NOTICIAS

Bajo un árbol de mezquite y con cuaderno en mano, niños de la invasión El Guayacán asisten a clases presenciales gracias al movimiento ‘Unidos por una causa’, quienes ofrecieron ayuda a aquellos estudiantes que no cuenten con televisión en casa en Hermosillo, Sonora.

“Somos un movimiento fundado en el 2017 que empezó viendo las diferentes necesidades que presentan en la sociedad, debido a la falta de dinero. El proyecto ‘La escuelita de mi barrio’ surgió a raíz de que muchos niños de la comunidad no contaban con televisión en casa o no entendía muy bien lo que estaban transmitiendo por el canal. Hay muchos maestros que no están trabajando y querían ayudar. Así fue como tomamos la iniciativa de buscar maestros voluntarios y colocarlos en diferentes barrios que ayudaran a los estudiantes”, comentó Humberto Gómez, director del movimiento, en una entrevista telefónica con EL UNIVERSAL.

El joven sonorense explicó que las clases se estarán impartiendo en diferentes barrios de la localidad, una vez que se vayan sumando más profesores. “Estas clases presenciales se estarán impartiendo en diferentes barrios que cuenten con rezago social”.

“En este proyecto participan seis profesores y aún hay más que se quieren sumar a esta iniciativa, pues niños de secundaria y de preparatoria necesitan de mucho apoyo. Los maestros lo hacen de forma voluntaria sin recibir nada a cambio”, aseguró Humberto.

Asimismo, detalló que en la primera clase se presentaron varios niños de diferentes edades. “Hasta el momento hemos tenido 25 niños de diferentes edades, tanto de primaria como de secundaria. Ellos están muy contentos y con ganas de aprender”.

“Las clases son de 8:00 horas a 11:00 horas por cuatro días a la semana, y se llevan a cabo bajo un árbol de mezquite, pues en la zona hace mucho calor y tratamos de que el sol no moleste a los estudiantes”, agregó el sonorense.

Por ello, puntualizó que los niños se encargan de llevar los materiales de apoyo; sin embargo, lamentó que muchos niños no cuenten con cubrebocas. “Los estudiantes llevan consigo un cuaderno, lápiz y borrador, pero muchos no cuentan con cubrebocas, por eso mismo estamos buscando la manera de que nos apoye la localidad con cubrebocas y gel antibacterial”.

El director del movimiento expresó que han recibido comentarios positivos por esta iniciativa, pero también algunos comentarios desafortunados. “Hemos recibido comentarios positivos, pero también uno que otro negativo debido a que nos piden la sana distancia”.

“Gente nos ha escrito para apoyar llevando comida, bolsas con ropa para brindar a los niños, cuadernos y material didáctico. En general recibimos muchas felicitaciones”, dijo el director.

Finalmente, Humberto invitó a la sociedad a que se sumen y hagan esfuerzos para que más niños que, se encuentren en la misma situación, puedan tener las mismas oportunidades de aprender. “Estamos muy contentos por lo que se está logrando. Vivimos en una sociedad que necesita trascender el egocentrismo, las envidias y ser más solidarios. No por lastima, sino por sabiduría”.

“Hay gente buena, gente mala. Gente que le interesa y a la que no le interesa, pero queremos cambiar la percepción de la sociedad y seguir ayudando a las personas más necesitadas”, concluyó.

 

 

El Universal