NOTICIAS

La Viña del Señor

Hay inquietud entre los hombres de la pesca. Ello responde a que intuyen que algo se cocina entre altos funcionarios del sector. Y no es nada favorable.

Los pescadores de a devis ya se dieron cuenta que las Reglas de Operación de los programas federales aprobadas por los diputados y senadores junto con el presupuesto 2019, son las mismas neoliberales del peñanietismo, a las que nomás les cambiaron el nombre. Y Guaymas, es el lugar más grillo del estado.

So pretexto del ordenamiento pesquero, se han iniciado reuniones de funcionarios de SADER federal y SAGARHPA estatal con la gente de mar en diversas partes del estado. Muchas caritas del padrecismo hoy pintado de guinda tiene mano en las decisiones que afectan al sector.

Lo extraño del asunto es que a algunos alcaldes de municipios costeros emanados del partido del Peje, les están haciendo el fuchi. Dicha exclusión se ha dado sin recato alguno.

A una reunión de esas al alcalde de Cajeme, Sergio Pablo Mariscal, le avisaron a las cuatro de la tarde, como para que no asistiera. De la maniobra ya tomaron nota los más altos operadores de Morena en la entidad.

 

Se prenden los focos rojos

Lo raro es que se ha dado prioridad en los actos a personajes y líderes muy identificados con el PRI, derrotado en Sonora y en todo el país el año pasado. Los colorados por algo se cobijan con los funcionarios federales –de izquierda, se supone—pueque pensando en sobrevivir rumbo a 2021.

Al parecer la porra la ha armado un tipo de nombre Juan Pablo Miranda, a la sazón subsecretario de Pesca estatal de la SAGARHPA, con H, para distinguirla de la dependencia federal.

El chamaco figura como punta de lanza del gobierno claudillero y con nexos cercanos con funcionarios de la Cuarta Transformación y se le hace responsable del desorden en el sector. Las solicitudes de permisos de los seris los dejó olvidados en un cajón, igual que de los otros tantos productores. De ese pelo se las gasta el sujeto de marras.

Tal vez por eso se hizo el aparecido el día jueves pasado por rumbos de El Desemboque, municipio de Pitiquito, acompañando al “Diente Fino” César Julio Saucedo Barrón, director de Ordenamiento Pesquero de la CONAPESCA. Sin personalidad jurídica, por no contar con nombramiento, anda haciendo acuerdos y compromisos. ¡Aguas!

Comentan los testigos que un rollón tiraron y hasta permisos de pesca ofrecieron a los presentes. La gente conociendo al calaña de Miranda, nomás los oyeron.

Pedro Sierra, del INAPESCA, avaló con su presencia el atole con el dedo a los pescadores de uno de los poblados más empobrecidos de Sonora.

Como el intelectual del equipo figura Martín Bustillos, un oceanólogo con fama de gandalla, que se la da de asesor de los pescadores de El Desemboque, a los que mete proyectos. Los oceanólogos que lo conocen le ponen las cruces. Por algo será.

Hasta el diputado local morenista, titular de la Comisión de Pesca y Acuacultura del Congreso del Estado, Lázaro Espinoza Mendivil, sirve de comparsa al abigarrado, como sospechoso grupo.

Se sabe que “El Chichí”, le tira a sustituir al Kiko Munro, en la alcaldía de Puerto Peñasco y busca aliados para su aventura. Quizá con afán de publicitarse promovió Foros Participativos para la reforma de la Ley de Pesca y Acuacultura estatal, en varias partes de la entidad.

Los de la COTEDERS (Comité Técnico Regional para la Promoción del Desarrollo Rural Integral del Sur de Sonora), que agrupa a doce municipios, ya ni la cola le volvieron a ver al escurridizo legislador.

El ingeniero José Antonio Cruz, director general de la Comisión Estatal para el Desarrollo de los Pueblos y Comunidades Indígenas, abandonó sus oficinas refrigeradas de Hermosillo y se fue a dar un baño de pueblo en territorio de los comcáac.

Con los personajes del cuento armando el circo y tan acoplados, todo hace indicar que el ordenamiento que se ofrece quedará en mera simulación y los ganadores serán los de siempre, menos los más necesitados.

Mientras los enjuagues se arman ante sus ojos, el diputado federal Heriberto Aguilar, secretario de la Comisión de Pesca de la Cámara de Diputados, se entretiene tratando de Nacionalizar el Golfo de California y con el derrame de Grupo México y mueve a sus raquíticas huestes – El Presiche, Luis Casillas, Librado “Negro” Navarro, etc.- con afán de doblar a Germán Larrea, el segundo hombre más rico de México, enemigo jurado del Peje, uno de los beneficiados de las políticas neoliberales del PRIAN y cuyo grupo tiene record en provocar desastres ambientales.. El tiro si fuera cierto, es entre el poder social vs. poder empresarial.

El derrame en la Terminal Marítima porteña no es nada ante el deterioro ecológico que en la bahía de Las Guásimas de la tribu yaqui está provocando el Parque Acuícola Cruz de Piedra, bajo protección de la diputada morenista Rosa María Mancha Ornelas.

Por lo pronto a Heriberto, ya le ofrecieron la presidencia estatal de MORENA y al parecer la está pensando.

La burra no era arisca

Ante tanto oportunista, gandalla suelto y sin freno, indolencia y simulación, la 4T corre serios riesgos de descarrilarse, lo cual es una mala noticia para la familia pesquera.

Nada más por eso los pescadores de verdad se muerden las uñas de los nervios. Otros más radicales hablan de tomar las oficinas de Pesca de tan encabronados porque sospechan que les están viendo la cara.

La burra no era arisca…