POLICIACA

Águeda Barojas Ontiveros

Luego de la denuncia que presentaron los familiares de los dos jóvenes desaparecidos desde el pasado lunes, esta mañana la dirección de Asuntos Internos citó a declarar a los policías señalados de haberlos detenido.

Durante la mañana de este jueves cuatro policías asignados a la zona oriente se presentaron a declarar sobre los hechos.

Desde temprano las abuelitas y tutoras de los dos jóvenes se presentaron en palacio municipal para hablar con la presidenta Sara Valle Dessens.

Familiares de los desaparecidos lograron hablar con la presidenta municipal, quien en ese momento pidió ayuda a la Fiscalía del Estado.

Las abuelitas de Jesús Alberto Serrano Carrillo de 21 años de edad y Paúl Ezequiel Cervantes Martínez de 19 años, a penas y lograron articular palabra ante el dolor que siente.

Solo atinaron a decir que quieren justicia y que sí tienen testigos de que los policías se los llevaron.

Se defienden

Los policías municipales señalados de haber detenido el lunes a las 14:30 horas a estos jóvenes, dijeron ser inocentes de lo que se les acusa.

En entrevista dijeron que efectivamente anduvieron por el sector de la calle 25 y recordaron que en alguna otra ocasión vieron a esos jóvenes por ahí, pero que el lunes pasado no los detuvieron.

Dijeron que les parece raro que mencionen a la patrulla 177 cuando esa patrulla no tiene el número.

Explicaron que el número se lo borraron luego del ataque violento de octubre pasado donde mataron a cinco policías.

Sara Valle asegura que la Policía es confiable

Sobre estos hechos, la presidenta municipal de Guaymas aceptó que son muy preocupantes y pidió que se presenten las denuncias y las pruebas.

A pregunta expresa de que si la Policía de Guaymas es confiable, respondió que si lo es.

Están desesperados

Familiares de los jóvenes desaparecidos están desesperados porque ya pasaron más de 72 horas y no saben nada de ellos.

Dijeron que se trata de muchachos que no andan metidos en nada mal, incluso uno de ellos trabaja en un barco sardinero.

“Mi sobrino trabaja en un barco sardinero, estaba a punto de irse otra vez, de hecho ya tenía todo listo, mi madre lo crió, está con nosotros desde los dos meses de nacido, lo hemos visto crecer, no te voy a decir que es un chamaco modelo, pero tampoco anda en malos pasos, nosotros siempre hemos visto por él y hemos estado al pendiente”, dijo su tío.

Comentó que el día que desapareció su sobrino traía por lo menos 10 mil pesos porque le acaban de pagar los viajes que habían hecho en la sardina.

Su papá es el patrón del barco y desde que cumplió 18 años se va con él, de hecho lo estaban esperando, ya se iban a trabajar.

Esta mañana se presentó en Asuntos Internos una persona que asegura haber visto a los jóvenes a bordo de una patrulla, pero también un joven que llegó, aparentemente con los policías, el cual se veía muy nervioso, dijeron los familiares.

El joven que llegó sin que nadie lo llamara, dijo que los desaparecidos se habían ido a Tijuana.

“Por supuesto que no creemos esa versión, ya se hubieran comunicado con nosotros”, comentaron.