NOTICIAS

Mientras en Guaymas y Empalme unos 15 perros han sido reportados desaparecidos a causa de los cohetes del 24 y 25 de diciembre, en Monterrey un perro murió de un paro fulminante.

A continuación la carta de despedida que escribió su dueño en redes sociales.

Estamos muy tristes, Rufito amaneció sin vida en el patio de la casa por un paro fulminante, nos dicen, a causa de la pirotecnia de anoche. La impotencia de no poder hacer nada es grande. Y no pude dejar de escribirlo.

Porque Rufo era un perrito especial?

Porque nadie nos lo regaló, no lo compramos, mucho menos lo elegimos entre el más sano ni el más bonito, casi podría asegurarles que Rufo nos eligió a nosotros.

Ésto, porque Rufo era un “perrito callejero” que un día iba a ser atropellado afuera de nuestra anterior casa, lo vimos lleno de garrapatas y pulgas, chuequeaba de una patita, con hambre y sed, pero sobre todo, tal y como se fue el día de hoy: lleno de miedo.

Ese día, le pusimos agua afuera de la casa y algo de comida para que se acercara, su aspecto era tal vez desagradable, pero al verlo supimos que podíamos hacer algo por él. Ni siquiera pensé en usar guantes ni nada por el estilo para cargarlo, más allá de sentir asco por tomarlo, sentimos una oportunidad de salvarle la vida.

Lo llevamos al veterinario, lo medicaron, le pusieron vacunas, le cortaron el poco pelo que tenía y me pregunto el veterinario: “Se piensa quedar con él? O que hacemos?” Y le dije: “claro! Lo vamos a cuidar!” Total, nos prometieron que iba a estar bien, y así es como llego a formar parte ya de nosotros.

Todos los cuidados si, pero más bien todo el amor que sintió en casa yo creo que fue lo que pudo sacarlo adelante y vivir con nosotros a partir de aquel 11 de Agosto del 2015 y hasta el día de hoy.

De verdad amigos, hagamos conciencia, yo sé que es imposible impedirlo, pero hay maneras de que la pirotecnia no afecte tanto en los animalitos. Yo desconozco del tema, pero amigos animalistas expertos nos cuentan que les afecta de tal manera que les puede provocar la muerte, como en el caso de Rufito.

Hoy nos tocó a nosotros en nuestra mascota. Compartan y difundan para concientizar que al menos en este fin de año sean menos los perritos que sufran a consecuencia de lo mismo. Son seres vivos, sienten y sufren... y créanme que no lo merecen.

Mucha gente critica del porqué se trata a un perrito como a un miembro de la familia, no entraré en detalles ni polémicas, sólo puedo decirles que la gente que conozco que cuida de ellos y que ve por ellos, son personas diferentes al resto, gente extraordinaria de los cuales he aprendido y que aunque criticados, saben dar amor, invertir tiempo dinero y esfuerzo, ahora si, que sin esperar nada a cambio, solo por la satisfacción de ver realizada un obra de bien.

Antes de criticar a quien los consiente tanto, mira a tu interior y ve lo bueno que hay en ti para poder aportar a los demás; porque las críticas, la apatía y la insensibilidad cualquiera las lleva consigo, y por consecuencia, te hace un ordinario más.

Gracias por los buenos momentos mi Rufles, ya no te veremos más, pero créeme, todo valió la pena, hasta lo más mínimo por ti. Voy a guardar tu bonita casa, la voy a seguir lavando muy bien, por si derrepente te escapas, como te me escapabas a mi, y regresas a pasar por lo menos una noche... tú lugar jamás nadie lo ocupará.

Abran la puerta del patio!!! Dejen que se salga mi Rufo!!! Córrele campeón y ve a divertirte en grande... no, no voltees, hoy no voy a seguirte, hoy ya no iré por ti para que te metas, hoy ya tu camino no tiene regreso a casa, te prometo que no... hoy vuelves a ser libre.

Feliz Viaje.