COLUMNA INVITADA

La Viña del Señor

Huracanes, eclipses, terremotos de macro intensidad y demás catástrofes, son malas señales en un inicio del año electoral que habrá de contener la madre de todas las batallas políticas.

Y no es que las elecciones de 1988 en donde Cuauhtémoc Cárdenas fue candidato presidencial del Frente Democrático Nacional conformado por el PARM, PPS, PFCRN y PMS, 1994, 2000, 2006 y 2012, hayan sido enfrentamientos menores, sino que el nivel de complejidad, desprestigio de las instituciones y sus personeros, la violencia, la criminalidad, la pobreza y el malestar social hacen palpable el agotamiento del proyecto neoliberal aplicado sin piedad desde el último tercio del gobierno de José López Portillo, cuando su equipo económico, con Miguel de la Madrid y Carlos Salinas, le hizo llegar las bases del Plan Global de Desarrollo.

Pugna en la cumbre

La disputa derivada del pase automático para que Raúl Cervantes, titular de la PGR, se convirtiera en Fiscal General y la paralización de la Cámara de Diputados la semana pasada, fueron señales inequívocas de que los choques, reacomodos y presiones al interior de la clase  política van en serio.  

Lo que aunado a la fundación del Frente Ciudadano por México conformado por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano y al reclamo presidencial a Claudio X. González, por el activismo contra la corrupción de su hijo del mismo nombre, hacen ver que el quiebre en la élite se ha dado o que se han roto los arreglos que hicieron posible el Pacto por México al inicio del sexenio.

En el PAN los calderonistas aliados a Peña Nieto y pastoreados por Emilio Gamboa, que hicieron posible el arribo de Ernesto Cordero, a la presidencia del Senado, quedaron arrinconados.

Eso en Sonora dicha situación tendrá sus repercusiones, cuando el padrecismo, como grupo político, aún con mucho poder económico, se encuentra en vías de reagruparse de cara a la contienda vendiera.

El gobierno claudillero en el ojo del huracán

Aunque poco se ha comentado en la prensa, lo cierto es que el gobierno de Claudia Pavlovich, por el desgaste de casi su segundo año de ejercicio se encuentra en la hora de las definiciones a pesar que ha sabido mantener bajo férreo control al PRI, bajo el habilidoso liderazgo de Gilberto Gutiérrez Sánchez, hombre de todas las confianzas de Manlio Fabio Beltrones.

El reparto de las candidaturas priístas, un suculento botín en juego, hizo abrir el fuego dentro de las filas tricolores, incluso en el propio gabinete claudillero, en el cual se perciben visos de descomposición, a la par de que en Cajeme, la rebelión de “El Yaqui Power”, contra el beltronismo, prendió los focos rojos.

La filtración del audio entre Natalia Rivera, jefa de gabinete y un hermano del alcalde hermosillense Manuel Acosta, sobre apoyos brindados al campaña de 2015, cuando el Maloro, fungía como director del Registro Agrario Nacional, fortaleció los señalamientos de actos de corrupción destapados por el reportaje del portal Animal Político, titulado “La estafa maestra”, apoyada por la organización Asociación de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad que dirige Claudio X. González Guajardo y que trata de una operación en donde supuestamente miles de millones de pesos del erario desaparecieron entre redes de empresas fantasmas y extrañas triangulaciones.

Al secretario técnico del gabinete, Jorge Durán Puente, se le tiene como fuente de las discordias e instigador de las grillas. El golpeo desatado, el cual por la intensidad no tarda en moverle el tapete al “Potrillo” Miguel Ernesto Pompa Corella, secretario de gobierno, supónese el operador político de la gobernadora.  “El Yogui”, va con todo y contra todos por lo que se ve. Falta saber en beneficio de quién.

  Al “Morroño”, le urge candidato y al Bebo padrino

O Marco Antonio Llano, ya dio el “viejazo” o se le durmió el gallo, pero el caso es que a estas alturas del proceso el agricultor y jefe máximo del PRI, está ayuno de candidato a la alcaldía, contrario a justas pasadas, en donde como el viejos tiempos y en todo el esplendor de su poder,“dedeó” – en el buen sentido del término, derivado de dedazo— tanto al Toño Astiazarán, a César Lizárraga, a Otto Clausen y a Lorenzo De Cima.

Lo anterior ha aprovechado el Otto, primero para imponer a Jimena Jaramillo Pérez, como presidenta del PRI y luego para adueñarse de órganos partidistas como el Consejo Político Municipal y la Comisión de Procesos Internos, de donde buscaba desplazar a Martín Larios de la “Happy Family” de Mundo Chávez, Felipe Hernández del grupo de “El Poncho” Ayala y a Gabriel Davis, del Toñito.

Y como la Convención de delegados, es una posible forma de escoger a los candidatos tricolores, no hace mucho Llano, con el tiempo en cima, trataba de allegarse gente por si se ofrece.

Sin embargo, no todo está perdido para un cacique de su talla y hasta Carlos Zataraín, aparece en su horizonte como su –suyo, de él-- posible candidato, habida cuenta de que Susana Corella, no despega y sus padrinos Félix Tonella Luken y Luis Felipe Seldner, muy allegados a Javier Gándara Magaña, no quitan el dedo del renglón de candidatearla y como primer paso impusieron en la CNOP, a Rubén Contreras Hermman, conocido como “El chamaco pendejo”, remoquete que le debe al “Cachorro” Marcos Ulloa y quien frente a su antecesor en la central Luis Alejandro “El Gato” Bárcenas, parece todo un estadista.

A Manuel Villegas Rodríguez, el Morroño no lo traga y eso es bien sabido, hasta por el propio diputado. Al “Villeguitas”, quien ha externado que buscará ser candidato de Acción Nacional, lo podría salvar una negociación de su padrino Rafael Moreno Valle, que tiene rato moviéndose en la entidad, aunque el resbalón que le provocó sumarse a Felipe Calderón en contra del “joven maravilla”, que en el tema del fiscal carnal dio reversa, los dejó colgados de la brocha peñanietista, al hacerle el juego a Emilio Gamboa, coordinador de la fracción priísta en el Senado y una chucha cuerera en las lides políticas de alta escuela.

Organos electorales a modo

Mientras a los panuchos, perredecos, anaranjados y a los noveles morenistas, andan enfrascados en sus cosas –se apendejaron, pues-- , el Alemán, colmilludo,  les pegó madruguete y penetró con su gente que cobra en la UTG, los órganos electorales locales.  

Esa constante replicada a nivel estatal, ya hizo poner el grito en el cielo a David Galván, jerarca del PAN por lo escandaloso de la infiltración.

No resulta nada extraño que las instituciones educativas sean utilizadas como bastiones de políticos priístas. Ernesto “Pato” De Lucas, convirtió a SEC en su búnker, desde donde se mueve en busca de la candidatura a la alcaldía capitalina.

Por ello no resulta extraño que Claussen Iberri haya utilizado ex empleados y hasta a las hijas de sus ex funcionarios para meterlas al Consejo Municipal Electoral.

Como prueba basta un botón, ahí está el caso de Jessica Delgado Quintana, quien fungirá como propietaria suplente y a quien sus propios padres prostituyeron, políticamente hablando.

David Delgado, fue director de Servicios Públicos en la administración del Nazi, su esposa es actualmente secretaria particular de Jimena Jaramillo en el PRI y faltaba acomodar a la hija pues. La Happy Family de Edmundo Chávez Méndez, les da bola.

Y así cada uno de los Consejeros 'ciudadanos" tienen su historia y todos sus afectos en el Revolucionario Institucional, sobre todo con Otto Claussen, quien les dio de comer tres años.

De ese tamaño la pifia de los órganos electorales en el país. Y pensar que se gastan millones de pesos en la democracia, para que estos pillos tomen por asalto espacios que deberían ser ocupados por verdaderos ciudadanos.

Claro está que esto no sería posible sin la complicidad del Instituto Nacional Electoral, que cambió de nombre pero no de mañas.

De frente con el Frente

El anunció de la conformación del Frente Ciudadano por México, no causó mucha algarabía entre los miembros locales de los partidos que lo constituyeron habida cuenta de que desde hace tiempo están hermanados dentro de la nómina municipal.

El profe José Guzmán del PRD y el regidor de Movimiento Ciudadano Marcos Ulloa, desde un principio en temas cruciales han jalado con la administración de Lorenzo De Cima, quien en su planilla dio cabida a dos miembros de Movimiento Alternativo Sonorense (MAS), con quienes ha cogobernado.

De hecho, el Lencho, ha batallado más con elementos venidos de las filas del PAN, como Eduardo “Pin” González, Raúl Sánchez Almeida y José María Cházaro, hoy militando en Morena, mientras a los dos primeros, junto al extesorero Arturo Lozano, se les ha visto muy “manitos” de Otto Claussen, a quien responden y quien en 2015, jugó las contras a Claudia Pavlovich en Guaymas en donde entregó la plaza a Roberto Dagnino.

Y eso que el circo apenas empieza…