NOTICIAS

“El vecino incómodo” de Lomas de Cortés denunció abuso de poder por parte de la Policía de Guaymas, quienes en complicidad con empresarios que viven en esa zona residencial, lo quisieron “acalambrar” para que deje de oponerse al cierre de calles

Águeda Barojas Ontiveros

Desde hace más de un mes y con la complacencia de las autoridades municipales de Guaymas, un grupo de vecinos de Lomas de Cortés decidió cerrar todos los accesos a esa colonia argumentando que se han registrado muchos robos.

Las autoridades municipales lejos de brindar mayor seguridad a los colonos autorizaron el cierre de todas las calles aledañas a ese fraccionamiento a pesar de ser calles públicas.

Esta medida que impide que cualquier persona entre al fraccionamiento sin que antes se identifique, o diga a dónde va, molestó a muchos vecinos de Lomas de Cortés, quienes han manifestado su inconformidad en redes sociales.

Raúl Samuel Ulloa Herrera, quien tiene aproximadamente 7 años viviendo en Lomas de Cortés, decidió oponerse a la media y con sus propias manos retiró enormes piedras que los colonos colocaron en calles aledañas al fraccionamiento para obligar a todas las personas a entrar por el área principal, donde hay guardia que detiene el paso de los visitantes e inicia una serie de preguntas, además de que anota las placas de los autos como si se tratará de un fraccionamiento privado.

Ulloa Herrera denunció esta mañana en la dirección de Asuntos Internos, que el pasado lunes 12 de marzo a las 20:50 horas, una patrulla lo esperó con las luces apagadas afuera de su casa y cuando los elementos policiacos lo vieron se bajaron, lo esposaron y se lo llevaron.

El vecino incómodo

La denuncia la realizó en la dirección de Asuntos Internos contra la comandante Lilián Arce Pérez y a Norman Castillo Medrano, comisario de Seguridad Pública.

“Los Policías le dijeron que tenían reporte de un robo, les dije que estaba afuera de mi casa, que era vecino de ese fraccionamiento, aún así me esposaron y me llevaron a la comandancia en la parte trasera de la patrulla”, establece el document presentado esta mañana en Asuntos Internos.

Cuando lo presentaron ante los jefes policiacos denunciados, estos le reclamaron que si por qué molestaba a los vecinos de Lomas de Cortés.

“Yo les dije que en ningún momento molesto a los vecinos, que ellos decidieron cerrara calles públicas, lo cual es una violación al libre tránsito de las personas, lo cual es un delito, que por cierto, ellos deberían de sancionar”, dice la denuncia.

En la denuncia se lee que Ulloa Herrera declaró que Castillo Medrano le cuestionó que si portaba armas a lo que respondió que no.

“Me dijo que tuviera cuidado de andar en la colonia de noche porque me podían disparar y luego se fue”, se establece en el documento.

En la narración de hechos se lee que la comandante Lilián Arce se quedó con el detenido a quien le cuestionó que si por qué se oponía al cierre de calles.

“Le contesté que nadie puede realizar esos actos arbitrarios amparados en la inseguridad que se vive en toda la ciudad, son actos violatorios a la Constitución, al Código Penal, simplemente no pueden cerrar la vía pública amparados en el poder económico que tienen y en la complicidad de las autoridades, eso le contesté”.

El biólogo marino y maestro en ciencias en oceanografía, quien además cuenta con un doctorado en Pesquería, redactó en la denuncia que en su condición de ciudadano extranjero aseguró que no está haciendo nada al margen de la Ley, sino todo lo contrario.

Lilián Arce le advirtió que como es extranjero tiene que acatar lo que los vecinos de Lomas de Cortés decidan.

Ulloa Herrera expuso en su denuncia que antes de “liberarlo” Lilián Arce lo amenazó, le dijo que no querían saber que anduviera en las noches molestando a los vecinos, o sea quitando las piedras con las que ellos cierran los accesos públicos.

Después de la amenaza, lo mandaron a su casa de vuelta en la patrulla; también en la parte de atrás.