POLÍTICA

La Viña del Señor

Mientras a nivel nacional el grupo tecnócrata encabezado por Luis Videgaray, se ha adueñado del PRI y arremete duro en contra del amo y señor del PRI Sonora, es decir Manlio Fabio Beltrones y la priísta número uno de la comarca y mujer del año Claudia Pavlovich, la identidad del partido está en juego, cuando la candidatura presidencial ha sido entregada a un apartidista como José Antonio Meade, en cuyo círculo la juegan Ernesto Gándara “El Borrero” y Antonio Astiazarán Gutiérrez, casi amarrado a la candidatura al Senado.

Sin embargo, el sonorense más cercano al candidato dicen que es Memo Hopkins.

Y parte de ese extravío en la identidad de quienes conforman el factor humano del priísmo lo vemos en Guaymas, cuando un grupo sin militancia real o sentido de pertenencia y de identificación con los principios partidistas y sus tradiciones y hábitos de trabajo, desde la administración de Antonio Astiazarán Gutiérrez, asumieron los mandos del PRI local sin liderazgo real entre la gente del partido.

Así pasaron por decisión de su patrón con más pena que gloria por la presidencia del Comité Directivo Municipal Lorena Garibay Ulloa, Susana Corella y Manuel Ibarra Salgado.

Durante su gestión, los militantes y funcionarios emanados del partido nunca pagaron las cuotas respectivas, ni las cuentas de luz y agua, ni los sueldos de la Nelly y doña Patty, la secretaria y la afanadora, se cubrieron con normalidad, hasta que la Machy Tapia, gestionó ante la gobernadora Claudia Pavlovich y el presidente del PRI estatal, “El Chanate” Gilberto Gutiérrez Sánchez, por lo que a Jimena Jaramillo Pérez, la lideresa impuesta por Enrique Claussen, le tocó tomar el partido sin tanta bronca.

Regidores ottistas en el limbo

Por eso, para nada extrañó y menos a los priístas de verdad, que traen un botanón a sus costillas, los desfiguros de los ediles colorados.

Rubén Contreras, quien no sabía que el SUTSAG pertenecía a la CNOP, la organización que dirige y Alfonso Uribe Corona, en la última reunión de cabildo cuando se lió en dimes y diretes con los líderes del sindicato priísta. Así como.

Al “Arañita”, le taparon la boca cuando espetó que el sindicato era una carga para el ayuntamiento y le replicaron que explicara donde quedaron los 365 millones del crédito que tramitó Otto Claussen.

De la señora presidenta del PRI Municipal, no hay mucho que decir, porque ya todo se sabe.

Sus complicidades con el clan de los Claussen son de sobra conocidas.

En tanto a Susana Corella, #Ladynomealcanza, le ha llovido en su milpita, cuando se le relaciona públicamente con Agustín Rodríguez, exsecretario particular de Guillermo Padrés e involucrado en la tortura e ilegal detención de Gisela Peraza, la exempleada doméstica del Memo en la casa oficial.

Igualmente, ha sido evidenciada por su falta de solidaridad con la fracción priísta en San Lázaro que lidera Ulises Cristópulus, pues se negó a subir a la tribuna para sumarse al pronunciamiento por la posible liberación del exgobernador acusado de saquear al estado.

Priístas sin lealtad partidista o sea “¡¡Todo se lo debo a mi manger!!”

Así que si se quiere exigir militancia real y lealtad partidista a algunos acelerados priístas, recuérdese que en 2009 miembros identificados con el exalcalde Carlos Zataraín, se sumaron sin pudor a la campaña de Guillermo Padrés, como el mismo apoyó a Sara Valle Dessens, la candidata a la alcaldía en 2007, cuando ambos formaban parte del establo de Julio Ramón Luebbert.

Marco Antonio Morroño Llano, ese año también apoyó la candidatura de César Lizárraga a la alcaldía, quien una vez triunfante, a través de la intermediación del notario Miguel Salas, exdirigente de la Fundación Colosio, fue contactado por el Toño Astiazarán, para negociar impunidad.

Para el 2015 Otto Claussen Iberri, entregó el municipio al PAN por medio de Roberto Dagnino, cuñado de Padrés.

En todas esas maniobras de “distinguidos priístas” descastados, el tricolor pagó los platos rotos por tales enjuagues. Y parece ser una constante que cuando el PRI se divide, pierde en el puerto. ´

Y en esas cosas raras de la polaca en Guaymas hay candidatos (Manuel Villegas y Paco Bueno) sin partido y partidos sin candidatos (PRI, PAN, Morena, PRD y Movimiento Ciudadano).

Ya se verá en que termina la comedia…