POLÍTICA

La Viña del Señor

Y lo que son las cosas, lo que menos se esperaban los electores mexicanos es que el toque de humor negro de la campaña lo iba a imprimir el 7o. hombre más rico del mundo y el más acaudalado de nuestro país: Carlos Slim.

El empresario siempre había sido prudente, discreto y hasta neutral en sus comentarios sobre la actividad política –por mucho que de ficción contenga--, pero sintiendo que peligraban sus inversiones en torno a la construcción del nuevo aeropuerto de la CDMX, y para exigir vía libre se encaramó al ring y quedó expuesto de pies a cabeza, con la abultada chequera incluida.

Volver al redil: lo que hay detrás del ¡Sniff! del magnate

Beneficiado a morir por las políticas neoliberales de Carlos Salinas con la joya de las privatizaciones, el monopolio telefónico TELMEX –lo que pone en duda su apego a una economía de mercado de verdadera competencia— fue rudamente golpeado por el gobierno del presidente Peña Nieto con la reforma de telecomunicaciones que tuvo dedicatoria para Televisa.

Otro gancho al hígado de Slim, fue la disposición del Instituto Federal de Comunicaciones de dividir Teléfonos de México, a lo que se opone el magnate y el líder sindical Francisco Hernández Juárez.

Asesorado por el Jefe Diego Fernández de Cevallos, como cabildero ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, logró el aval ---regalito-- judicial para eliminar la tarifa cero en la interconexión lo que le significa una devolución millonaria. Movistar, AT&t, Axtel, Megacable y todos los operadores de servicios de telefonía celular deberán pagar a Telcel, a partir del 2018, menos de 3 centavos por minuto por tarifa de interconexión.

Lo anterior fue condición para romper lanzas con el Peje, a quien unía estrecho lazo desde sus tiempos de jefe de Gobierno de la CDMX, en donde trabajaron en el proyecto del Centro Histórico de la capital.

Asustar con el petate del muerto

Por cierto, en una tabla comparativa publicada por Tatiana Clouthier, flamante coordinadora de campaña de la alianza Morena-PT-PES, no hay muchas diferencias entre las propuestas económicas de la COPARMEX y las del tabasqueño, en cuyo diseño participa el empresario Alfonso Romo, futuro jefe de gabinete de ganar López Obrador, un escenario probable que ya es asumido por el Grupo Citibanamex, que si de algo sabe es de finanzas.

Con su alegado vía rueda de prensa, algo inusual en el empresario que pocas entrevistas ha dado en su vida, buscó ponerle otra raya más al tigre, que tiene más que nerviosos a los hombres del gran capital, porque los micros, pequeños y medianos empresarios, no ven beneficios en el proyecto que defiende el dueño de Inbursa e incluso pidieron en voz del presidente de la Asociación Latinoamericana de Micros, Pequeños y Medianos Empresarios Alejandro Salcedo Pacheco, que se les expliquen Slim, Juan Pablo Castañón presidente del Consejo Coordinador Empresarial y el gobierno, que ganan ellos.

Slim, quiso asustar con el petate del muerto y quedó exhibido.

¿Carlos Slim es de México o México es de Carlos Slim?

En los tiempos de la venta de Telmex circuló profusamente una frase que buscaba desentrañar el fondo de la operación: “Charles and Carlos”, decía en pocas palabras, en obvia alusión a que el verdadero dueño de la empresa era Salinas y Slim, solo era un prestanombres. Desde entonces ese señalamiento persigue al propietario de Grupo Carso.

Hoy, el tema de someter a revisión los contratos derivados de la construcción del nuevo aeropuerto de la CDMX, puso uno frente a otro, en un choque de liderazgos que purifica la vida política del país y expone públicamente a un magnate a que le gusta negociar y pactar en las sombras.

Y el litigio no parece ser como las luchas de la Triple A, es decir estar arreglado, en donde un gladiador parece que pega y el otro que recibe y hasta la sangre es de a mentiritas.

Slim, vocero del PRIAN doblado por los cañonazos

Slim, negociante al fin, tenía mucho que perder y cedió, o fue doblado por los cañonazos que significa participar en el meganegocio aeroportuario y se sumó a la Santa Alianza PRI-PAN-Consejo Coordinador Empresarial, la cual Jorge Castañeda, asesor de estrategia de Ricardo Anaya, propone llevar a las boletas electorales para frenar a López Obrador.

O sea que el PRIAN, podría estar de regreso luego de limar asperezas entre “El exchico Maravilla” y Peña, jefe real del PRI, y de Pepe Toño Meade, a quien ni la suma de Armando Ríos Piter, “El Jaguar” a quien Jorge Casteñada llamó “El Macron mexicano” y Silvano Aureoles, cercano a Beltrones, lo consuelan, pero ha sido vista tal incorporación como dos raspones a Anaya, mientras Margarita Zavala va por las sobras de Acción Nacional para formar un nuevo partido si pierde “El Cerillo”, quien se llevaría a la debacle al PAN con su derrota.

Dignidad vs. Dinero: una ecuación difícil

La respuesta a la defensa de Slim, le vino directamente de San Salvador Atenco, a quien restriegan que en México el 60% son pobres y que solo busca hacerse más rico con el aeropuerto, que ha costado algunas vidas. “Usted se cree invencible y eso está a prueba”, le escribe en su Carta Abierta a Carlos Slim, el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra.

A su paso por Sonora en su parada en Pótam, los yaquis le entregaron al PG sus peticiones acorde a sus usos y costumbres, mientras en la otra cara de la moneda, Carlos Slim, el hombre más rico de México, quien salió a defender su dinero y lagrimeaba por sus inversiones y las de sus socios del Consejo Coordinador Empresarial, todos beneficiarios del neoliberalimo en su etapa e capitalismo salvaje, mientras los de la etnia exigían con toda dignidad respeto para su territorio y sus aguas. ¡¡De ese tamaño el contraste!!

En su libro “Filosofía del dinero”, de 1900, el sociólogo Georg Simmel, habla de la influencia del dinero en los sentimientos del individuos, de tal manera que puede ser fuente de liberación y a la vez de alienación y a como se ve Carlos Slim, vive para el dinero, lo que lo ha convertido en una máquina de generarlo.

El costo-beneficio de sus proyectos empresariales en el neoliberalismo están a la vista o como se generalizaba hace algunos años para el caso mexicano que existían empresarios ricos y empresas pobres, incapaces de cubrir un salario digno a sus trabajadores, como aquellas que participan en el TLC.

La autonomía relativa del Estado Mexicano

El Estado como institución política de la sociedad desde su nacimiento ha estado sometido a la presión de los diversos grupos existentes, para quienes su control es vital para sus intereses.

A partir de tan irrefutable consideración, dice Samuel Schmidt en su libro “La autonomía relativa del Estado”, en ocasiones el Estado responde a los intereses –y los promueve— de los sectores hegemónicos. La confabulación que hizo posible el Pacto por México entre el PRI, PAN y PRD, es el mejor ejemplo de ello.

El organismo cúpula del empresariado nacional, es decir el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), terminó evidenciado como comparsa del PRI-Meade y como gatos de Carlos Slim, a quien sirve su presidente Juan Pablo Castañón, quien aprovechó el diferendo para romper el dialogo y cancelar la mesa técnica propuesta sobre la viabilidad del proyecto del aeropuerto que se construye en Texcoco sobre terrenos con gran problemática hídrica.

Como los empresarios neopanistas que se inconformaron por las políticas Lopezportillistas de expropiar la banca, los organizados en el CCE, se destaparon como lo que son, un verdadero grupo de presión que empuja por sus intereses, no por los de la nación.

La parábola del buen pastor

Para la Iglesia Católica nunca ha existido duda: Autoridad y fe, son conceptos perfectamente reconciliables. Por eso, su jerarquía exige que quienes profesan el catolicismo se desempeñen conforme a los cánones de la doctrina cristiana. En cambio, las iglesias protestantes, al menos en Sonora, se sabe que van a apoyar a Sylvana Beltrones al senado y de ahí en fuera no hay compromiso.

La parábola del buen pastor constituye una de las metáforas mejor logradas por el catolicismo y el cristianismo en general y tiene que ver con el hecho de que el Mesías, Jesús de Nazareth, al explicar a sus seguidores su condición les hizo ver que el buen pastor vela por todas y cada una de las ovejas de su rebaño, al que cuida y conoce e incluso por aquellas que andan fuera del redil, es decir las famosas ovejas descarriadas, que casi no hay.

Así planteado el tema, entre los mexicanos que practican la fe católica hay gran sensibilidad al respecto. Tal vez por eso un liderazgo como el de AMLO esté permeando en amplias capas sociales, mientras el ejercido por Slim, solo impacta entre sus pares y que en el resto de la sociedad no penetre y sea visto con desconfianza.

El lagrimero de Carlos Slim, podría significar el preludio del fin del modelo neoliberal que tanto defienden el PRI y el PAN-PRD, tal y como lo conocemos, en su fase de capitalismo salvaje, acompañado con un nuevo contrato social.

¿Qué sensato podría estar en contra?