POLÍTICA

Ante la falta de cumplimiento con los afectados por el desastre ecológico ocasionado por Grupo México en el Río Sonora, el diputado federal Heriberto Aguilar Castillo ha propuesto un punto de acuerdo donde solicita al gobierno federal haga una auditoría al Fideicomiso llamado “Río Sonora”.

En el punto de acuerdo sostiene que: “Este hecho acabó con la columna vertebral de la vida económica y social de más de 25 mil habitantes de la región, pues no solo provocó trastornos económicos, sino que obligó al cierre de escuelas y pozos y afectó la salud de cientos de personas, de acuerdo con informes de la propia Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS)”.

Como parte del incumplimiento de los objetivos del Fideicomiso Río Sonora el legislador federal sostuvo los que los testimoniales coinciden en que todos los hogares recibieron solo un primer apoyo consistente en “un tinaco con el logotipo del Fideicomiso Río Sonora y un promedio de 15 mil pesos en efectivo para garrafones de agua”, pero nunca se atendió la urgente demanda de instalar plantas potabilizadoras en cada población afectada por el derrame tóxico.

Para Heriberto Aguilar no solo ha habido subejercicio del fideicomiso, si no que en ningún momento se cumplieron los objetivos para los que fue creado, y así lo consignó en tribuna “En febrero de 2017, el Comité Técnico declaró la extinción del fideicomiso “al darse por cumplidos los objetivos del programa de remediación”4. Dicha acción, además de irregular (pues de acuerdo a los reportes financiero del mencionado fideicomiso, solo se destinó el 60 por ciento de los 2 mil millones que se impusieron a Grupo México como monto para la remediación, reparación y/o compensación de los daños ambientales y a la salud causados por el derrame), también resultó insuficiente, pues no se cumplieron con los objetivos”.

También aseguró que diversos testimoniales de habitantes de la región, pertenecientes a al distrito 04, han asegurado públicamente que existen una serie de irregularidades, pues además de que los recursos no fueron suficientes, fueron manejados por las autoridades de los tres niveles de gobierno con opacidad y fines clientelares.

Por último Heriberto Aguilar solicitó que exhorte a la Auditoría Superior de la Federación y a la Secretaria de la Función Pública, para que, en uso de sus facultades y atribuciones, realicen una auditoría de los recursos entregados y ejercidos a través de Nacional Financiera S.N.C., I.B.D. del fideicomiso No. 80724 denominado “Río Sonora”, y en su caso se finquen las responsabilidades a los funcionarios involucrado.