COLUMNA INVITADA

La semana diabla inició a  tambor batiente. La reunión convocada para el martes 3 de abril en el hotel Playas de Cortés por el Toño Astiazarán, candidato al senado por el frente PAN-PRD-MC, reunió en una plenaria pocas veces vistas a muchos especímenes de la clase política porteña o al menos eso se creen.

La recién conformada “New Family”, estuvo de plácemes y de festejo. Y como en el corrido “El Moro de Cumpas”, vino gente de “ondequiera”.  Muy surtidito estuvo el “fiestón” de miedo.  

“Faltaron nada más el Otto, la Susy y el Villeguitas, para estar completos”, señaló un acucioso observador colado al acto proselitista.

Por ahí se aparecieron caritas harto conocidas como Jesús “El Negro” Saldaña, candidato a la diputación federal por el 04 distrito; José Ramón Uribe, el héroe de las jornadas de 1991; Jesús “Chuy” Fajardo Valenzuela, exlíder de la CTM; Marcos “El Cachorro” Ulloa Cadena, edil pluri de Movimiento Ciudadano; el empresario Carlos “Cacho” Zaragoza; Allán Llano; Lety Cuesta, candidata al senado; “El Güero” Roberto Romero Guerrero, candidato de Movimiento Ciudadano a la alcaldía de Empalme; el profe José Guzmán, edil perredista; Clemente Rodríguez, su escudero, de quien dijo la Yolanda, cuando fue candidato a la alcaldía “Ni loca, ni demente, voto por Clemente”  y un resto de chapulines más, que harían palidecerá a las 7 plagas juntas que Moisés lanzó sobre Egipto, según las Sagradas Escrituras. 

El PRIANPRDMC en pleno

El evento no tuvo desperdicio porque evidenció la red de intereses que permea en la actual coyuntura en la política local, en donde menos importan son las aspiraciones de la sociedad porteña.

Sin programa, ni propuestas viables, los candidatos por ahí presentes, se mostraron detrás de los abrazos y las sonrisas de cuerpo entero, tal cual: Los mueve la ambición desmedida por el poder y punto.

Por eso no hay recado en brincar de un partido a otro o de figurar fundidos con personajes antes detestados o criticados según la ocasión.

Rojos, azules, amarillos y naranjas, fueron los colores que hermanados pintaron el Playa ese día de fiesta.

Lo único de lo que careció la reunión fue de congruencia ideológica. Pecata minuta, ante el pragmatismo que campea en las campañas.

Dicen que el periodista Carlos Razcón Valenzuela, mientras cubría la nota, por si las moscas no se sacó las manos de los bolsillos, al ver la revoltura de grillos.

¡Y lo hicieron suyo!

Mientras Pepe Toño Meade, batalla para que los priístas lo tengan como uno de los suyos, el Toñito, fue aceptado y tenido como uno más por las diversas tribus de la coalición De frente por México”, cuyo candidato presidencial Ricardo Anaya, se encuentra entrampado y luchando encarnizadamente por el segundo lugar contra la alianza PRI-PVEM-PANAL, a quienes hermana el peñanietista Pacto por México.

En Sonora, el enemigo a vencer es el beltronismo encarnado en la gobernadora Claudia Pavlovich, en los candidatos al senado Sylvana Beltrones y “El Maloro” Acosta y que opera desde el PRI estatal Gilberto Gutiérrez Sánchez, “El Chanate” y al que en Guaymas le trabajará el diputado panista Manuel Villegas.

Y en ese afán se mueven el clan Bours desde su enclave en Cajeme y los diversos grupos panistas desde los municipios que gobiernan: San Luis Río Colorado con Enrique Reina; Nogales con “El Temo” Galindo; Puerto Peñasco con Ernesto Munro López: Aguaprieta con Héctor Rubalcaba; Guaymas con Lorenzo De Cima y Navojoa con Raúl Silva.

El Toño en un tris quedó cobijado por el grupo panista hegemónico en la entidad y que lidera el dirigente nacional Damián Zepeda Vidales y a diferencia de casos como los de Joserra del ´91 y el de Sara Valle de 1997, quienes tenían un perfil más ciudadano, provenía de un partido rival, en donde le fue negado contender por un escaño senatorial.

El factor Chimpitas: El Super Agente 86

Astiazarán, es apoyado en su aventura por Germán Uribe Corona, actual jefe de la Unidad de Gobierno de la Segob y compadre de Alfonso Navarrete Priva, hombre de confianza del presidente Peña Nieto y miembro del grupo Atlacomulco.

“El Chimpitas”, fue funcionario en el gobierno de Manlio (1991-1997) y después, afirman las crónicas, se distanció de él, cuando apoyó a Peña en 2012 en la carrera presidencial.  Fue cercano al Memo Padrés y de su compadre Samuel Moreno.

En 2009, en reunión celebrada en el restaurant “Los Arbolitos”, trató de convencer a César Lizárraga, que le dejara la candidatura panista a la alcaldía al entonces priísta Alfredo Ortega López.

Ese apoyo, podría ser vital y estratégico si se toma en cuenta que el porteño está en una indudable posición de poder y es gente cercana al responsable de la política interna federal, quien si de algo sabe es de grilla y tiene la mano dura.

En todo caso, ya se verá que tanto influye en el proceso comicial…

Mudar de ideas

Eduardo Galeano, narra en su libro “Patas arriba”, el siguiente ilustrativo dialogo:

-¡Cómo has cambiado de ideas Manolo!

_Que no Pepe, que no.

-Que sí Manolo. Tú eras monárquico. Te hiciste falangista. Luego fuiste franquista. Después, demócrata. Hasta hace poco estabas con los socialistas y ahora eres de derechas. ¿Y dices que no has cambiado de ideas?

-Que no Pepe. Mi idea ha sido siempre la misma: ser alcalde de este pueblo.