POLÍTICA

La Viña del Señor

Lo que se esperaba y se estaba tardando está sucediendo por fin en el mundo de la grilla porteña: los necesarios reacomodos desde la óptica de sus principales protagonistas para alcanzar su objetivo que no es otro que las delicias del poder por un tiempo determinado. Al rato vendrán otros o serán los mismos en pos de tan deseado logro como la historia ha enseñado.

Y las rutas que estos actores se han fijado andar en pos de lo ambicionado son diversas según sus alcances, posibilidades, capacidades y estrategias. Lo interesante no son las limitaciones personales de algunos de estos actores, ni su capacidad para construir e imaginar vías de acceso a las posiciones de mando, sino su cinismo para traicionar o pactar con tal de lograr lo que se proponen.

Se sabe de casos, que cuando el personaje del cuento ve frustradas por x motivos sus posibilidades de llegar al objetivo fijado, la amarga derrota les ha sido difícil de digerir o marca el inicio del fin de sus carreras políticas y a veces hasta el de su existencia en el mundo terrenal al quedar tocados fuertemente.

 

Un deslinde necesario

Un caso emblemático de pleito seguido de deslinde es que envuelve al PT posterior al triunfo en las urnas en la jornada electoral de 2018, en donde todo pintaba color de rosa –sin albur— para el grupo que regenteaba el partido de la estrella solitaria en el municipio encabezado por Rodolfo Lizárraga, varias veces regidor, por sí mismo o por interpósita persona.

Ese año el Fofo y los suyos dieron el “batacazo” en coalición con Morena y el PES. Alcanzaron lo nunca soñado: la alcaldía, la diputación local para ellos y el distrito 04 federal para su socio en los comicios Heriberto Aguilar y las senadurías para Alfonso Durazo y Lilly Téllez. Algo jamás visto en la izquierda sonorense. Ni el PRD de 1997 llegó tan lejos en sus años dorados.

Como nada es para siempre, luego de algunos meses de miel sobre hojuelas vino el declive: Rodolfo fue desbancado pro Ana Gabriela Guevara como coordinador de la fracción petista en el Congreso del Estado y el rompimiento de acuerdos con la alcaldesa Sara Valle, saliendo por ese motivo de la secretaría del ayuntamiento su sobrina Jazmín.

Y si bien la debacle empezó para el Rodo con su sospechosa actitud frente a la Ley Veto, esa maniobra avalada por diputados panistas y priístas salientes para anular a la nueva mayoría entrante en la legislatura, le trajo rencor entre la tropa morenista. Y ese odio anidado sigue ahí entre los guindas.

Nada más por eso en el partido del Peje, no tiene cabida. Y como si lo anterior no le bastara la tormenta perfecta la a completó su divorcio con el principal de sus “asesores”, “El Pipas” Roberto Palafox, un tipo que ha servido de gato de los priistas en 2012 en la campaña de Otto Claussen; de panistas en 2015 cuando anduvo metido en la campaña con Manuel Villegas, con el que salió “empleitado” y en 2018 con el PT.

Actualmente, luego de ser degradado por el Fofo por sospechas aclaradas y en que se le prohibió pararse por el Congreso, no subirse al vehículo del diputado por el que dirán y quitársele la grúa, buscó refugio en el partido Redes Sociales Progresistas del Paco Bueno y ya se le acercó al Tino Sarabia, principal operador del diputado Heriberto Aguilar, a quien le ofreció sumar la estructura político electoral que le birló a su exjefe.

Los hermanos Roberto y David Palafox, son tipos de cuidado y en los últimos días andan en busca de amarres para seguir sobreviviendo en la grilla y no han tenido empacho en desfondar la base social de Rodolfo Lizárraga, quien con sus escasos más fieles seguidores trata de dar la imagen de contar con arrastre entre la gente. Ni el espaldarazo del Poncho Durazo, al decir que es el más posicionado para buscar la nominación de la candidatura a la alcaldía lo consoló tras su rompimiento con el Pala, quien se le vendió como megaoperador, lo compró como tal y los enanos le crecieron al legislador.

Aunque dice la comenta que una de las condiciones que le impusieron en el alto mando de Morena, para tener chanza de alzarse con la nominación fue que echara fuera de su equipo al par de angelitos y cumplió con esa encomienda a riesgo de los golpes bajos.

 

En el frente petista

Aferrado como es, ya sin la carga de los Palafox, Lizárraga se registró como precandidato a la alcaldía en el PT de Ramón Flores. Está a la espera si va por Morena-PT o solo por el PT.

También su archienemiga Sara Valle se registró en el PT y Morena para su reelección.Otro tanto hizo Víctor Marín, quien va de síndico. Parece que Martín Ruelas ya es historia, abandonó el proyecto sarista y anda pegado con los duracistas. Ana Merlos se inscribió para la diputación local por el XIII distrito. Así quedó completó el circo y el frente petista en donde los antiguos aliados se habrán de dar hasta con la cubeta.

En 1997, Sara proviniendo de El Barzón, con apoyo de Lorenzo “Lencho” Ramos Félix y Armando “El Pozole” Saucedo Monarque, no encontró tanta oposición al interior del PRD y pasó por encima de los Torresblancas y JosesLópez González, las caras más vistas de la izquierda en el puerto en ese entonces. Hoy la historia será diferente y la lucha fratricida se antoja a muerte con su otrora más ferviente promotor.

Para los morenacos no hay otro que David Pintor, para la alcaldía por ser del equipo cercano a Heriberto Aguilar.

Y en esa carrera por amarrar las candidaturas petistas, “El Sebas” Orduño Fragozo, líder de los locatarios del mercado municipal José María Yañez, precandidato a la diputación local, hizo público su claro deslinde de las ansias reeleccionistas de la alcaldesa.

 

Presentación en sociedad

Rogelio Sánchez de la Vega, el candidato borreguista de la alianza del PRIANRD a la alcaldía propuesto por el PAN, fue presentado al fin en sociedad a la pitufada para que lo arropen como suyo.

El repentino amor del ingeniero químico por los blanquiazules puede terminar frustrado al estilo Romeo y Julieta, si se le atraviesan los Capuletos hermanos Claussen o la dupla fantástica Alonso- Saldaña, lista para saltarle al cuello. Aunque por ahora todo parece que va viento en popa.

En reciente evento público los panuchos estuvieron de plácemes frente a su carta para la mano de doña Leonor en la persona del empresario sardinero, luego de que la muerte del armador Manuel Aguilar Juárez, lo dejara en la orfandad y la carencia de figuras fuertes.

La encerrona en el Playas de Cortés llamó la atención por los ánimos renovados de los panistas que quedan que no sean pasado a Morena y a las Redes Sociales Progresistas y que hacen extrañar las movilizaciones de 1991 con “El Flaco” José Ramón Uribe Maytorena. Tocó darle la bienvenida a la secretaría general del PAN estatal.

Quién sabe si Rogelio, tenga la capacidad operativa para levantar un partido como PAN tan en la lona, luego de la derrota de 2018, cuando en 2015 ganó todo el municipio a contrapelo de la tunda que le propinó el PRI en el resto del estado.

En honor a la verdad, serían tres las formaciones políticas que el dueño de PEGUSA se echaría al lomo, pues no debe olvidarse que al PRI y al inexistente PRD, parece que los agarró el Covid 19 y al menos en Guaymas, su vida política es menos que precaria.

Y para cerrar con broche de oro su incursión en la vida política electoral este sábado Rogelio se registró como precandidato a la alcaldía en la sede pitufina. Primera vez que pisa suelo panista el amigo y alfil de Ernesto Gándara. ¡Ni Carlos Dueñas se la cree!

Las posibilidades del propietario de la franquicia de los Ostioneros, aumentan ante un posible rival de bajo perfil como el morenista David Pintor, el candidato de los consejeros guindas y un alicaído Rodolfo Lizárraga. Los Claussen, por el tamaño de su padrinazgo se cuecen aparte.

 

Los Claussen atacan de nuevo

Ahora, a Sánchez de la Vega, le urge hacerse de cuerpo presente ante los tricolores de los que será abanderado sin haber puesto nunca un pie en la casa de Plutarco Elías Calles, si no se le atraviesa Enrique “El Kikí” Claussen, como los rumores anuncian, ahora que a los burócratas del gobierno del estado les ha entrado el gusanito de ir por los cargos públicos como Luis Nuñez Noriega, quien deja a Comisión de Fomento al Turismo para competir por el XIV distrito de Empalme.

A la par, no se descarta que Otto Claussen, intente la hombrada de alcanzar la alcaldía con la bandera del PVEM, un partido usado en 2018, para ocultar la deteriorada imagen del PRI. La sesuda estrategia fue un rotundo fracaso.

Todo dependerá de los movimientos en el tablero, que desde el famoso Piso 7 de un edificio de Vado del Río, allá en la capirucha, el dueño del bat y las pelotas del PRI decida.

 

Partidos satélites versión 2021

Antaño el PPS fundado por Vicente Lombardo Toledano, el PARM refugio de veteranos de la revolución mexicana y el PST, después PFCRN (el ferrocarril) regenteado por Rafael Aguilar Talamantes mentor de Jesús Ortega, el Chucho Mayor de la Nueva Izquierda que controlan al PRD, eran considerados partidos paraestatales por ser satélites del PRI para dar la fachada de que en el país había competencia política y por ende juego democrático.

En 1988 los tres partidos conformaron junto con el PMS de Heberto Castillo, el Frente Democrático Nacional para apoyar las aspiraciones presidenciales de Cuauhtémoc Cárdenas.

Para la elección del 2021, los partidos Redes Sociales Progresistas, sucesor de la Redes Sociales Magisteriales, fundadas por Elba Esther Gordillo para contraponerlas al PANAL y al SNTE de su pupilo Juan Díaz, quien la vendió en canal durante el peñanietismo; el Partido Fuerza Social por México de Pedro Haces, jefe de la CATEM; el PT del maoísta Alberto Anaya; el nuevo PES y el PVEM de la familia González Torres, desempeñarán el rol asignado antes al pepino y compañía. El PANAL está por verse hacia donde corre.

Movimiento Ciudadano, con una estructura electoral débil, apuesta con la candidatura del empresario Ricardo Bours, a robarle votos a su expartido el PRI y su recorrido en caravana por la geografía estatal es visto como un despliegue de tintes fifís. Su difundida fotografía ante enormes trozos de carne en la parrilla, nomás vistos en las caricaturas de Pedro Picapiedra, fue un exceso de ostentación de riqueza y poder ante votantes severamente afectados por las medidas sanitarias.

Con presencia muy limitada en algunas regiones y sectores, su aportación a la vida partidista democrática es muy cuestionada ante el costo presupuestal que sostenerlos conlleva.

Y en Guaymas, gentes como los Cardosos, los Valdezcampoy, los ivanesrodrìguez o los ivanesacevedos, llegarán a ocupar espacios de representación popular por donde pasarán sin pena ni gloria y a los que buscan arribar los Pipas, los Pacosbuenos, los Alonsosarriolas, los Negrosaldañas, no para servir, sino para todo lo contrario.

Yadira Cota Luego, contempla de fallar en registrarse como candidata independiente en ir por Fuerza Social por México de Haces, pues de hecho la estrategia del alto mando morenista en tener a sus satélites como cacha candidatos intransitables para las tribus guindas acomodadas en el Consejo Estatal, constituido en el comisario del derecho de preferencia de la militancia en las candidaturas.

El tirón de todo el enredo es asegurar la gubernatura para Durazo y las diputaciones federales para el Peje. Todo lo demás es negociable, como lo definió Manlio en 1997.

 

Retorno a la palestra

El mejor regreso de la temporada corrió a cuenta del diputado Heriberto Aguilar, quien luego de padecer severo trastorno en su salud que le dejó como saldo la pérdida de metro y medio de intestino delgado y tenerlo al borde de caer en manos de la huesuda, salió airoso y se reporta de vuelta a la grilla. Esta vez la vio cerquitas el inquilino de San Lázaro.

“El cara de mona”, se dice listo para competir por repetir la hazaña del 2018, cuando por primera vez la izquierda derrotaba al PRI en un distrito, como el 04 federal, que consideraba casi de su patrimonio.

Esta vez el rival a vencer es de la misma caballada. El exaspirante a dirigir la Unión Regional Ganadera de Sonora con apoyo de importantes cuadros de Morena, el ganadero Daniel Baranzini, quien estaba apalabrado con el PT para ser su candidato a diputado federal por el 04 distrito, vio mejores condiciones en buscarla por Movimiento Ciudadano a invitación de Ricardo Bours.

Baranzini, será un rival duro de roer, pues trae pueblo en la sierra y es un reconocido ganadero.

Si los números le dan y los astros se le vuelven acomodar, Heriberto Aguilar, puede volver alzarse con la victoria.

 

Amargas derrotas

La contraparte del triunfo electoral es la derrota. Y esa otra cara de la moneda ha dejado experiencias amargas en muchos contendientes fallidos.

Allá por 1997, Everardo Martínez Samaniego de la “Happy Family”, se vio malito luego de darse el fallo que benefició a la candidata del PRD a la alcaldía la entonces barzonista Sara Valle Dessens. El inge duró rato para salir de su letargo.

El Neto Valdez se perdió varios meses en la Perla Tapatía sin salir a la calle luego de ser derrotado en las urnas por el Dr. Héctor “El Archie” Laguna.

En el 2000 el equipo cercano a Marco Antonio Llano, rompió en llanto cuando el agricultor no pudo remontar la votación a favor de Bernardino Cruz Rivas, candidato a la alcaldía por el PAN.

César Lizárraga en 2012, a pesar de sus triquiñuelas como allanar el Consejo Distrital Electoral de la calle 13, mordió la derrota ante el Dr. José Luis Marcos León Perea, cuando buscaba la diputación local por XIII distrito y de pasó perdió la tierra. Igual pasó con León Perea, quien perdió su racha invicta ante el Lencho Décima Dworack, en 2015 y terminó fuera de los reflectores.

Hubo quienes como Sara Valle y José Ramón Uribe, intentaron llegar a un cargo de elección bajo las siglas del PT sin lograrlo, pero no la tomaron mucho a pecho.

Otros competían sin ninguna oportunidad tirando a acomodarse como regidores: Rodolfo Lizárraga varias veces, su sobrina Jazmín (PT), Sergio Ibarra Quintero (Partido de la Rosa de Gilberto Rincón Gallardo), José Ramón Uribe (PT), Heriberto Aguilar y Norma Castro (PRD), Librado “Negro” Navarro Jiménez y Sergio García (MC), Paco Bueno y el Lencho (PAN), Daniel Cardoso (PVEM), entre otros. Lalo Martínez, lo fue en 1997 a huevo.

Pero el caso más patético, fue el de Florentino “Cabezón” López Tapia, quien luego de la derrota del PRI en 1991, su imperio cooperativista se derrumbó ante los embates del naciente neoliberalismo a pesar de haber sufragado campañas enteras con fondos de la todopoderosa Federación Regional de Sociedades Cooperativas de la Industria Pesquera “Sur de Sonora”, F.C.L.

“Como amigo quisiera ayudarlo, como político no puedo”, les respondió Manlio Fabio Beltrones, a los líderes cooperativistas encabezados por Pancho Amador, que acudieron en busca de apoyo para el viejo.

Cosa veredé…