NOTICIAS

Águeda Barojas Ontiveros

Luego de una reunión entre funcionarios de la SIDUR del gobierno del Estado y vendedores de mariscos del puente Douglas, se acordó que la obra quedará suspendida a dos días de haber iniciado.

Después de más de una hora los vendedores convencieron a la SIDUR de no trabajar hasta después de que pase Semana Santa.

Los vendedores argumentaron que con tiempo se prepararon para esas fechas que son de mayor venta en esa zona donde se encuentran asentados desde hace 8 años, unos 28 comerciantes de Guaymas y Empalme.

Reclamaron a los funcionarios que ayer cuando las maquinas comenzaron a trabajar les destrozaron dos puestos, por lo que pidieron que se los reconstruyeran.

Cuauhtémoc Molina Carillo, dirección General de Ejecución  de Obra de SIDUR, les garantizó que esos puestos serían reconstruidos pero también les pidió poner de su parte para permitir que la obra se llevara a cabo.

Les dijo que mientras pasaba Semana Santa podían trabajar en otras áreas, pero los vendedores no aceptaron, argumentando que el polvo y los trabajos ahuyentarían a sus clientes.

Los inconformes pidieron además que los indemnicen por los 10 meses que durará la obra ya que después de Semana Santa que comience la obra, tampoco van a poder trabajar teniendo el polvo y las maquinas encima.

El funcionario de la SIDUR aceptó que la obra se detenga hasta después de Semana Santa pero sobre la indemnización, dijo que eso lo tiene que plantear en Hermosillo ya que no está a su alcance resolver esa petición.

Una vez terminada la reunión, Molina Carrillo comentó que reprogramarán los trabajos para que la obra concluya en diez meses como se tiene programado.

Sobre la inversión, el funcionario estatal dijo que es de 40 millones de pesos y que no tenía conocimiento que hay una segunda etapa que contempla otros 50 millones como la anunció la diputada federal, Susana Corella Platt.

"No tenía conocimiento de una segunda etapa", comentó.

Por su parte, Héctor Fernando Jiménez Ochoa, dueño de la constructora Desarrollo y Tecnología  Garely S.A de C.V. quien tiene a cargo la obra, lamentó la decisión ya que dijo, tendrá que despedir a empleados a los que se les contrató por el mes de marzo para el arranque de los trabajos.