POLICIACA

Aunque aún no se dejan sentir temperaturas muy bajas en la entidad, por las tardes y noches descienden considerablemente, por lo que la Secretaría de Salud llama a la población sonorense a cuidarse, sobre todo los menores de 5 años y los adultos mayores.

La dependencia estatal recuerda la importancia de aplicarse la vacuna contra la influenza estacional durante este mes y con ello protegerse de formas graves de la enfermedad, ya que se espera un repunte en el número de casos por el comportamiento bianual del padecimiento.

El único municipio afectado a la fecha por eventos asociados a la temporada de frío es Nogales, con un caso de hipotermia en una mujer de 90 años; cabe señalar que en la temporada de frío 2016-2017 se registraron 65 eventos, de los cuales 61 (94%) se recuperaron satisfactoriamente y 4 (6%) fueron defunciones.

Según el informe preliminar del Servicio Meteorológico Nacional, se esperan 51 frentes fríos (media del 2001 al 2016) y 10 tormentas invernales en el periodo de octubre a marzo, sin embargo, en Sonora los meses de mayor impacto por las bajas temperaturas son de diciembre a marzo.

En cuanto influenza, esta semana no se confirmaron casos de la enfermedad, por lo que se mantiene el acumulado de dos casos en la actual temporada, ambos eventos corresponden a mujeres adultas que se infectaron por influenza tipo B, residentes de Guaymas, quienes se recuperaron satisfactoriamente; a la misma semana del 2016 se tenía un caso.

Es importante señalar que la influenza se mantuvo presente de forma atípica incluso después de la semana 20, en el periodo conocido como “inter estacional”, donde se registraron 29 casos más, para un acumulado de 98 pacientes con el padecimiento desde la semana 40 de 2016 y hasta la semana 39 de 2017.

A la fecha no se han registrado defunciones por influenza en el Estado.

Ante el potencial ingreso de frentes fríos, la Secretaría de Salud Pública recomienda a la comunidad lo siguiente:

· Prestar mayor atención a niños, adultos mayores, enfermos crónicos e indigentes.

· Vestir ropa gruesa y calzado cerrado, cubriendo todo el cuerpo.

· Almacenar agua, alimentos, cobijas, productos de aseo personal, botiquín, radio de baterías e insumos para la calefacción.

· Consumir verduras, frutas ricas en Vitamina C y abundantes líquidos.

· El consumo de alimentos calientes aumenta la producción de calor en el cuerpo, y estos pueden ser líquidos y sólidos.

· Si requieres utilizar chimeneas, calentadores u hornillas, verifica que exista ventilación adecuada para evitar intoxicaciones, quemaduras o incendios.

· Revisar que estén en buen estado los aparatos de calefacción, sin fugas o instalaciones eléctricas en mal estado que puedan provocar algún accidente.

· En el caso del uso de calefactores, es recomendable tener dentro de la habitación una tela húmeda o un recipiente con agua, esto evitará la resequedad de las vías respiratorias.

· Mantener una buena ventilación en las habitaciones, ya que los calefactores de gas emiten monóxido de carbono, al igual que los que usan leña, que preferentemente no se deben usar.

· Tener identificados los albergues más cercanos.