NOTICIAS

Águeda Barojas Ontiveros

Se los dije…A Sara Valle Dessens no hay que tratar de entenderla desde la razón, sino desde lo absurdo.

Son tan absurdas las decisiones que toma, las cosas que dice y las respuestas que da cuando la cuestionas, que termina por desarmarte.

Miente con una facilidad impresionante, viola la Ley sin remordimiento alguno.

Cuando crees que ya lo hizo todo, sorprende con una nueva mentira, ocurrencia, violación a la Ley o metida de pata.

Esta mañana nos despertamos con un desplegado que la alcaldesa publico en el periódico Reforma. Sí, el periódico, fifi, conservador, según el Presidente de la República y que por lo tanto no lee, pues.

A un día de que la plana mayor en Seguridad Pública llegue a Guaymas para analizar estrategias a seguir por la ola de violencia que vive el sur de Sonora, la presidenta decidió hacer un gasto aproximado de 250 mil pesos para decirle al Presidente que no puede con el paquete, que no sabe que hacer, que necesita que la ayude.

Sara Valle necesita ayuda, pero de otro tipo.

Ese dinero se lo hubiera dado a las viudas e hijos de los últimos policías asesinados, quienes por cierto han vivido un viacrucis desde el 29 de junio.

El Ayuntamiento les quitó el servicio médico y se dieron cuenta cuando una de ellas llevó a su hijo con temperatura al hospital.

Es verdad, las cosas andan muy mal, tan mal que la presidenta tuvo que blindar su auto.

Ya nos ha costado mucho la incapacidad de la Presidenta y ahora pagar un desplegado en un diario nacional, al que por cierto, el Presidente le declaró la guerra.

Por lo menos lo hubiera publicado en La Jornada.

Pero vamos por partes, aseguró que no es novedad la desconfianza en la Policía y que los ciudadanos la consideran corrupta, poco preparada y abusiva, pero hace un mes y medio aproximadamente le cuestioné si la Policía de Guaymas era confiable y me respondió que si.

En su desplegado le informó al Presidente de la República que desde su periodo han asesinado a nueve policías y dos funcionarios.

Pero no dice que en los primeros 10 minutos de su gobierno violó la Ley imponiendo, no solo a su cuñado, sino al Comisario de Seguridad Pública, Daniel Morales Partidi (QEPD) quien no contaba con el examen de confianza.

Para Ripley! Sara Valle Dessens le dijo al Presidente que no contamos con Comisario de Seguridad Pública porque a pesar de haber sido aprobado por “sus” regidores, no se ha podido presentar ya que tiene miedo.

Lo que no le informó a Andrés Manuel López Obrador, es que ella y “sus” regidores aprobaron el nombramiento de Comisario sin conocerlo.

Pero no solo eso, tampoco comentó en el desplegado los antecedentes del Comisario que no quiere llegar.

Acusó al Gobierno del Estado de no resolver sus peticiones, habría que ver cuáles fueron.

En pocas palabras sigue repartiendo culpas sin aceptar su grado de responsabilidad.

Le dejó claro al Presidente Andrés López Obrador que en Guaymas ella obtuvo más votos que él.

Era innecesario y se vio hasta soberbia restregándole en la cara a AMLO que mientras él ganó con el 53.1 por ciento ella ganó con el 55.5 por ciento de los votos. O sea, la gente votó más por ella que por López Obrador.

AMLO le debe su triunfo en Guaymas, en pocas palabras.

Lo que no dice es que muchos de esos votos fueron gracias a la alianza que hizo con un grupo de priistas, quienes dejaron morir solo a su candidato para acarrearle votos a ella.

No debemos fallarle a los ciudadanos, le dice al Presidente. Lo bueno que el Presidente sabe que ella desde cuando que nos falló.

Qué le pasó a Sara Valle? Me preguntaron esta mañana cuando se supo del desplegado.

No tengo una nueva respuesta, es la misma de siempre: Sara Valle no entiende, siempre se ha victimizado, en ella no cabe un ejercicio de reflexión.

Le pueden decir en su cara y con manzanitas que dos más dos son cuatro y no entiende o a conveniencia no quiere entender.

Qué necesidad había de tanto protagoniso? Alfonso Durazo, el Secretario de Seguridad Nacional, estará en Guaymas mañana martes.

El Presidente de la República sabe de la problemática que vive el sur de Sonora, por eso envió a Durazo a Guaymas.

Ella puede hablar con el Secretario de Seguridad Nacional cuando así lo desee, por lo que el desplegado salía sobrando.

La presidenta no tiene quien la asesore y tampoco sabe que en la mesa de Alfonso Durazo ya hay una propuesta para comenzar a frenar la ola de violencia en esta región.

El plan de Durazo es poner en Guaymas y Empalme a un Comisario de las fuerzas federales y tomar el mando de la Seguridad Pública en estos dos municipios.

AMLO ya sabe que Sara Valle no puede con su responsabilidad y que le encanta repartir culpas.

En septiembre del año pasado le pidió que quitara a su cuñado Santiago Luna García y la presidenta lo mandó por un tubo. Por el bien de todos, ojalá que el presidente no cobre venganza, porque no es Sara Valle la que está en riesgo, es Guaymas.

Sara Valle trae carro blindado, reforzó su seguridad personal y la de su casa y resguardó a su familia y todo con dinero público.

¿A los guaymenses quién nos va a cuidar?