POLÍTICA

(SinEmbargo).– Packs. Es el nombre coloquial con el que se le conoce a las imágenes íntimas compartidas vía digital. El problema en años recientes es que muchas veces, las fotografías circulan sin consentimiento de la persona fotografiada, lo cual incurre en un delito y un tipo de violencia digital punible por lo que se conoce coloquialmente como “Ley Olimpia”.

En Querétaro, aunque se aprobaron las reformas legislativas en junio de 2019, colectivas y víctimas de este tipo de violencia han notado obstáculos para acceder a la justicia y prevenir la difusión de estas imágenes. Entre ellos, agentes de la Fiscalía que intentan disuadirlas de proseguir jurídicamente, falta de seguimiento por parte de las autoridades, y que la Policía Cibernética del estado carece de herramientas para perseguir a los agresores.
 
En agosto de 2021, Brenda (nombre ficticio para proteger su identidad) recibió un mensaje por medio de Instagram de una cuenta desconocida. Era una joven que se había dado cuenta que fotografías íntimas suyas estaban siendo compartidas en grupos de Telegram con miles de usuarios, quienes solicitaban y difundían imágenes y videos no consentidas de mujeres queretanas de todas las edades, incluyendo menores de edad.
 
Al momento de tomar las fotografías, Brenda tenía entre 13 y 14 años de edad. Al inicio, las imágenes se difundieron entre compañeros de su secundaria, pero fue años después cuando volvió a recibir la notificación de que habían sido distribuidas en grupos de redes sociales.
 
“Había pasado mucho tiempo que yo no sabía nada de estas fotos, ni pasaba nada, hasta que esta chica me mandó mensaje en agosto [de 2021]. (…) Me contactaron en Instagram que estaban compartiendo fotos mías en un grupo de Telegram con 29 mil personas”, recordó.
 
“Cuando me dieron la advertencia, se me juntaron muchas cosas en ese momento, tuve mucha ansiedad, estrés y preocupación. No sabía a quién acudir, no sabía qué hacer. Empecé a tratar todo este tema con mi psicóloga y hablé con una abogada, pero al día de hoy no sé nada de qué pasó con ella ni si procede el caso”, compartió Brenda en entrevista con SinEmbargo.
 
La joven queretana se unió con una usuaria de TikTok para hacer conciencia sobre los grupos de difusión de imágenes, además de publicar en sus redes sociales sobre el caso, y fue en ese momento cuando los mismos integrantes de los chats empezaron a alertar sobre la exposición del caso e hicieron un llamado a “esconderse”.
 
DEFINIR LA VIOLENCIA DIGITAL
 
Los académicos Rogelio Eleusis Holguín Corral y Leticia Castillo Quiñonez, de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, reconocieron el papel de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (comúnmente conocidas como TICs) –tales como celulares inteligentes, computadoras, tabletas– en el desarrollo de la vida cotidiana.
 
Esto, notaron en su trabajo “Violencia digital contra las mujeres. Notas sobre el ciberacoso en México”, también ha cambiado la manera en que se ejerce la violencia, en este caso la de género, puesto que su existencia en un plano virtual es reflejo de hechos y situaciones que ocurren en el mundo real.
 
“Dentro de las conductas que se desarrollan a la par del aumento del uso de las TIC, se encuentra la violencia digital o violencia relacionada con tecnologías, que tiene varias modalidades, entre ellas la violencia digital de género y la violencia digital contra las mujeres”, especifican los expertos.
 
En Querétaro, obtener y reproducir imágenes o videos “de las partes íntimas o genitales de una persona, sin el consentimiento de ésta” es punible con entre tres y seis años de prisión y una multa de hasta 192 mil 440 pesos (según el valor del UMA diario a la fecha de publicación), de acuerdo con el Código Penal del estado.
 
También es un delito bajo el Artículo 167 quinquies divulgar o amenazar con divulgar video o imágenes eróticas sexuales de una persona sin su autorización, sean o no obtenidas con el consentimiento de dicha persona.
 
En este aspecto, Brenda también compartió pruebas y capturas de pantalla a la abogada en octubre de 2021 para hacer una denuncia ante la Fiscalía local, pero no volvió a ser contactada por la litigante.
 
Paralelo al caso de los grupos, la joven vivió una situación de acoso cibernético, por la cual presentó una denuncia ante la Fiscalía de Querétaro, pero al no ser judicializado el caso empezó a dudar del apoyo por parte del Poder Judicial estatal.
 
“No procedió la denuncia y yo llevé todas mis pruebas, entonces cuando pasó esto de los grupos [de redes sociales], pues realmente no sé si otra vez va a proceder porque si yo llevé antes todas mis pruebas y aún así me dijeron que no procedía, ¿entonces qué hago? No sé entonces de qué manera sí proceda, o de qué manera esto tiene un castigo”, lamentó.
 
En este sentido, Brenda expresó su preocupación y miedo de enfrentarse a una denuncia legal “y que ni siquiera tenga la oportunidad de ser escuchada”.
 
“A mí me gustaría que la Policía Cibernética entrara a ver todo lo que es esto, que es una red de pornografía tanto infantil como de mayores”, recalcó.
 
ABUNDAN GRUPOS DE “PACKS” EN REDES
 
Los grupos de “P*tas de IG”, “Zoom queretanas”, “Hijos de Jesucristo”, “QuerétaroNUDES”, “Vacaciones Qro”, “Exnovias Qro” y “Querétaro Qro” son sólo algunos disponibles en plataformas como Telegram, Reddit y WhatsApp mediante los cuales más de 30 mil usuarios intercambian fotografías sin el consentimiento de mujeres, además de datos personales como usuarios de redes sociales, edad, escuela y nombre completo.
 
Algunos grupos se concentran principalmente en intercambiar fotografías de mujeres que residen en Querétaro, mientras que otros comparten contenido de varias partes del país, como el caso que se difundió en Yucatán, donde estudiantes de la Universidad Anáhuac Mayab tenían un grupo de packs.
 
Las únicas reglas son: no denunciar el grupo y mandar “aportaciones”, como definen las imágenes sexuales no consensuadas.
 
El modus operandi es el siguiente: existen ligas para ingresar a un grupo “filtro” en plataformas como Telegram o Reddit, en el cual se manda una “aportación” y, según determinen los administradores, el usuario puede entrar a grupos donde se comparte más material gráfico.
 
Por ejemplo, en un grupo titulado “Packsss” se puede ver un mensaje automatizado que lee: “Si quieres entrar a un grupo exclusivo OnlyFans filtrados y aportes 100 por ciento caseros de mexicanas tienes que cumplir con los siguientes requisitos en los próximos cinco minutos”.
 
El primer requisito es compartir el enlace de ingreso a los chats con tres otras personas, y enviar “pruebas” al administrador. Las ligas de ingreso tienen una fecha de caducidad, por lo que se renuevan constantemente.
 
FISCALÍA DIO DE BAJA 43 CONTENIDOS EN 2021
 
La Policía Cibernética, adscrita a la Secretaría de Seguridad Ciudadana estatal, atiende estos casos por medio de una orientación legal o técnica, así como una contención psicológica para la persona agredida. En un primer momento, hace una baja del contenido disponible en páginas de Internet y ofrece apoyo psicológico para las víctimas, explicó Begoña Sindy, analista de ciberseguridad de la corporación.
 
“Por último, hacemos una vinculación, que es una parte importante porque aquí se lleva a cabo un trabajo con la Fiscalía para que se puedan aperturar carpetas de investigación en caso de que la víctima lo requiera así”, detalló.
 
En caso de que la afectación sea por una brecha de seguridad a un equipo o una cuenta, y no esté el contenido difundido en páginas web, la Policía conecta a la víctima directamente con la Fiscalía de Querétaro para que se inicie una averiguación al respecto, ya que no es necesario dar de baja el contenido en Internet.
 
“Hay personas que no quieren realizar la denuncia porque tienen mucho miedo, pero nosotros le sugerimos realizar un acompañamiento entre nosotras y ellas para que se sientan más seguras y que así se presente la denuncia”, apuntó Sindy.
 
Además de esto, la unidad tiene actividades de “ciberpatrullaje” para monitorear e identificar perfiles que realicen presuntas conductas delictivas, no sólo limitado a la difusión de imágenes íntimas no consensuadas, sino cualquier ciberdelito. “Si nosotros llegamos a identificar algún perfil donde estén publicando este tipo de imágenes, solicitamos la baja del contenido directamente con el servidor o proveedor del servicio. En algunas ocasiones, si se identifican las víctimas, se contactan y les damos orientación”, dijo la uniformada.
 
Sin embargo, la actuación de la Policía está limitada en el caso de plataformas de mensajería como Messenger, Instagram, WhatsApp y Telegram, ya que ingresar a los grupos podría constituir una violación de la privacidad del individuo.
 
“Nosotros no tenemos autorización de hacer eso. Si llegan a reportar que están compartiendo sus fotografías íntimas por medio de WhatsApp o Telegram, aquí se hace la atención, se orienta a la persona, hay una contención y si esa persona sabe quién está compartiendo el contenido, la idea es que se inicie una carpeta de investigación para que de esta manera se pueda sancionar a la persona que está compartiendo este contenido”, detalló.
 
Durante el 2021, el estado de Querétaro bajó 43 materiales de páginas web tras recibir denuncias ante la Fiscalía local por la difusión de imágenes íntimas. De este número, seis fueron judicializadas.
 
“Las carpetas de investigación son atendidas con el principal objetivo de eliminar el contenido fotográfico o de video, del sitio web o plataforma digital en la que se denuncia. En este sentido, en 43 carpetas se ha procedido a bajar, en coordinación con las Unidades de Análisis Policial, los contenidos con el que estaban siendo hostigadas o acosadas. De estas, seis han sido judicializadas”, indicó la Fiscalía de Querétaro, consultada por SinEmbargo.