SEMBLANZAS
Los detenidos con la cantidad más grande de dinero, en efectivo, dijeron que iban hacia Buenavista para dejar los recursos a 200 personas
 
Los 20 millones de pesos que eran transportados presuntamente al CEN del PRI serían destinados para pagar el transporte, comida y playeras de "acarreados".

Así lo manifestaron Jorge Alan N y Óscar N, arrestados por agentes del Estado Mayor Policial y de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina (SSP-CDMX) cuando llevaban el efectivo en una camioneta Lincoln Navigator.

Al ser cuestionados por los agentes, ambos coincidieron en que debían entregar el dinero en el CEN del PRI, ubicado en el número 59 de Insurgentes Norte, pero sabían que parte del numerario ya lo esperaban unas 200 personas, citadas frente a otras oficinas del PRI a un costado de la delegación Cuauhtémoc.

También aceptaron trabajar para la empresa Global Traslado de Valores, de la cual llevaban una orden de entrega bajo el folio 120291.

Sin embargo, la Procuraduría General de la República (PGR) indaga la veracidad de esto, pues los traslados se efectúan en camionetas blindadas y no en una particular.

De acuerdo con informes de la dependencia federal, ni Jorge Alan N, de 32 años de edad ni Óscar N, de 44, cuentan con antecedentes penales ni investigaciones en su contra.

Sobre la camioneta en la que iban, tanto la SSP-CDMX como la PGR descubrieron que está a nombre de Rodrigo Moya Rosas, con domicilio en Bosques de las Lomas, delegación Miguel Hidalgo.

En 2015, este individuo se ostentó como representante legal de Gas Express Nieto, empresa relacionada con la explosión de una de sus pipas frente al Hospital Materno Infantil, en Cuajimalpa.

Aunque este nexo aún no tiene relación con los 20 millones de pesos incautados, la PGR citaría a declarar a Moya Rosas, con el fin de que acredite que vendió el vehículo o, en su defecto, que aún es suyo.

La PGR también descubrió que el otro decomiso, realizado de igual modo por la Policía capitalina en Polanco, está relacionado con el de los 20 millones, debido a que a los sospechosos de ese caso llevaban propaganda de Mikel Arriola, candidato a la Jefatura de Gobierno capitalina.

A ellos se les encontraron poco más de un millón de pesos en efectivo.

Sobre el tercer caso, en la colonia Roma, en el cual un individuo transportaba 600 mil pesos en efectivo, la PGR descartó vínculo alguno, pues aquí los indicios apuntan a un posible tema de narcotráfico.

La Silla Rota