NOTICIAS

Tras ser hallados los restos de 10 personas que habían desaparecido días antes en el municipio de Cuitzeo, Michoacán, la Procuraduría General de Justicia del Estado de Michoacán, inició una indagatoria.

Los restos de los hombres fueron hallados calcinados dentro y fuera de una camioneta localizada en las cercanías de una zona donde hay muchos ductos de petróleos que recurrentemente son saqueados por grupos delincuenciales.

La primera versión fue un ajuste de cuentas entre dos grupos rivales de saqueadores de combustible de Petróleos Mexicanos; sin embargo, conforme avanzó la indagatoria y de acuerdo con los testimonios que recabó la Fiscalía de vecinos y gente que estuvo en la Hacienda donde fueron llevados estos hombres, se concluyó de que fue el alcalde del municipio de Álvaro Obregón y cinco de sus policías, quienes los desaparecieron, sacrificaron, calcinaron y abandonaron.

La investigación de la Procuraduría estatal, también reveló que fue el alcalde Juan Carlos Arraygue, del PT, quien ordenó a los policías llevarse, matar e incinerar a estas diez personas, entre ellas tres menores de edad, por lo que sería el autor intelectual, aunque no participó en el ' levantón'.

Por tanto, a las 18:00 horas de este lunes, tanto el alcalde como sus policías ingresaron al penal de mediana seguridad de Mil Cumbres como presuntos responsables de este asesinato en contra de particulares. 


Sin embargo, hasta el momento, la Procuraduría estatal no da a conocer por qué el alcalde habría ordenado levantar a estos diez hombres. 


Por su parte, el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, se comprometió a no bajar la guardia hasta que regrese la paz al estado y el procurador Martín Godoy reiteró que no habrá espacio para la impunidad.

Con información de Radio Fórmula