NOTICIAS

Águeda Barojas Ontiveros

Un impresionante operativo de elementos de la Armada de México y la FGR, según vecinos, sorprendió ayer en la tarde a los vecinos del kilómetro 2 de Empalme.

Eran las 18:00 horas cuando elementos de la fuerzas federales cerraron algunas cuadras de ese sector e irrumpieron en un domicilio propiedad de la señora Esmeralda G.

A través de una denuncia pública al programa Hablemos Claro de La Super Grupera, la víctima aseguró que más de 40 elementos llegaron a su casa, donde tiene una modesta tienda de abarrotes y con un marro le abrieron la puerta.

Dijo que en ese momento había dos niños comprando, quienes se tiraron al piso mientras los elementos, algunos encapuchados, se metían a su casa.

“Primero me dijeron que los dejara pasar y que sino me iban a balear, les pedí la orden de cateo y no me la mostraron”, comentó.

“Me jalonearon, me esposaron, me trozaron la ropa y me robaron 6 mil pesos que tenía en una bolsa para comprar mercancía”, aseguró.

Dijo que eran como unos 10 elementos de la PGR y unos 20 de la Secretaría de Marina.

La denunciante aseguró que también se llevaron dos mochilas cargadas con mercancía, entre ellos, algunos cigarros.

“Me encerraron en el cuarto, me estuvieron golpeando, me hablaron con groserías, anoche no dormí del dolor de oído por los golpes que me dieron”, sostuvo.

Esmeralda G. comentó que está convencida de que fue un grave error el que cometieron, que buscaban a una persona que evidentemente no estaba en su casa.

Aquí, dijo, vivimos mi esposo y mis dos hijas, nada más, mi esposo es soldador y yo atiendo esta tienda, de eso vivimos, se equivocaron de casa.

Dijo que en el patio encontró una cartera tirada pero sin dinero, además e ya llevaban sus celulares.

Ayer por la noche Esmeralda acudió a la Agencia del Ministerio Público del Fuero Común a presentar una denuncia pero le dijeron que acudiera este jueves por la mañana para que el médico legista certificara las lesiones.

Pidió justicia por el atropello que cometieron con ella y su familia y que le regresen el dinero que le robaron porque lo necesita para comprar mercancía.