NOTICIAS

Una investigación de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) reveló que gobernadores del Partido Revolucionario Institucional (PRI) desviaron 649 millones 327 mil 685 pesos a 12 empresas fantasma para financiamiento de campañas políticas.

“De la cifra anterior 250 millones de pesos (mdp) corresponden a Chihuahua y 400 millones más a desvíos hasta ahora no revelados en otras 6 entidades”, recordó MCCI.

Raúl Olmos, Valeria Durán y Ricardo Alvarado documentaron cómo en 2016 a través de la “Operación Safiro” se desviaron fondos públicos además de Chihuahua, de Sonora, Colima, Durango, Estado de México, Morelos y la entonces delegación Milpa Alta de la Ciudad de México.

La pesquisa señaló que de acuerdo a testigos los recursos se canalizaron a 12 empresas “blindadas” por el Servicio de Administración Tributaria (SAT). 

Ricardo Yáñez, ex secretario de Educación de Chihuahua y quien fue sentenciado a cuatro años de cárcel por el desvío de recursos, declaró al Ministerio Público que, en una reunión realizada en 2016 en la sede nacional del PRI, dirigentes de ese partido le dijeron que no se preocupara porque las empresas fantasmas utilizadas ‘estaban blindadas por parte del SAT y que además Chihuahua no era el único estado en que se había manejado el desvío de fondos, que también había ocurrido en otras entidades con una mecánica similar’, explicó Mexicanos.

Los mayores desvíos realizados fueron durante las gestiones de los gobernadores priístas de Chihuahua, César Duarte por 246 mdp; Durango, Jorge Herrera Caldera por 230 mdp; y Sonora a cargo de Claudia Pavlovich por 140 millones mdp. En tanto el Congreso de Morelos transfirió al menos 16.4 mdp y el Gobierno de Colima de José Ignacio Peralta, envió 15 mdp.

La indagatoria localizó operaciones de la red fantasma en el Estado de México, en la gestión de Eruviel Ávila, así como en la administración tricolor de Jorge Alvarado en la delegación de Milpa Alta; aunque en ambos casos los montos documentados fueron mínimos.

El Sol de México