NOTICIAS

Águeda Barojas Ontiveros

Durante el pasado proceso electoral mencioné que la hoy presidenta municipal Sara Valle Dessens, debía empezar su campaña electoral reconociendo públicamente los errores que cometió hace 22 años durante su gobierno de ciudadanos.

Sara Valle estaba obligada a realizar un ejercicio de honestidad, de autocrítica, pero prefirió seguir en su papel de víctima a sabiendas de la ignorancia de un pueblo, que siempre la vio como tal.

Hoy la percepción es distinta, una gran mayoría de las personas que le dieron el voto gracias a la marca que representó, ya se dieron cuenta que no fue ninguna víctima. Ahora muchos guaymenses entienden porqué el 29 de abril de 1998 el Congreso del Estado revocó su mandato.

Para quienes no recuerdan esa etapa, tengo malas noticias: ahora está peor que hace 22 años cuando llegó por primera vez a la presidencia municipal.

Corrupción, conflicto de intereses, frivolidad, ineptitud, falta de transparencia y de trabajo en la ciudad, son la marca de su gobierno, mientras que el cinismo y la mentira, son su marca personal.

Al igual que hace 22 años detesta a medios críticos y compra la conciencia de otros.

Sus últimas mentiras han mermado aún más su deteriorada imagen. No hay manera de revertir esto y a penas lleva un año y dos meses en el cargo.

La victimización como arte de gobernar es para Sara Valle su mejor mecanismo de defensa ante una realidad que le escupe la cara.

Me queda claro que ella esperaba otra cosa y ante la nula intención de hacer una autocrítica sigue optando por victimizarse como lo hizo el día que un grupo armado atacó el carro que utilizaba y manejaba su hijo.

Se apropió del atentado, se victimizó y aprovechó para culpar a todos sus “adversarios”, es decir, a aquellos que ni por dinero, creen en ella y por lo tanto no le aplauden sus “logros”, menos callan sus desaciertos.

La facilidad con la que miente, sin medir las consecuencias, no la había visto en ningún presidente municipal en los últimos 25 años.

Y miente sin pudor, sin razón, sin temor y sabiendas de que su mentira será descubierta. Ya es un asunto patológico.

Se victimizó ante medios nacionales como Milenio al decir que tiene miedo pero que eso la impulsa a seguir.

Presumió la entrevista del ataque armado contra el carro de su hijo, como si fuera una gran obra, un trofeo, como si fuera algo para presumir.

Valle Dessens se encargó de que nos enteráramos que Milenio la había entrevistado, aunque la entrevista no haya sido para destacar los logros de su gobierno, sino “su ataque”.

Luego del ataque aseguró que el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador le había ofrecido que viviera en las instalaciones de la Cuarta Región Naval Militar de Guaymas y ella soñada con tan bonita y noble distinción.

Lo pregonó a los cuatro vientos, le dijo a Milenio que solo esperaba los protocolos para mudarse con sus hijos a ese lugar.

Oh sorpresa! El comandante Bosco no sabía nada del tema, pero no solo eso, hasta en tono burlón, digno de la mentira de Sara Valle, dijo: a menos que me salga yo para darle mi casa”.

O sea, en pocas palabras, ahí no hay espacio para la presidenta.

Pero no solo eso, dijo además que tenía entendido que ella había hecho la solicitud.

La presidenta ha sido el hazme reír del pueblo, le llovieron críticas pero también propuestas.

Algunos guaymenses le sugirieron que se fuera a vivir al Banquetón, o al Rastro o a Ocotillo o ya de plano a la preparatoria Cet del Mar.

 

¿Aviadores? ¿Qué es eso?

Sobre la aviadora y nuera de la regidora de MORENA, Olivia Oralia Collins Núñez, Sara Valle dijo otra mentira: no la conozco.

Por supuesto que la conoce, por supuesto que es aviadora y por supuesto que con el presupuesto de los guaymenses compró el voto de la regidora de Punta de Arena.

Se voló la barda diciendo que la nuera de la regidora sí trabaja, pero lo hace como en cuatro oficinas, por eso en Desarrollo Económico, nunca la vio Yadira Cota.

Pues acaso es la de la limpieza, preguntó con cara de asombro ante la mentira, mi compañera Claudia Alejandri.

Digo, para que ande trabajando de oficina en oficina como saltamontes, debe ser la que se encarga de la limpieza, pero no, no es la de la limpieza, es una mentira que trabaja y es una gran verdad que cobra y que con eso compró el voto de la regidora de MORENA; que al igual que el resto, el no mentir, no robar y no traicionar se lo pasaron por el arco del triunfo.

Otra mentira al descubierto

El viernes pasado al terminar la sesión de Cabildo donde nuevamente los regidores de MORENA, PRI y PAN, aprobaron las ilegalidades de la alcaldesa, Sara Valle tomó la palabra para informar sobre la visita relámpago que hizo a la Ciudad de México para participar en una reunión con Alfonso Durazo, el Secretario de Seguridad Pública Nacional.

Textualmente comentó que Alfonso Durazo convocó a 41 municipios que han mejorado sus índices delictivos, o sea que han bajado, pues.

Yo todavía dijo que eso había sido toda una distinción. Nuevamente Sara Valle fue el hazme reír del pueblo, sobre todo porque más tardó en decir una mentira más que los delincuentes en matar a dos personas y herir a otra.

Nadie daba crédito a las declaraciones de la presidenta, nadie se explica su atrevimiento, pero una vez más la realidad le escupió la cara.

El viernes, repito, mataron a dos e hirieron a una, el domingo otro hombre fue asesinado en la colonia Femosa y este lunes uno más en el sector norte de la ciudad.

Cuatro hombres asesinados después de la declaración de Sara Valle sobre su encuentro con Durazo.

Sara Valle mintió, no la “distinguieron” porque bajó los índices delictivos, al contrario, la regañaron junto al resto de los alcaldes presentes por lavarse las manos ante los hechos violentos que viven los municipios.

La otra verdad

La que también fue convocada a reunión que Alfonso Durazo y que por cierto sí goza de los afectos del sonorense, fue Celida López, alcaldesa de Hermosillo.

Mientras Sara Valle informó que, según Durazo, bajaron los índices delictivos y por ello fueron convocados unos cuantos alcaldes, la presidenta de Hermosillo informó lo siguiente sobre la reunión:

Se reúne Alcaldesa de Hermosillo con Secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana del Gobierno Federal

No. 1021

Hermosillo, Sonora, 15 de noviembre de 2019.- La alcaldesa Celida López participó este jueves en un diálogo abierto junto a otros ediles con el titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana del gobierno de la República, Alfonso Durazo Montaño, en el cual intercambiaron ideas y experiencias sobre el tema.

“Gracias querido @alfonsodurazo por el tiempo y la conversación con alcaldes de todo el país. Escuchar la experiencia y el trabajo de todos nos fortalece y nos alienta. @SSPCMexico debemos seguir luchando juntos por la paz que nuestras ciudades merecen”, escribió la munícipe en su cuenta de twitter.

En el denominado “Diálogo de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana con Presidentes Municipales”, efectuado en las instalaciones de la dependencia federal en la Ciudad de México, uno de los planteamientos fueron las estrategias para fortalecer a las fuerzas municipales, que como en el caso de Hermosillo, se han beneficiado a los diversos ayuntamientos que participaron con los recursos del Fortaseg.

Ese es el boletín de prensa que generó la dirección de Comunicación Social de Hermosillo sobre la reunión y como se puede leer no coincide con lo dicho por Sara Valle.

¿A quién le cree usted?