POLÍTICA

La Viña del Señor

“En política los amigos son de mentiras y los enemigos de verdad”, reza un viejo adagio.

El fuego, amigo o enemigo, abierto en contra de Manlio Fabio Beltrones Rivera, exgobernador de Sonora y verdadero poder detrás del trono en el gobierno de Claudia Pavlovich y con el PRI estatal bajo control con “El Chanate” Gilberto Gutiérrez Sánchez, tiene temblando a más de tres.

Las interrogantes respecto al origen de ese destape de la caja de pandora empiezan a brotar por todos lados. Las explicaciones al respecto también.

La adversidad como acompañante

Es sabido que Manlio, ha surcado antaño con éxito y no sin abolladuras, aguas tan bravías como los señalamientos de Sam Dillon y Craig Pyes en el New York Times, a cuyas costillas obtuvieron el premio Pullitzer; la muerte de su amigo Luis Donaldo Colosio; el congelamiento de Ernesto Zedillo; la derrota del PRI en el 2000; su bronca con Elba Esther Gordillo; el naufragio de la candidatura de Roberto Madrazo en 2006, que él coordinó; 12 años de gobiernos panistas; su pleito con Eduardo Bours; las marullerías de Humberto Moreira en apoyo a la candidatura de Enrique Peña Nieto en 2011y los golpes bajos en la elección de 2016, que orilló a su salida de la presidencia del CEN tricolor.

Si todo eso, alcanzó a forjar su carácter recio y a templar su capacidad de sobrevivencia en un mar tan agitado como lo es la política mexicana de alto nivel, ya se verá.

De las armas, instrumentos y estrategias que el sonorense despliegue para su defensa dependerá el éxito de tal encomienda y lo cual sería una niñería para alguien al que según el exgobernador Faustino Félix Serna, lo parieron político.

Por otro, lado, mucho se ha criticado, que una vez envuelto en el tema del desvío de recursos públicos de varios estados, entre ellos Chihuahua, Tamaulipas y Veracruz, las campañas del PRI cuando fungía como su presidente nacional, muchos de sus admiradores se le retiraron y no pocos “amigos”, tomaron distancia. Pocos o casi nadie, ha salido en defensa del de Villa Juárez.

Golpe al mentón o sea vil descontón

Para nadie es un secreto que Beltrones tiene pleito cantado con el grupo tecnocrático de Luis Videgaray, de ahí que se sospeche que el golpe traiga jiribilla y en el que también se ha buscado involucrar a Miguel Angel Osorio Chong, secretario de Gobernación y derrotado en la carrera sucesoria en el PRI, ganada por un externo como Pepe Toño Meade, compañero del ITAM del canciller.

Que si fue por iniciativa del gobernador panista de Chihuahua Javier Corral, el operativo para detener a los cercanos del exgobernador César Duarte y al exsecretario general adjunto del PRI Alejandro Gutiérrez, con colaboración estrecha de la Policía Federal, dependiente de la Segob o este responde a otros niveles de decisión, tanto del mismo PRI o de la federación.

Incluso, no faltaron malpensados que insinuaran que eran una maniobra, con sus acuerdos en lo oscurito, para deslindar al partido de los actos de corrupción de quienes se conoció como representantes del “Nuevo PRI”, hoy encarcelados, es decir Javier Duarte y Roberto Borge, para mandar la señalar de cero tolerancia con los actos de corrupción, para salvar la imagen del precandidato Meade, a quien le llaman el “adolorido”, porque ha dicho le duele la traición de Javier Duarte, Beto Borge, Rodrigo Medina, Andrés Granier, César Duarte, Mario Villanueva, Mario Marín, Humberto Moreira, Tomás Yarrington, Eugenio Hernández, etc., etc. y en un descuido hasta las acciones de Jorge Díaz Serrano.

También, el affaire fue visto como parte de los encontronazos que vienen entre las coaliciones PRI-PVEM-PANAL y PAN-PRD-MC, por afianzarse en el segundo puesto y darle la pelea al Peje.

¿Fin del pacto de impunidad?

Pero, muchas especulaciones se vinieron abajo con la declaración de Javier Corral, quien acusó al gobierno federal de estrangular económicamente al estado y violación de los convenios sobre temas financieros signados por su gobierno y la SHCP, por las investigaciones sobre el desvío de recursos al PRI y por las acciones anticorrupción de su administración en donde hay 39 procesos penales, 30 órdenes de aprehensión liberadas por tribunales, de las cuales 16 fueron cumplimentadas; además, del total, 10 pertenecen al exgobernador César Duarte; además de 23 vinculaciones a proceso y 5 condenas vinculatorias.

¿Corral, congruente y fiel a su desempeño polítiico le puso finalmente el cascabel al gato y dio un punta pie al pacto de impunidad existente entre los miembros de la clase política?

En todo ese embrollo, la comentocracia afirma que entre los priístas hay desazón, ante la traición de Peña Nieto, a quienes lo apoyaron desde las gubernaturas en 2012 y de su falta de compromiso para con sus correligionarios, cómplices y compañeros de partido. Ahí nomás para que le vayan midiendo el agua a los camotes y algunos pongan sus barbas a remojar.

Mordido por su creatura

Frente a la incertidumbre y el rumor de que se solicitaron tres órdenes de aprehensión en su contra, Manlio decidió irse a los tribunales a ampararse por “abusos del gobernador de Chihuahua”, por las filtraciones a los medios de comunicación, ocultación de carpetas de investigación y violación del principio de presunción de inocencia.

Según explicó su abogado Antonio Collado, defensor de Alejandro Gutiérrez, actualmente vinculado a proceso por peculado agravado imputado por el desvío de 250 millones de pesos y del exgobernador de Quintana Roo Roberto Borge, también bajo prisión preventiva, para que a Beltrones, no le pase lo que a Gutiérrez, quien fue detenido son citatorio previo.

Por cierto el bufet de José Nassar, es quien se encarga de la defensa del político villajuarense, se ha especializado en temas de lavado de dinero y que nació a la celebridad al llevar asuntos tan peliagudos como el de Angel Rodríguez, “El Divino” y el de su padre Miguel Nassar Haro, fundador de la Brigada Blanca y quien fue procesado durante el mandato de Vicente Fox por la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (FEMSPP) y quien advierte en su clases a sus alumnos “Señores, el derecho penal no es lo más importante, es lo único”, según refiere en entrevista que obra en el libro “Los litigantes”.

Lo bueno es que Manlio, el político más completo, según sus admiradores, ya entendió que lo que aprobó como legislador deja mucho que desear, tal como afirma en el texto referido el penalista Juan Velásquez, para quien el nuevo sistema penal sin una policía confiable resulta infuncional y el Código Nacional de Procedimientos Penales, es un catálogo de buenas intenciones.

Para Beltrones, eso de que el que nada debe, nada teme, no vale.

El escándalo: pónganle como quieran

El escándalo desatado, por sus implicaciones, ha sacudido el bitachero de la política mexicana, en donde no pocos políticos de todos los partidos le deben favores o sus carreras al sonorense.

Sus efectos se verán cuando se destape a quienes ocuparán las candidaturas priístas al senado por Sonora y se asignen a quienes buscarán una diputación federal. Entretanto el clan Bours, no pierde tiempo y se mueve a todo lo que da por posiciones.

Ahí se sabrá si sabrá si todo el enjuague fue para neutralizar a Manlio para obligarlo para soltar las riendas de la política en la entidad, si se le están cobrando facturas pasadas, si es cierto que anda coqueteando con AMLO o simplemente su tiempo político ya pasó y buscan jubilarlo y mandarlo al asilo del Jurassik Park.

La trama, pónganle como quieran, diría Oscar Chávez, amenaza escalar en los próximos días.