NOTICIAS

Elementos de la Fiscalía General del estado (FGE) localizaron 144 huesos humanos en la fosa clandestina ubicada en las inmediaciones del Cañón del Nacapule. Y, según el informe preliminar, podría tratarse de 12 personas diferentes.

De acuerdo con una investigación realizada en el lugar de los hechos, se han encontrado columnas vertebrales, fémures, costillas y un solo cráneo.

El miércoles 17, el colectivo de búsqueda Las Rastreadoras anunció que visitaría esta ciudad porteña, debido a que se tienen indicios de que los restos corpóreos podrían pertenecer a los 11 pescadores sinaloenses que se extraviaron hace tres años en Sonora.

El colectivo y familiares de los pescadores, quienes perdieron comunicación con sus seres queridos en un punto entre Guaymas y Empalme, en junio de 2015, solicitaron que se practiquen pruebas de ADN a los restos encontrados.

“La incertidumbre es más fuerte que el dolor”, expresó Mirna Nereyda Medina, líder de Las Rastreadoras, al relatar la larga agonía de las familias de los pescadores y de ella misma, quien por más de tres años buscó a su hijo Roberto, levantado en una gasolinera de El Fuerte, Sinaloa, el 15 de julio de 2014. En julio del año pasado lo encontró descuartizado.

Desde que se dio la noticia del hallazgo de los restos óseos, hace cuatro días, varias personas acudieron a las inmediaciones del Cañón del Nacapule para saber si se trata de sus seres queridos.

Es el caso de dos hermanos que desde el lunes llegaron a la zona para buscar a su madre, de quien desconocen su paradero desde hace siete meses. Ambos se unieron a la búsqueda entre cerros y veredas del Cañón del Nacapule.

Por su parte, el colectivo de búsqueda Las Rastreadoras anunció que enseñará protocolos y metodología de localización de cadáveres a un grupo de sonorenses que tienen familiares desaparecidos en la entidad, luego de reportarse fosas clandestinas en Agua Prieta y El Sásabe.

Tomado de Proceso