NOTICIAS

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Ensenada, Baja California rechazó cualquier restricción a la venta de alcohol por parte de las autoridades estatales y puso como ejemplo lo que ocurrió en Sonora con dicha medida.
 
Carlos Ibarra Aguilar dijo que en caso de prosperar la disposición administrativa en esa ciudad, más que reducir la movilidad social, sólo generará la comercialización clandestina y terminará dañando más la economía de las negocios debidamente establecidos como ocurrió acá.
 
Mencionó asimismo que en Sonora las prohibiciones de la venta de alcohol tuvieron el efecto contrario a la reducción de la pandemia, pues las personas al aglomerarse en los sitios donde se vende -principalmente cerveza-, generaron un mayor número de contagios.
 
El problema, dijo, se está presentando principalmente en los establecimientos que venden bebidas alcohólicas en envase cerrado y una “Ley Seca” afectaría a restaurantes y hoteles que no están incurriendo en ninguna práctica indebida.
 
Una prohibición, generaría además que se empiece a traer bebidas embriagantes de Estados Unidos o de otros municipios y a comercializarlas en forma clandestina lo cual provocaría daños a la economía de los comercios formales.
 
Concluyó que algunos restaurantes y hoteles locales han reiniciado parcialmente sus actividades acatando estrictos protocolos sanitarios y aplicar una “Ley Seca” genérica afectaría este esfuerzo en medio de una severa crisis económica de ambos sectores.
 
 
 
 
 
 
 
 
Dossierpolítico