NOTICIAS

Águeda Barojas Ontiveros

Un apoyo de 50 mil pesos para las viudas y madre de policías caídos en cumplimiento de su deber envió el Gobierno del Estado, sin embargo, el Ayuntamiento de Guaymas pretende descontarles los gastos funerarios.

Esta tarde dos de las viudas y la madre de la agente Dulce Rojo denunciaron el abuso que quiere cometer la alcaldes Sara Valle y la tesorera Celida Botello.

Dijeron que fueron citadas a las 10:00 horas en Tesorería Municipal para entregarles el apoyo pero nunca imaginaron que les querían descontar los gastos funerarios.

Marisol de Dueñas, esposa del agente abatido Marlos Dueñas, explicó que el Gobierno del Estado envió 250 mil pesos, es decir 50 mil pesos para cada una de ellas.

En mi caso, dijo, le salgo debiendo al Ayuntamiento puesto que los gastos funerarios de mi esposo ascienden a 52 mil pesos, es decir, les debo 2 mil pesos, cuando no nos han dado una indemnización justa, ni pensión, ni becas para nuestros hijos como prometieron.

Perla Alamillo, manifestó que los gastos funerarios de su esposo ascienden a 29 mil pesos, por lo que le quedarían 21 mil pesos.

“Prefiero dejarles el dinero, no tomarlo, que se queden con el”, comentó.

A la madre de Dulce Rojo la agente de 21 años que murió en el ataque del 4 de octubre del 2018, también le quieren descontar 29 mil pesos.

“Ya basta de tanta burla, de tanto atropello, de tanta insensibilidad de parte de la alcaldesa, no lo vamos a permitir”, dijo la madre de Dulce.

Las afectadas aseguraron que en Tesorería Municipal las trataron de amedrentar y asustar para que aceptaran pagar los gastos funerarios, ya que les dijeron que si no aceptaban el dinero se iba a regresar.

“Yo fui a la funeraria San Martín a pedir la factura y me dijeron que a mi nombre no había nada, que ese servicio estaba a nombre del Ayuntamiento de Guaymas”.

Ellos son los que tienen que pagar, eran sus trabajadores, murieron en cumplimiento de su deber, dijeron.

Aseguran que no van a aceptar que les descuentes ese dinero y estar dispuestas a tomar otras medidas si es necesario.

Con la alcaldesa, dijeron, no queremos hablar, es una mujer insensible y grosera.