NOTICIAS

Águeda Barojas Ontiveros

El sueño de vivir en un hogar seguro se ha convertido en una pesadilla para muchas familias que a través de un crédito de Infonavit obtuvieron una casa al norte de la ciudad.

Vecinos del fraccionamiento Pradera Bonita del Grupo Mezta denunciaron que constantemente son víctimas de robos ya que el fraccionamiento no cuenta con barda, pero el colmo fue descubrir que el ladrón es hijo del encargado del almacén y hermano del ingeniero que se encarga de la construcción de casas del Grupo en Empalme.

Son más de 150 familias las que viven en ese fraccionamiento, en su mayoría trabajadores de Maquilas Tetakawi, por lo que la gran parte del día no se encuentran en su hogar.

Los vecinos narraron que desde que llegaron a vivir a ese fraccionamiento ubicado al norte de Guaymas, comenzaron los robos.

Sin embargo, el colmo fue lo que ocurrió la semana pasada cuando los mismo vecinos detuvieron a un ladrón en una de las viviendas.

Los denunciantes lo reconocieron, era el mismo que había estado robando en otras casas.

El presunto ladrón resultó ser el hijo del encargado del almacén del fraccionamiento y hermano del ingeniero que se encarga de la construcción de las casas del Grupo Mezta en Empalme.

Los vecinos denunciaron el robo por lo que el presunto ladrón fue llevado a la dirección de Seguridad Pública.

“La Policía se lo llevó, afortunadamente los vecinos que sí estaban en sus casas actuaron rápido y se lo llevaron detenido”.

Juan Ernesto S.R. salió libre al pagar una fianza de 4 mil pesos, y según los vecinos fue asesorado por una abogada del Grupo Mezta, quien les dijo que si sacaba a asesinos y violadores de la cárcel que no sacara al hermano del ingeniero de la obra de Empalme.

Los inconformes sospechan que el papá le daba el “pitazo” de las casas que se encontraban solas.

Exigieron a Grupo Mezta que cumpla con su trabajo y ponga la barda en todo el fraccionamiento porque hay casi tienen un año viviendo en esas casas y aún no están protegidas.

“Vivimos angustiados, hay mujeres embarazadas que se quedan solas en la noche o durante el día, la mayoría trabajamos y no es justo que no podamos vivir en paz después de todo lo que pagamos por casas que además son de pésima calidad”, aseguraron.