POLÍTICA

Águeda Barojas Ontiveros

Los cínicos deberían estar descalificados para ser funcionarios, porque su falta de escrúpulos de vergüenza y descaro contamina el ambiente político.

Justo eso sucede en Guaymas, que en los últimos 20 años, ha vivido bajo el mando de gobierno cínicos, cuyas prácticas han sido reprochables, condenables y han provocado un gran daño económico y político al municipio.

Justo cuando estamos inaugurando una nueva era política en el país, en Guaymas se vive el peor de los gobiernos.

El gobierno actual que encabeza Sara Valle Dessens, es una anomalía de la democracia. Sin la figura de AMLO jamás hubiese llegado al poder.

El hecho es que desde hace tres meses es presidenta municipal y su cinismo para “gobernar” raya en la desverguenza.

Los políticos cínicos no saben de ética, ni de moral, menos de honorabilidad y para muestra basta un botón.

Desde el 16 de septiembre pasado, la alcaldesa se dibujo tal cual es al proponer a su cuñado Santiago Luna García como tesorero.

Con su cinismo Sara Valle Dessens en menos de tres meses ya acabó con el sistema jurídico y democrático.

La desfachatez que tuvo no solo al proponer a su cuñado , sino también al votar por él a pesar del conflicto de intereses, fue la primera señal de lo que venía. No nos equivocamos.

Diez días después de su primer acto de cinismo, el Instituto Superior de Auditoría y Fiscalización (ISAF) le notificó que no debía contratar a familiares, incluyendo a cuñados.

El aviso llegó demasiado tarde, Valle Dessens ya tenía no solo a su cuñado, sino también a todas sus primas.

El documento exhibido anoche en la sesion de Cabildo cayó como balde de agua fría a Sara Valle Dessens, sin embargo se mantuvo estoica y no dijo una sola palabra.

Los regidores de la Coalición, en su ignoracia, mejor optaron por callar, aunque no falta mucho para que algunos, sobre todo los que maneja Rodolfo Lizárraga, se salgan del corral.

Anoche hubo de todo, gritos, denuncias, amenazas, sombrerazos y hasta risas. Como no reirse al ver que la alcaldesa Sara Valle Dessens, le vale madre violar la Ley. No puede uno evitar reirse ante tanto cinismo.

Aguanta los porrazos a sabiendas de que se saldrá con la suya, porque los regidores muertos de hambre de MORENA se vendieron por un plato de lentejas.

Por ello, se siente segura, por eso, manipula a su antojo y evita cumplir con la Ley.

No son los regidores de oposición los que le están diciendo que Santiago Luna García, su cuñado debe salir de Tesorería, no son los medios, es el ISAF.

Sara Valle sabe que su cuñado es insostenible, por eso busca desesperada posicionar su gran labor al frente de las finanzas municipales.

Bueno, hasta interrumpió su agenda en California para grabar un video donde santifica a Santiago Luna porque le pagó a MIFEL con dinero que le pertenecía a Guaymas, por supuesto. O sea no hay mérito alguno para el cuñado.

Mientras, él se mantiene agazapado, encerrado en su oficina, sin exponerse ante los ediles, menos a los medios.

De hecho, la única vez que lo vimos en un acto público fue durante la “inauguración” de los filtros antiborrachos, donde está el negocio, pues.

La rebelión en el Cabildo, ya no solo la protagonizan los tres alegres compadres (Uribe, Portillo y Sergio Carlos) sino también los ediles del PRI, PAN y PT y esto es una clara muestra de que a menos de tres meses, Sara Valle Dessens ya colmó la paciencia hasta del más paciente.

El rompimiento con el regidor Iván Rodríguez, cercano al diputado local Rodolfo Lizárraga Arellano, es por la Secretaria del Ayuntamiento, Jazmín Gómez Lizárraga, a quien Santiago Luna y su compadre Alejandro Rodríguez Zapata, le están haciendo la vida de cuadritos. La quieren fuera de la Secretaría aprovechando su futura maternidad.

No seria nada raro que la alcaldesa cumpliera los caprichos de su cuñado y compadre. No sería la primera vez que correría a una mujer embarazada. Ya lo hizo en 1997.

El tiro está cantado. Rodolfo Lizárraga no va a permitir el acoso contra su sobrina y para eso ya instrumentó un plan que se está materializando en el cabildo desde las últimas dos sesiones.

El 30 de noviembre, el día en el que los regidores de oposición rompieron el quórum, Iván Rodríguez no se presentó. Estaba de acuerdo en todo.

Quizá por eso, anoche después de la sesión la alcaldesa lo jaló a su oficina.

El tiro está cantado y a pesar de que Valle Dessens siga empeñada en gobernar al margen de la Ley, su cuñado tarde o temprano se tendrá que ir.

Es eso o la gobernabilidad. Y ni modo que no sepa de lo que estamos hablando, ya lo vivió en el 97 cuando terminaron echándola de palacio precisamente por lo mismo.

No es que Sara Valle Dessens no entienda, es que es muy cínica.

Los que si de plano no entienden que no entienden son los regidores y regidoras de la Coalición Juntos Haremos Historia y todavía se indignan cuando se les dice palabras más palabras menos, pónganse a leer.

El negocio que viene

Santiago Luna García se tiene que ir, tarde o temprano. Y por ello, la respuesta nerviosa de la alcaldesa ayer fue: “ahorita no”.

Si, ahorita no se puede ir el cuñado. Hay un negocio en puerta que es el de las luminarias, se requiere su presencia.

Este gobierno trae entre manos el tema de la privatización del alumbrado público, el mismo proyecto que le tronaron a Lorenzo De Cima Dworak los regidores de la administración que encabezó.

Por eso, Santiago Luna, ahorita no se puede ir.

Por cierto, los del negocio de las luminarias, son los mismo que impulsaban el negocio en el trienio pasado. Los nombres  les sorprenderían. Son quienes financiaron parte de la campaña de Sara Valle.

Mientras se llega la hora de que se vaya el Tesorero, los regidores van por Alejandro Rodríguez Zapata, un foráneo al que ya no pueden ver ni pintura.

Los asuntos generales

Desde las primeras sesiones de Cabildo los regidores de oposición pidieron incluir en el orden del día de las sesiones ordinarias, los asuntos generales, de tal manera que en ese punto y al final de la sesión, pudieran discutir de tocho morocho.

La alcaldesa Sara Valle Dessens se negó y echó a andar la maquinaria morenista a quienes les pidió votar por asuntos generales o no.

Obvio que los regidores de la Coalición le concedieron a la alcaldesa la mayoría en ese punto. Es decir, no, la asamblea determinó que no hay asuntos generales.

La oposición respondió: en qué parte de la Ley dice que se debe votar si hay o no asuntos generales. Nadie, ni sus asesores atinaron a responder.

En la sesión de ayer, durante los horas la discusión se centró en los asuntos generales. De nueva cuenta la presidenta municipal se negó a meterlo al orden del día.

Pero ahora se voltearon los papeles. La oposición pidió que se votara y ella se negó porque se dio cuenta que por lo menos tres regidores de su coalición ya estaban hartos de lo mismo y expresaron su voto a favor de los asuntos generales.

Por ello, del tamaño de su cinismo, será el tamaño de la embestida. Veremos de qué cuero salen más correas.

La venganza

El tiro está cantado también contra el regidor independiente Ernesto Uribe Corona, quien inició la rebelión contra este gobierno plagado de ilegalidades.

Es verdad, el edil harta a cualquiera, pero nadie puede decir que no tiene la boca llena de razón. Si no quieren ver fantasmas que no salgan de noche y que tampoco manden a los negros a consumar la venganza contra el edil.

Esta mañana Uribe Corona se enfrentó con el director de Infraestructura Urbana y Ecología, ese el de la ideología y moral extraviada, el que un día apoya al PRI y otro al  PAN.

Me refiero a Víctor Marín Martínez, quien cumpliendo órdenes del Tesorero, acudió hoy a una propiedad del regidor, seguramente con la intención de clausurarla.

Salieron chispas, hubo de todo y hay videos. Se grabaron mutuamente.

El edil impidió el paso a su propiedad y se negó a hablar con el funcionario. Y es que le dijo muy clarito: “Yo con negros no hablo”. Repito, del grado del cinismo que muestren será la ofensiva. No se vale llorar.

Mientras esto ocurre en la Casa de Piedra, los problemas en Guaymas, por más que la alcaldesa repita que todo esta bien, tendrán que esperar una solución.

La basura regada por toda la ciudad, una oscuridad que asusta y por si fuera poco la inseguridad que vive nuestra ciudad hace que cualquiera se sienta amenazado.

Hoy lo vivió en carne propia la gobernadora del Estado, Claudia Pavlovich, quien se dirigía al Aeropuerto cuando un grupo armado disparó contra unas personas que circulaban por el lugar.

Eso son los grandes retos que los enanos que prometieron hacer historia, no podrán solucionar porque carecen de moralidad, honorabilidad e inteligencia.