POLÍTICA

Águeda Barojas Ontiveros

El Órgano de Control Gubernamental del Ayuntamiento de Guaymas inhabilitó hasta por diez años para ejercer un cargo público al ex alcalde y actual candidato del PRI a la diputación federal, Otto Claussen Iberri.

Dentro del expediente CMQ56/16 la dependencia resolvió también aplicar al ex alcalde priista una sanción económica de 22 millones de pesos por el daño patrimonial causado al municipio al contraer de manera irregular una deuda de 365 millones de pesos.

Además de Claussen Iberri también fue inhabilitado Héctor Hernández García, ex Contralor Municipal y actual encargado de la oficina local de la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

El Órgano de Control Gubernamental del Ayuntamiento de Guaymas además amonestó por el mismo proceso administrativo a Oralia Sánchez Hernández, ex Síndico, a Ramón Leyva Montoya, ex Secretario del Ayuntamiento y al ex tesorero, Manuel Ibarra Salgado.

La resolución establece que los servidores públicos antes mencionados incurrieron en irregularidades a la hora de la contratación del crédito, causando con ello graves daño al patrimonio financiero del municipio.

Como se recordará, el 11 de noviembre del 2012, en sesión extraordinaria 6 se autorizó al entonces presidente municipal, Sindico Municipal, Secretario del Ayuntamiento y Tesorero Municipal, la gestione y contratación de un financiamiento, a través de la figura de crédito, hasta por la cantidad 365 millones de pesos.

En esa misma sesión de cabildo quedó establecido que una vez autorizado el crédito y convenido con la entidad federativa la fecha para la suscripción del contrato el Presidente Municipal debería comunicar al Ayuntamiento dicha fecha, así como las condiciones propuestas, lo cual nunca ocurrió.

Lo anterior, según la Contraloría Municipal fue una clara violación a lo establecido ya que el cabildo nunca conoció las condiciones del contrato con BANSI ni la fecha en la que se firmó.

Además, los regidores de la administración que encabezó Claussen Iberri autorizaron que los recursos que se obtuvieran de la contratación del financiamiento se destinaran a: hasta la cantidad de $50,000,000.00 para el prepago de la deuda pública actual del Municipio, como reestructura y/o refinanciamiento de la misma, y que se deriva de crédito contratado con Banco Mercantil del Norte, S.A., Institución de Banca Múltiple, Grupo Financiero Banorte, en el ejercicio 2007.

El resto, los 315 millones de pesos se autorizaron para inversión pública productiva cubriendo con dicha cantidad entre 30 y 50 por ciento del costo total de las obras a realizar en materia de inversión pública productiva de conformidad con la Fracción VIII del artículo 117 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

También se autorizó el plazo máximo para cubrir el financiamiento que fue de 20 años, los cuales se contarían a partir de la fecha de la primera disposición del crédito.

Entre las irregularidades detectadas en la contratación del crédito con BANSI se encontró que en la tabla de las amortizaciones contenida en el contrato de apertura de crédito simple incluye sólo el pago de capital, es decir que no se contempla en ésta el pago de los intereses.

Sin embargo, la suma total del capital no es por el orden de los 365 millones de pesos, sino que la suma es de 400 millones de pesos, es decir, la diferencia es de 35 millones de pesos, sin que exista una justificación, por lo que se está pagando un crédito sobre la base de 400 millones de pesos.

Por haber firmado con BANSI ese lesivo contrato a 20 años con el pago de 240 mensualidades la Contraloría encontró responsabilidad administrativa a Otto Claussen Iberri y demás funcionarios.

Para ilustrar un poco

Desde que se empezó a pagar esta deuda con BANSI S.A en septiembre de 2013 hasta el mes de mayo de 2016, por ejemplo, se pagaron 59 millones 089 mil 147 pesos, de los cuales casi la totalidad del pago se ha ido a pagar sólo interés, que es por el orden de 56 millones 964 mil 202 pesos, mientras al capital sólo se ha amortizado la cantidad de 2 millones 124 mil 945 pesos.

Durante el año 2017 el Ayuntamiento de Guaymas pagó cerca de 55 millones de pesos, de los cuales, también cerca de 2 millones de pesos se fueron a capital.