NACIONAL

Una ruptura de la Placa de Cocos, que se encuentra por debajo de la Placa de Norteamérica, causó el sismo del 19 de septiembre, confirmó Arturo Iglesias, investigador del departamento de Sismología del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México.

En entrevista para El Financiero, el investigador dijo: “Lo que ayer sucedió es que la Placa de Cocos, la que está por debajo de la Placa de Norteamérica, que es donde está sentada la mayor parte del territorio nacional, se rompió. La Placa de Cocos se rompió y eso causó este sismo con cierta profundidad, pero la característica peculiar es que esta ruptura fue muy cerca del centro del país”.

El investigador de la UNAM afirmó que la diferencia sustancial con los sismos costeros es la distancia en la que ocurren.

“Esta fricción entre las dos placas se da dentro de ellas, es como una loza bastante espesa y profundidad y esta se está hundiendo por debajo de la placa de Norteamérica que es la que suponemos que es la que se rompió. Es un fenómeno concentrado en el centro del país”, refirió.

Las cerca de 20 réplicas registradas son, según Iglesias, de magnitudes pequeñas, “es muy poco probable que esa replicas se hayan sentido en la Ciudad de México. Las réplicas son por el sismo de hace 10 días, no son precursores del sismo de ayer”.

Por último, el investigador de la UNAM afirmó y reiteró que con toda la ciencia desarrollada que se tiene en México, Japón, y otros países “es imposible predecir temblores, es absolutamente falso”.