NOTICIAS

Proceso

Ante un Congreso local sitiado por un grupo de choque priista de al menos 200 integrantes, la mayoría de los diputados sonorenses aprobó esta mañana que el Legislativo se circunscriba a los deseos del Ejecutivo, comandado por la gobernadora, la priista Claudia Pavlovich Arellano.

Esta iniciativa de ley reformó, derogó y adicionó diversas disposiciones de la Constitución de Sonora, entre las que destaca el “veto al presupuesto”, que no es más que una oportunidad de Pavlovich para que, de manera unilateral, esté facultada para desechar la Ley de Ingresos y Presupuesto de Ingresos –previamente aprobada por los diputados–, si la distribución de los recursos no le favorece.

Con esta aprobación, la jefa del Ejecutivo sonorense se hizo de la “garantía de conformación de la administración pública directa y paraestatal” para que la creación o eliminación de dependencias sólo esté a cargo de ella.

Asimismo, “reafirmó la libertad presupuestaria”, debido a que con esta disposición elevada a rango constitucional se relega de cualquier decisión al Congreso local respecto de este tema.