POLICIACA

La Viña del Señor

La salida de Lilly Téllez de la bancada de Morena en el Senado, rompe la mancuerna invencible que en 2018 hizo temblar al PRI de Sonora. En dicha elección fueron mucha pieza para el PRI y el PAN-PRD juntos.

Ese año, el expartidazo sucumbió por vez primera en la entidad ante la oposición de izquierda, esa que en la elección del 2015 no pintó.

Pero, tres años después la historia fue diferente. Alfonso “Poncho” Durazo y “Mrs. TV Azteca” Lilly Téllez, como candidatos al senado por la coalición “Juntos Haremos Historia”, arrasaron y jalaron la carreta de los candidatos morenistas-petistas-pesistas y sus siete candidatos a las diputaciones federales dejaron nocaut a sus rivales.

La maquinaria el gobierno claudillero deslució y se mostró incapaz de revertir el resultado y de llevar a buen puerto a los suyos.

Silvana Beltrones del PRI entró al senado de rozón y el expriísta Antonio “Toñito” Astiazarán del PAN-PRD, quedó en el intento.

Las secuelas de la fallida reforma electoral

Como secuela de la fallida reforma electoral para el 2021, quedaron un cuestionado PT con “El Principito” Ramón Flores al frente, quien terminó más cruzado que el “Krusher” Kovalek por el “Canelo” Alvarez en su última pelea y cuya participación en la coalición para el 2021 en Sonora está en duda, ante el conflicto de lealtades que destapó la operación de sacar a toda costa la mentada reforma, que se llevó entre las patas al PES. Alberto Anaya, desde el centro pintó su raya y metió en cintura a los petistas locales.

El PAN y el PRI, quedaron en la lona tras la fracasada intentona, al quedar evidenciados como partidos sin capacidad de maniobra ante el avasallamiento morenista que alineó al PVEM y MC, para darle al traste a la Alianza Arcoiris conformada en el Congreso del Estado.

De darse ese escenario, algunos alcaldes corren el riesgo de no repetir el colorado. Entre ellos se encuentran quienes fueron propuestos por el PT a través de negociaciones con Morena. De ahí que de aquí en adelante puede ser que se den deslindes por doquier para tirar lastre y liberar carga.

Los ajustes y arreglos que conllevó darle la vuelta a la tortilla para favorecer a  Morena, modificaron la correlación de fuerzas en el tablero de la política estatal y al parecer irreversiblemente. Ya se verá.

Lilly Téllez y el canto de las sirenas azules

Según la comentocracia, la defección de Lilly de la fracción senatorial guinda se debió a una operación política a cargo de los gobernadores de Acción Nacional y del coordinador de los senadores azules Mauricio Kuri.

Por sus declaraciones críticas la Comisión de Honestidad y Justicia de Morena, había ordenado su salida de la fracción en el senado.

Llamó la atención que el chapulinazo de la Téllez, no fue anunciado por el partido blanquiazul esquina con Marko Cortés, sino por el coordinador panista en la Cámara Alta.

Al perder un voto al grupo senatorial también pierde capacidad para sacar adelante reformas prioritarias del presidente.

En automático se empezó a difundir que los panuchos propusieron a la exconductora como su candidata a la gubernatura de Sonora, lo que significaría hacer a un lado tanto al Toño, como a Damián Zepeda, dos de los tiradores a la grande por el bando derechista.

De resultar verídica esta versión, el escenario venidero se pondrá harto interesante, aunque el Poncho Durazo, sigue arriba en las preferencias electorales según reportes en medios, le sigue el PRI a cinco puntos con su mejor gallo Ernesto “Borrego” Gándara y muy lejos el PAN-PRD con cualquiera de los pretensos.

Importante será evaluar, que tanto daño producirá en la coalición amlista el abandono de la Téllez y que tan profunda será la fractura entre la militancia de izquierda y entre la base de sus simpatizantes al perder una figura como la de la dama, toda una revelación en 2018 en ciertos sectores que con su inclusión en la boleta se acercaron a la causa pejista.

¡A sus órdenes jefe!

Alfonso Durazo, nadie duda, por su trayectoria es el líder indiscutible de Morena en la entidad. Su fuerza política radica indudablemente en la confianza que le prodiga su jefe, el presidente.

Alrededor suyo pululan una serie de personajes que lo han hecho fuerte con su fidelidad a toda prueba: Tony Gallardo, Jorge Taddei Bringas, Arturo Bours Griffith, Lorenia Valles, “El Mayito” Mario Martínez, Jacobo Mendoza, Martín Preciado y Martín Murrieta, de lo que podría ser su estado mayor. No se diga el expresidente del PAN Manuel Espino, con presencia en la vieja clase panista en la entidad y brazo derecho del Poncho en la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana.

“El Mayito”, tiene rato chambeando, incluso en sectores que son tradicional clientela del PAN a favor del de Bavispe.

En otro establo se mueve Javier Lamarque Cano, quien no ha ocultado su intención de disputarle el liderazgo. Petra Santos, es otra de las más moviditas y durante un buen rato no le quitó el guante de la cara al Taddei.

Célida López, la alcaldesa de Hermosillo, cuya incursión en el bando de la izquierda resultó muy provechosa, estaría lista para sacrificarse para ir por la reelección.

Se sospecha que las negociaciones y amarres a nivel nacional van muy avanzadas y Movimiento Ciudadano, podría destapar al Poncho como su candidato y dejar colgado de la brocha a Ricardo Bours. En un descuido.

Indudablemente que también podrían estar haciendo fila para sacar ficha son las huestes del exgobernador Guillermo Padrés, que tienen como bastión la capital Hermosillo, un mercado de votos vital para la contienda y para refrendar con Célida, de un total de 2,093,129 electores en disputa.

Según las cábalas poco impacto tendrá al interior de Morena el paso de Lilly Téllez, con el abierto enemigo de la 4T, pues lo preocupante es qué tantas municiones podrá ésta aportar como para poner en peligro un virtual triunfo en la gubernatura en 2021.

¿Está claro?, diría Florentino.