NOTICIAS

Durante una plática con Pau Ricomà Vallhonrat, alcalde de Tarragona en Cataluña, la alcaldesa Celida López fue enfática respecto a la postura del Ayuntamiento de Hermosillo ante la actual crisis sanitaria, en el sentido de que una situación tan grave amerita acción y toma de decisiones pensando en el bien de la comunidad, aun a costa de crear polémica o críticas.

Reconoció que optaron por acciones fuertes para promover que el mayor número posible de personas se resguardaran en su casa y aseguró que ese propósito se logró, a pesar de las naturales resistencias por parte de quienes no estaban de acuerdo con el confinamiento.

Con las frases “Prefiero pedir perdón por tomar medidas exageradas, a pedir perdón por no haberlas tomado” y “estoy satisfecha de estar haciendo lo que creemos que debemos de hacer”, matizó la Presidenta Municipal de Hermosillo su diálogo con su homólogo de la ciudad de Tarragona.

“Yo estoy seguro que los ciudadanos de Hermosillo es lo que quieren, que la alcaldesa los defienda, delante de quien sea, es lo que esperan los ciudadanos de su comunidad”, expresó Pau Ricomà.

A través de una plataforma digital, ambos gobernantes consideraron las pruebas rápidas de detección como una valiosa herramienta para impedir los contagios masivos, de forma paralela a las prácticas ya mundialmente avaladas como son el uso de cubrebocas, sana distancia, sanitización de espacios y lavado frecuente de manos.

Reconocieron que independientemente de las particularidades de sus respectivas formas de gobierno, en sus comunidades estos protocolos llegaron para quedarse como parte de una nueva normalidad, no solo en el entorno de las actividades productivas sino en cada hogar.

El alcalde de Tarragona relató que durante la etapa crítica de la pandemia en aquella ciudad incluyeron en la restricción de la movilidad urbana al transporte público, por reconocerlo como un detonante de transmisión masiva del Covid-19, y esa medida fue tan rigurosa que incluyó el bajar de las unidades a quienes no justificaran una actividad esencial como razón de su traslado.

 

 

 

 

La Voz del Pitic