POLÍTICA

En la carrera por la renovación de 15 gubernaturas, prácticamente la mitad de los estados en todo el país, el costo por campaña para cada coalición o partido es muy disímbolo y aunque el número de electores es un factor, la dispersión legal dispara el gasto en algunas entidades.

En 2021, los comicios para gobernador en Sonora serán los más caros en el país porque el tope de gasto de campaña para quien busca obtener ese cargo es de 85.3 millones de pesos, por arriba de Nuevo León o Baja California, que tienen mayor peso demográfico y económico.

En Sonora también es la más costosa en términos de gasto por votante: con un listado nominal de 2 millones 162 mil 526 ciudadanos –el quinto más grande de todos los estados con comicios de gobernador–, la legislación electoral del estado permite erogar 39.4 pesos por cada elector.

Para dimensionar la proporción, en Baja California, con un tope de gastos de campaña de 26 millones de pesos, el costo por elector será de tan sólo 9 pesos. Es decir, a los sonorenses les costará cuatro veces más bajo este parámetro.

La dispersión legal en términos de topes de gastos de campaña que prevalece en México revela notorios desajustes incluso si se le compara con otras elecciones. En el estado de México, donde históricamente se admite el gasto más elevado en el país, la campaña a la alcaldía de Ecatepec tiene un tope de 38 millones de pesos que, comparado con los comicios a gobernador, superará lo permitido en 10 estados: Baja California, Baja California Sur, Campeche, Colima, Guerrero, Nayarit, Querétaro, San Luis Potosí, Tlaxcala y Zacatecas.

Más aún: en Ecatepec podrán gastar seis veces más que quienes busquen la alcaldía de Guadalajara, tres veces mas que en Monterrey, cuatro a la de las campañas en León y casi el doble que Toluca, la capital del estado.

Uno de los ámbitos con mayores vacíos y dispersión es el de lo que está permitido gastar por campaña. Incide la aplicación de diversas fórmulas para calcular el gasto –en el que el tamaño del electorado es uno de los factores a contabilizar– en términos nominales. Después de Sonora, las contiendas donde se permitirá mayor gasto nominal serán Nuevo León, con 72 millones de pesos que, con un listado nominal de 4.1 millones de electores, tendrá un costo por votante de 17 pesos; Sinaloa, 50.4 millones de pesos, esto es, 22.5 pesos por votante; Michoacán, 48 millones de pesos, 13.5 por cada elector; Chihuahua, 48.3 millones de pesos, una erogación de 16.9 pesos por ciudadano; Querétaro, con 38.7 millones de pesos de tope, y Zacatecas, con 34 millones de pesos.

Aun cuando en Campeche el gasto máximo permitido será de 23.6 millones de pesos, por su número de electores, apenas 654 mil, en términos de costo por elector será la más cara, después de Sonora, pues se podrán erogar 36 pesos.

En contraste, las entidades donde las campañas serán menos onerosas por tope de gastos de campaña son Baja California Sur, con 16 millones 647 mil pesos, aunque con un costo por elector de 30 pesos a pesar de ser el listado nominal más bajo de los estados en los que se renuevan gobernadores, con 564 mil; Colima, con 16 millones 565 mil pesos, es decir, 29 pesos por elector (que son 566 mil en total), y Nayarit, con 25.6 millones de pesos.

 

 

 

 

 

 

 

Dossierpolítico