NOTICIAS

Gobierno del Estado alista “madruguete” a iniciativa de Martín Batres; va por la municipalización del agua en Guaymas y Empalme para después privatizarla

Águeda Barojas Ontiveros

Al cuarto para las doce y antes de que los alcaldes de Guaymas y Empalme dejen sus cargos, la gobernadora del Estado, Claudia Pavlovich Arellano, apresura la municipalización del organismo operador del agua.

El tiempo lo tienen encima, es esta semana o quizá nunca y el Gobierno del Estado lo sabe.

El proyecto de pasar a la iniciativa privada el manejo del agua en Guaymas, Empalme y Vícam tiene los días contados, por ello la gobernadora del Estado no ha escatimado esfuerzos en preparar el terreno para que esta semana, los cabildos de Guaymas y Empalme aprueben la municipalización del agua para posteriormente entregarlo a la Iniciativa Privada.

O sea y en pocas palabras, no pudieron con el paquete. Ya pasaron tres años y la desaladora nomás no. Y la promesa empeñada de resolver el problema del agua para estos municipios tampoco se cumplió.

Lo más fácil entonces es entregar a empresarios el agua de los guaymenses y los empalmenses, como hace doce años se entregó la basura, y seguramente en el próximo trienio se entregará el alumbrado público.

A seis días de que de que Lorenzo De Cima Dworak y Carlos Enrique Gómez Cota dejen sus cargos, la petición es que convoquen a sesión de cabildo para que por mayoría sea aprobado el proyecto.

Una vez aprobado el proyecto se entrega a la Iniciativa Privada, quien está deseosa de hacer negocio con el agua que durante décadas nos han regateado a los guaymenses y empalmenses.

Lo he dicho en los últimos meses, este año como nunca se agudizó el problema del agua en ambas ciudades conurbadas. No quiero pensar que fue a propósito y que el plan era generar simpatías al proyecto de privatización del agua potable para así justificar que sea entregada nuestra agua a empresarios que sin duda harán negocio con ella.

La municipalización vía fast track para dar paso después a la privatización tiene que salir antes de que se apruebe en el Senado una iniciativa de Ley que propuso Martín Batres precisamente para prohibir la privatización del agua en México.

En su iniciativa el presidente del Senado estableció que la gestión del agua será pública y sin fines de lucro.

“Queda prohibida la celebración de contratos con particulares así como el otorgamiento de concesiones totales o parciales para operar, conservar, mantener, rehabilitar, modernizar o ampliar la infraestructura hidráulica y la prestación de los servicios asociados a esta, tampoco se otorgaran concesiones o contratos para proyectar, construir, equipar, operar y mantener a infraestructura hidráulica o para prestar los servicios asociados a esta, queda prohibido que un particular realice actos de administración y comercialización del agua potable, queda prohibida toda forma de privatización de la gestión del agua”.

Por ello es ahora o nunca. El madruguete a la iniciativa del senador por MORENA, Martín Batres se tiene que dar ya.

Antes del viernes, sino es que este miércoles  se estará citando a los cabildos de Guaymas y Empalme para que aprueben la municipalización. La iniciativa privada está lista para meterle hartos millones de pesos al negocio del futuro.

El proyecto ya está listo, incluye que el gobierno del Estado liquide a los dos sindicatos que tiene. Y es que es obvio que los empresarios no querrán lidiar con sindicatos y menos con el de la CTM. En el proyecto no se contempla San Carlos ya que a petición de los empresarios turísticos, allá el organismo seguirá siendo público. Perro no come perro, dice el dicho.

La premura del tiempo los ha hecho titubear, todavía hasta el viernes el proyecto iba, ayer domingo ya no iba y este lunes que si va. Saben que se están aventando un tiro y lo peor de todos es que es a espaldas de los guaymenses y de los empalmenses.

En Guaymas Lorenzo De Cima no va a batallar en conseguir la mayoría que requiere en cabildo.

Los ocho fantásticos, los honestos, los inteligentes, los que siempre se han manejado con responsabilidad y cordura, no le van a decir que no a su gobernadora.

Jimena Jaramillo Pérez, Enrique Hudson, Rodolfo Lizárraga, Alfonso Uribe Corona, Rubén Contreras Herman, Eduardo González Gaxiola, Antonio Dórame, Raúl Sánchez Almeida y agregados, gustosos darán el SI al proyecto del Gobierno del Estado.

No los verá desgarrarse las vestiduras como lo hicieron con la intentona de la actual administración de privatizar el alumbrado público.

Y como oponerse si algunos de ellos se refugiarán en dependencias estatales una vez concluido su nefasto paso por el cabildo guaymense.

¿Pero a cambio de qué Guaymas y Empalme van a abrir paso a la privatización del agua? Guaymas a cambio de que el Gobierno del Estado pague 13 millones de pesos que debe de prediales. Y en Empalme a cambio de impunidad.

Si no sucede otra cosa esta semana se concreta la privatización del agua en Guaymas y Empalme.

Si de verdad le tienen temor a Dios, van a dejar por la paz sus negras intenciones.

Y entonces una vez aprobada en el Senado la iniciativa de Martín Batres, al Gobierno del Estado no le quedará más opción que seguir cargando con la ineficiente, corrupta e incompetente CEA.

La CEA ha sido históricamente caja chica del PRI, pero también del PAN. De dónde cree que salieron los recursos para hacer diputado a Manuel Villegas, por ejemplo. 

P.D Viniendo la iniciativa del Gobierno del Estado no espere amigo lector que el tema este en la agenda de los medios locales.