NACIONAL

Empresarios, especialistas y trabajadores urgen que el salario mínimo aumente de manera considerable ante al alza en la inflación y el estancamiento de los ingresos. Este año también se ha hecho gran eco a la exigencia de austeridad y transparencia en el gasto.

En las primeras horas de este viernes, la Cámara de Diputados aprobó al Presidente un aumento de más de 100 mil pesos en el total anual de su salario, un crecimiento de 3 por ciento, pero que resulta sustancial cuando la Población Económicamente Activa libra, con su salario, la línea de pobreza.

Para su último año de administración federal, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y el Congreso de la Unión le aprobaron al Presidente Enrique Peña Nieto un aumento de 112 mil 560 pesos en su remuneración anual, de acuerdo con lo establecido en el Presupuesto de Egresos de la Federación, aprobado este viernes en la Cámara de Diputados.

Además, también l0s secretarios de Estado que lo acompañan en el Gobierno federal verán un aumento en su Percepción Bruta Anual de 4 mil 549 pesos, lo que significa 56.8 salarios mínimos más.

Así, la remuneración total anual neta del Presidente pasó de 3 millones 002 mil 971 pesos en 2017 a 3 millones 115 mil 531 pesos para el próximo año.

Ese aumento, al mes, se traduce en un promedio de 9 mil 380 pesos extras.

Si se toma como referencia su remuneración de 2015, cuando se le asignaron 2 millones 984 mil 089 pesos, a la fecha ya ha recibido un aumento de 527 mil 442 pesos, es decir más de medio millón de pesos en los últimos tres años.

Pero si se toma en cuenta la Percepción Bruta Anual, que es el dinero y lo ganado en especie, el aumento para el Presidente es de 137 mil 903 pesos, al pasar de 4 millones 314 mil 689 pesos a 4 millones 452 mil 601 pesos de 2017 a 2018.

En su Sueldo Base, ese aumento se verá reflejado en 15 mil 067 pesos, que son el equivalente a 188.2 salarios mínimos de 80.04 pesos, que es el actual fijado para los trabajadores mexicanos.

En Compensación Garantizada, que es utilizada como incentivo al desempeño laboral, el aumento es de 62 mil 021 pesos en comparación con lo que percibió en 2017. La cantidad de esa compensación ya es de 2 millones 075 mil 680 pesos.

También aumentó su Ahorro Solidario en 574 pesos para situarse en 17 mil 665 pesos; si prima vacacional 418 pesos para quedar en 14 mil 007 pesos; si aguinaldo creció por 948 pesos, para situarse en 82 mil 806 pesos; su Ayuda para Despensa será de 8 mil 220 pesos, es decir mil 440 pesos más cara que la que recibió en 2017 y su Seguro de Separación individualizado que tendrá 2 mil 027 pesos extras.

Cabe señalar que una de sus prestaciones que más creció fue la Potenciación de Seguro de Vida Institucional y Pago Extraordinario por Riesgo, que registra un aumento de 47 mil 724 pesos, al pasar de 854 mil 223 pesos en 2017 a 901 mil 947 pesos para este nuevo año.

Otra que aumentó fue el Seguro de Vida Institucional, que pasó de 29 mil 283 pesos a 37 mil 667 pesos, 8 mil 384 pesos más.

Y EL GABINETE TAMBIÉN

Los Secretarios de Estado verán un aumento en su Percepción Bruta Anual de 4 mil 549 pesos; son 56.8 salarios mínimos.

De las prestaciones que tuvieron un aumento, están los Vales de Fin de Año, por los que obtendrán en 2018, 11 mil 300 pesos, que son 400 pesos más de los que recibieron en 2017.

Se mantienen como en 2017, su Prima Vacacional de 11 mil 605 pesos, Aguinaldo de 45 mil 708 pesos, Gratificación de Fin de Año de 518 mil 188 pesos, Vales de Despensa Mensuales por 12 mil pesos, Seguro de Vida Institucional por 36 mil 880 pesos, el Seguro de Separación Individualizado por 310 mil 435 pesos y el Estímulo nivel medio por Cumplimiento de Metas de 277 mil 103 pesos.

Desde varios frentes, se ha instado a la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) y a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) a trabajar en un aumento al salario mínimo de 19 por ciento, es decir, que se pase de los 80.04 pesos a 92.54 pesos, lo que según la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), sería suficiente para “librar” los gastos de comida, transportación y vivienda de una persona.

Un estudio realizado por el Centro de Análisis Multidisciplinario (CAM) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señala que en un contexto en el que las autoridades han participado en la imposición, durante décadas, de un salario que “año tras año alcanzan para menos”, se ha observado una caída “ininterrumpida” del poder adquisitivo del salario desde la década de los 80.

En 2016, el valor de la canasta básica se situó en 218 pesos, pero con un salario mínimo no puede comprarse ni la mitad de la Canasta Alimenticia Recomendable para un hogar de cuatro personas y esa situación ya lleva varias décadas.

Sinembargo.mx