NOTICIAS

De no haber cambios importantes en la manera de enfrentar la pandemia de Covid-19, en octubre o noviembre el país enfrentará una situación catastrófica en la temporada de los virus estacionales invernales respiratorios, advirtieron especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Alejandro Macías Hernández, integrante de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus, y Laurie Ann Ximénez-Fyvie, jefa del laboratorio de genética molecular, de la Facultad de Odontología, advirtieron que la pandemia continúa con un alza preocupante en el número de contagios, lejos de la meseta y estabilización planteada por las autoridades del sector salud.

Los investigadores insistieron en que debe haber un cambio sustancial en la estrategia gubernamental, que incluya no sólo la aplicación de un número mucho mayor de pruebas de Covid, sino también detección oportuna de los contagios, aislamiento de los casos positivos y cuarentena de los contactos. No hay, hasta ahora, control de la pandemia, coincidieron en entrevistas por separado.

Hacer más pruebas sólo por hacerlas no tiene ningún sentido. Hay que lograr que estos resultados estén rápido, porque eso significa que vas a poder detectar los casos y evitar la propagación; se debe buscar a los contactos y mandarlos a aislamiento, y a los positivos tenerlos en cuarentena. De nada sirve hacer pruebas y entregar los resultados una semana después, como se hace en muchos lugares, dijo Macías Hernández, quien fue encargado de conducir la comunicación oficial durante la crisis de influenza A H1N1, hace más de una década.

También discrepó de las afirmaciones de que la epidemia se encuentra ya en la meseta. No lo veo así, dijo.

Los casos positivos y su porcentaje, que siguen siendo muy altos, advirtió, indican la verdadera intensidad de emergencia, con un creciente número de contagios diarios.

Por su parte, Ximénez-Fyvie señaló de manera tajante que de no haber cambios, el panorama se presentará todavía más sombrío. Ya en unos días estaremos llegando a más de 50 mil muertes, sabiendo que la cifra está subestimada, destacó.

La perspectiva no luce nada bien; tenemos un panorama muy sombrío hacia adelante. Este mes y septiembre van a ser decisivos. Si nada cambia en estas semanas, nos vamos a ver en una situación muy precaria, y seguramente catastrófica, al entrar a la temporada de los virus estacionales invernales respiratorios, como la influenza. Esto va a venir en octubre-noviembre, alertó.

Además, estimó que a esta situación, ya grave en sí misma, se sumarán todas las atenciones médicas que se han postergado durante estos meses a causa del Covid-19, que seguramente no podrán posponerse más. Ahí están las cirugías ya planeadas, tratamientos oncológicos y atención de diversas enfermedades que han quedado pendientes.

 
 
 
 
 
 
La Jornada