INICIO
Detienen a sujeto que asaltó a un taxista

Detienen a sujeto que asaltó a un taxista

La oportuna intervención de los policías de proximidad social comisionados en el sector sur de...

Muere paisano en accidente de tránsito en libramiento de Empalme

Muere paisano en accidente de tránsito en libramiento de Empalme

Un hombre perdió la vida y otro más resultó lesionado cuando sufrieron un accidente mientras...

Aprueban ley que prohíbe delfinarios en el país

Aprueban ley que prohíbe delfinarios en el país

Con 242 votos a favor y 190 en contra, la Cámara de Diputados aprobó en lo general y lo...

Acusan a empleado de tienda departamental de presuntos abusos deshonestos contra menor

Acusan a empleado de tienda departamental de presuntos abusos deshonestos contra menor

Un empleado de  una tienda departamental del centro de la ciudad fue denunciado y detenido por...

Delfinario de Sonora está a salvo

Delfinario de Sonora está a salvo

La bancada priísta sonorense, en acuerdo con la Gobernadora Claudia Pavlovich, solicitó una...

La Viña del Señor

Cuando en el 2000 se dio la alternancia por la derecha y el presidente emanado del PRI dejó ser aquel cacique de caciques o monarca sexenal del que hablaba Daniel Cosío Villegas, muchos creyeron que la democracia –liberal, por supuesto— había tomado carta de naturalización en México, luego del megafraude electoral de 1988, que entronizó el neoliberalismo con Carlos Salinas de Gortari.

Pero no, a 17 años de la victoria de Vicente Fox y 12 años de panismo en el gobierno federal y cuatro y cacho de peñanietismo, la rentabilidad social de los políticos está por los suelos.

La democracia mexicana es una de las más caras del mundo, que ya ha salido siete veces más que el Plan Marshall destinado para la reconstrucción de Europa después de la Segunda Guerra Mundial y la clase política una de las más corruptas y cínicas. De 1995 a 2015 se contabilizaban más de 400 mil muertos en el país producto de la violencia que ya amenaza convertirse endémica y actualmente se cuentan once carteles asolando al país.

En ese escenario de veras que hay que ser valientes para enfundarse la casaca de priísta o hay que tener nervios de acero para presumir militar en la otrora aplanadora.

“Del pequeño priísta que todos llevamos dentro” de que hablaba Carlos Castillo Peraza, a los tiempos de la alternancia en todos los niveles de gobierno, cuando ante la falta de presidente fuerte acorde, sostiene Luis Javier Garrido en su libro “El partido de la revolución institucionalizada”, a los diseños de “El Turco” Plutarco Elías Calles, quien tomó como ejemplos al PCUS (Partido Comunista de la Unión Soviética) de Stalin y el partido nacionalsocialista (nazi) de Hitler, ambas grandes corporaciones de masas, buscó crear la perfecta maquinaria electoral para calmar las ansias caudillistas de los generalotes que a punta de pistola –hoy es a punta de despensas y de apoyos-- se disputaban el acceso al poder, la decepción democrática va en aumento. Al final el PRI, perfeccionado por Lázaro Cárdenas, que lo transformó en partido de masas, siempre funcionó como una Secretaría de Elecciones del gobierno y durante la friolera de 75 años se mantuvo como partido de Estado.

 

La CONAGO, escuela de rateros

Convertidos a partir del 2000, cuando el PRI perdió la presidencia de la república, los gobernadores se convirtieron en factores de poder y decisión para la gobernabilidad del país.

Cual nuevos virreyes, el federalismo permitió la transferencia de enormes recursos –sin rendición de cuentas-- hacia los estados, lo que les permitió ejercer control sin freno sobre los Congresos locales, alcaldías y demás instituciones del aparato de gobierno –Procuradurías, policías, burocracia, etc. -- bajo su férula, bajo la condición de apoyar las decisiones del centro. Tanto el PAN (2000-2012), como después el PRI, ejercieron un poder sin freno.

Conferencia Nacional de Gobernadores, se convirtió, antes del Pacto por México, en una instancia, en donde se hacía valer la patente de corso.

Y hoy en que hay 8 gobernadores presos, 2 “juyidos”, 5 bajo investigación y otros 5 ya han pisado el bote por diversas circunstancias, hacen ver que el mal desempeño de estos, puede deberse, como sostiene el historiador Héctor Aguilar Camín, a un incorrecto diseño institucional que ha vuelto el robo de los recursos públicos en algo “institucional”.

Actualmente, el profe Humberto Moreira, detenido y liberado en España, Roberto Sandoval, gobernador de Nayarit, cuyo fiscal gringo Edgar Veytia, “El Diablo”, bajo proceso por narcotráfico en Estados Unidos y quien financió la campaña de Jaime Rodríguez “El Bronco”, así como Javier Duarte, “El apestosito”, como lo apodaban en la Ibero cuando cursaba su carrera, por su poca propensión al baño y Tomás Yarrington, quien dio carta libre en Tamaulipas al Cártel del Golfo y a los Zetas, esa maquinaria sanguinaria integrada por kaibiles y desertores de las fuerzas especiales del ejército, se han convertido en referente obligado de lo peor del sistema priísta.

 

Alternancia sonorense

En Sonora, el PRI ha sufrido altibajos. En 1997 cuando todavía gobernaba la entidad Manlio Fabio Beltrones, se vivió la alternancia a nivel municipal. El PRD se hizo de municipios de Empalme hasta Navojoa.

Entonces, la consigna fue clara: “Cuiden la elección de gobernador, lo demás no importa”, dice la leyenda urbana comentó a sus íntimos Roberto Sánchez Cerezo, secretario de gobierno, actualmente en el Infonavit. Y así se hizo: Armando López Nogales, se impuso en la contienda.

De 2003 al 2009, con Eduardo Bours, se habló de un PRI-Sonora, para distinguirlo del PRI nacional presidido por Roberto Madrazo. Este partido fue manejado con tintes imperiales en donde todo lo que oliera a Beltrones fue excluido. En 2009 se da la primera alternancia con el PAN de Guillermo Padres y en 2015, la segunda alternancia con el retorno del PRI a palacio de gobierno con Claudia Pavlovich, bajo la guía de Manlio.

 

Guaymas, sin el PRI

El PRI de Guaymas, ha aportado, para bien y para mal, algunas de las personalidades políticas más influyentes en su historia. Aquí nació su fundador, el general y jefe máximo de la revolución –robolución, llegaron a llamarla-- , Plutarco Elías Calles y de sus filas salieron personajes como Oscar Ulloa Nogales “El General”, líder petrolero, alcalde y diputado; Florentino López Tapia “El Cabezón”, líder cooperativista, alcalde y diputado, que con dinero de la Federación de Cooperativas Sur de Sonora financió las campañas al senado de Luis Donaldo Colosio –quien alguna vez andando de gira proselitista en el restaurant El Chukani de don Jesús Cambustón deleitó a la concurrencia con sus dotes de bohemio-- y Beltrones en 1988, así como los empresarios Julio Ramón Luebbert Duarte, ya finado y Marco Antonio Llano Zaragoza “El Morroño”, padrinos de alcaldes y demás ralea política, en algún momento se convirtieron en cabezas de la hidra tricolor en el municipio con ramificaciones en otras fuerzas políticas locales.

El expartidazo también fue semillero de una cauda de políticos y grillos a granel, aunque lejos quedaron los tiempos de figuras que nutrían la simiente priísta como Leonardo Dévora, “El Cenizo”, pionero y decano en las mapacherías electorales; ideólogos como Jaime Escobar, “El Tigre” o líderes de fuste como Candelario Flores, “Don Cande” o “El Charrasqueado”, de la Vieja Guardia Priísta, quien se ostentaba como empresario de la masa y la tortilla y quien en la elección de 1988, cuando Don Flor buscó la alcaldía le sobró una urna, misma que no pudo entregar por haber cerrado las casillas.

Actualmente, el PRI porteño vive una de sus peores crisis. El exalcalde Antonio Astiazarán, buscó convertirlo en su ariete político y logró colocar como presidentas a Lorena Garibay Ulloa y a Susana Corella y Otto Claussen, puso a Manuel Ibarra, a quien consoló con la obra del Mercado de Mariscos de alrededor de 15 millones de pesos, luego de su salida de la tesorería. María Teresa Tapia, “La Machi”, llegó de rebote a la presidencia ante el vacío dejado tras la salida de Ibarra y de ahí pasó a la Oficialía del Registro Civil de San José.

Otto Claussen, en su momento recibió reclamos por parte de líderes del partido por gobernar sin este o con puro funcionario golondrino y sin identificación tricolor.

Otros personajes han decido abandonar por diferentes razones su militancia. “El Cachorro” Marcos Ulloa, primer presidente emanado de un proceso abierto y el hotelero Sergio Carlos García, se sumaron a Movimiento Ciudadano. El ingeniero José Ordaz Aguiar, un cetemista de cepa –¿sepa cuándo?—salió de sus filas y se mantiene grillando en sus alrededores. Manuel Villegas, decidió irse a trabajar con Roberto Romero López, entonces hombre fuerte del padrecismo.

En honor a la verdad, ni Walter Décima, candidato fracasado al diputación local en 2015, ni los regidores Jimena Jaramillo, Rubén Contras Hermman y Alfonso Uribe Corona, “El Arañita” cuentan con trayectoria priísta. Fueron reclutados por el Otto y fueron dejados sembrados en cabildo para cuidarle las espaldas. Eso se ve a leguas.

Reelección para el 2018

La sola posibilidad de que diputados, alcaldes y regidores, puedan ser reelectos para el 2018, ante la solicitud del PAN de eliminar un transitorio que alargaba esa posibilidad podría cambiar el actual panorama político en la entidad.

Así, algunos alcaldes y diputados, hacen planes ante ese escenario.

En Guaymas, es sabido los regidores del PRI son guardianes de los intereses de Otto Claussen; Rodolfo Lizárraga, “El Fofo” actúa como vocero de PASA, una vez que abandonó las filas del Movimiento No al Gasolinazo, que sirvió a gentes como Roberto Palafox, “El Pipas”, como proyección y para encandilar incautos y ofrecer como proyecto el 2018, cuando en realidad sirve a su verdadero amo; José María Cházaro y Porfirio Villa Brito, del diputado local Manuel Villegas y Marcos Ulloa Cadena y el profesor José Guzmán, hacen su propio juego grilleril.

Así las cosas, la reelección que se anuncia, vine a sumarse a la retahíla de malas noticias para los ciudadanos, que nunca han dejado de ser tratados como súbditos por quienes en teoría debían de estar a su servicio.

Y uno que creía, que ya había visto todo…