta. Una de ellos es la doctora Karla Córdova, actual coordinadora de campaña de Dalia Laguna.

El alcalde en funciones Lorenzo Decima Dworack, quien busca reelegirse en el cargo y armó una planilla de regidores nueva, hace campaña prácticamente en solitario. Lorenzo apuesta al apoyo de Damián Zepeda, una de las gentes de mayor confianza del Cerillo Ricardo Anaya, quien naufraga en su intento de alcanzar la presidencia y a quien algunos gargantones de Acción Nacional, harán responsable de la esperada derrota.

Sin embargo, la ventaja que implica ejercer presupuestos y tener personal al mando, es una de las fortalezas que explota a su favor Lorenzo y a cambio arrastra como lastre los señalamientos, infundados o no, que pesan en contra de su desempeño como alcalde. Detractores tiene a pasto, empezando por ediles azules como Eduardo Pin González, quien apoya abiertamente al PRI y Raúl Sánchez Almeida, quien se fue con Porfirio Villa Brito, candidato a la alcaldía del MAS, una candidatura menos que testimonial y también prende velitas a Sara Valle, junto a su compinche Enrique Hudson. Y por si no se hace el milagro con los anteriores, le apuesta al Otto y a la Susana.

La foto de Dalia: el inequívoco mensaje

La foto de Dalia Laguna, la candidata a la alcaldía de Empalme, en donde aparece escoltada por los empresarios de obvio poder económico e influencia en la región Luis Felipe Selder y Marco Antonio Llano Zaragoza, dio mucho que hablar.

La gráfica ya la hubiera querido el mismo Peje con Claudio X. González Laporte de Kimberly Clark.

Más de tres candidatos hicieron pucheros al ver dicha toma, la cual circuló profusamente entre los adoradores de la cosa grilleril y aquellos que la juegan de astrólogos de la polaca, lo tomaron como un fuerte espaldarazo a la candidata del PAN-PRD y un recado de los que mandan para los operadores del PRI pintado de verde: ¡No se hagan bolas!

Dice la comenta que hasta Manuel Villegas Rodríguez, el comandante en jefe de las campañas tricolores resintió el golpe directo a la quijada. Y si Villeguitas, no había entendido el juego de los dueños del dinero quedó enterado.

La gober Claudia Pavlovich, debió haber tomado nota del inequívoco mensaje empresarial.

El Gato Bárcenas, el hombre elegido por el poder fáctico porteño para echar fuera Lorenzo y los Kiamys, Betos Albines, Carlos Mexías y demás de palacio y quien cuenta con un apoyo muy condicionado de empresarios porteños a quienes en la tradicional cena de recaudación y demostración de amor por la camiseta por rumbos de Miramar se les pasó el sombrero, maulló de envidia ante la foto que circula y que se sospecha no fue de simple cortesía.

Mapaches vs. Indignados: la batalla final que viene

En la elección a la vuelta de la esquina será vital el uso del dinero para el acarreo –pomposamente llamada movilización--, la promoción del voto y compra de sufragios el día “D” por parte de las maquinarias partidistas y sus operadores.

De la capacidad financiera dependerá en mucho la votación que obtengan los candidatos, según operan sus estrategas electorales de la vieja escuela.

Pero lo cierto, es que el duelo será entre mapaches e indignados, es decir un cara a cara entre operadores y delincuentes electorales profesionales de la partidocracia y aquellos que encarnan el hartazgo social que habrán de salir a votar convencidos de la urgencia del impostergable cambio social y político. Para tal exigencia no hay mañana.

El 2 de julio se sabrá quienes ganaron esta apuesta de vida o muerte…