INICIO
El reality de Frida Sofía o la desmesura mediática de Televisa

El reality de Frida Sofía o la desmesura mediática de Televisa

Jenaro Villamil/Proceso De la tragedia ocurrida en el Colegio Enrique Rébsamen, donde han...

Operador de C4 en Sonora asiste exitosamente tercer parto vía teléfono

Operador de C4 en Sonora asiste exitosamente tercer parto vía teléfono

Por tercera vez en el año, operadores del Centro de Control, Comando, Comunicación y Cómputo (C4)...

Tiroteo en Las Vegas: el padre del atacante fue uno de los 10 delincuentes más buscados del FBI

Tiroteo en Las Vegas: el padre del atacante fue uno de los 10 delincuentes más buscados del FBI

Stephen Paddock, el atacante de Las Vegas, era un multimillonario que invertía en el sector...

El dólar llegaría hasta los 25 pesos con el fin del TLCAN

El dólar llegaría hasta los 25 pesos con el fin del TLCAN

Además de un tipo de cambio en ese rango, la firma británica Capital Economics prevé que el...

Recupera su auto pero pierde 400 dólares

Recupera su auto pero pierde 400 dólares

Águeda Barojas Ontiveros La Policía Municipal de Guaymas encontró en estado de abandono un...

Recupera Policía objetos robados y papeleta de empeño

Recupera Policía objetos robados y papeleta de empeño

Águeda Barojas Ontiveros Una televisión plasma, una puerta de tambor y una papeleta del empeño de...

La Viña del Señor

El lunes al filo de las dos y media de la tarde, al punto del cierre de las oficinas, el exalcalde Otto Claussen Iberri, se hizo presente en la semiclandestinidad por rumbos de la Contraloría municipal, para preguntar sobre los “pendientitos” en la dependencia.

Al ojiverde no se vio sobradón, ni derrochando seguridad como antes, ahora su semblante decía más de mil palabras. Su rostro lucía sombrío y con visos de preocupación. Ni la presencia de su abogado de cabecera a su lado, Francisco Javier “El Chuquito” Carrasco, le trajo tranquilidad. A flor de piel transpiraba inquietud. Es más hasta temeroso se le notó. Y no era para menos ante los cuatro procedimientos administrativos encausados en su contra por su maldito proceder como alcalde de Guaymas. Y los que vienen.

Ahora sí sintió pasos en la azotea y la tierra que pisa se convirtió en arenas movedizas.

Se queda sin red de protección

La estratégica reunión a puertas cerradas del alcalde Lorenzo de Cima Dworack, con los hombres del dinero del puerto, sin duda representa un golpe seco en la nuca en contra de sus más enfermos detractores, que aunado a la salida del tesorero Arturo Lozano, traerá consigo un reacomodo y una nueva correlación de fuerzas al interior de la administración municipal.

El acto con lo más granado de la élite empresarial presente, nada tiene que ver con la cómica agrupación de empresarios de todos los municipios del estado que preside Ignacio “Nacho” Velarde y dirige Hugo Efrén “Slim” Márquez.

A los empresarios les interesa contar con seguridad y estabilidad política en el municipio y que prive una buena imagen del principal asentamiento de sus negocios. De ahí su interés por concurrir al evento al que fueron convocados.

Así, en un abrir y cerrar de ojos, el Otto, se quedó sin red de protección política ante el cúmulo de fechorías que se le achacan y que fueron expuestas con pelos y señales y que tienen al ayuntamiento en virtual quiebra técnica. Su orfandad se asemeja por la experimentada por el gobernador de Nayarit Roberto Sandoval, ante la salida del PRI de su padrino Humberto Moreira y la detención del fiscal sicario nayarita Edgar Veytia, en Estados Unidos.

En el recuento de los daños desfilaron, la privatización del servicio de limpia con el Toño Astiazarán, que tiene prácticamente de rodillas a la comuna ante la empresa PASA; la deuda de las luminarias con César Lizárraga y el crédito de 365 millones del Alemán, contraído cuando según el ISAF, las arcas municipales estaban insolventes. Tres acciones que Manuel Acosta “El Maloro”, se aventó de un jalón allá en la capital y que al alcalde de Cajeme Faustino “Tinito” Félix, lo enfrentó con el todopoderoso grupo de los Bours.

Con esa jugada, Lorenzo, descalzonó al “exbelicoso” exalcalde y de paso puso contra la espada y la pared al Alemán, identificado como uno de los principales instigadores de la grilla a través del grupo edilicio del PRI y sus aliados externos.

A la cita concurrieron 19 invitados, entre ellos “El Morroño” Marco Antonio Llano Zaragoza, jefe político del PRI local y padrino de varias generaciones de alcaldes guaymenses tanto tricolores como blanquiazules; el dueño de los Ostioneros, Rogelio Sánchez de la Vega; Octavio llano, de la aristocracia sancarleña; Félix Tonella Luken, de maquilas Tetakawi, impulsor del proyecto político maquilador para Guaymas en el 2018; Luis Caballero Pavlovich, desarrollador de San Carlos; Francisco Uribe Maytorena; Carlos Zaragoza De Cima; Juan Dworack Robinson, académico del ITMAR; Esteban terrazas Aguirre, líder de los comerciantes; Santiago Zaragoza Gaxiola, mentor del PAN y agricultor; Eduardo Melicoff; Antonio de la Llata, dueño de Productos Pesqueros y el notario Alfredo Ortega.

Cuidar la sucesión

En Guaymas, la caballada luce escuálida y de cara a las próximas pizcas electorales han aflorado un sinnúmero de precandidatos dispuestos a sacrificarse por la mano de doña Leonor y por lo pronto se apuntan “El Nacho” Velarde, Librado Navarro y Oswaldo García Cisneros en MORENA; Sergio García en Movimiento Ciudadano; Susana Corella en el PRI y Manuel Villegas Rodríguez, por el partido que “caiga”, y la eterna perdedora, la ex alcaldesa Sara Valle,  los empresarios han salido –debe suponerse-- a dar la cara para prevenir el deterioro que toma niveles alarmantes y que a nadie conviene se salga de control.

En el 2018, la cúpula empresarial, habrá de tener mano –nunca han dejado de tenerla-- para influir en la sucesión municipal.

Y si antes se miraba que en cierta o equis planilla de ayuntamiento, se incluían personeros o representantes de grupos o personajes ligados a los negocios, hoy, las circunstancias ameritan su acción directa. La especie de autodefensa empresarial, va.

La democracia, como puede fácilmente comprobarse, por sí sola, no ha logrado abatir los grandes problemas nacionales… y la corrupción y la impunidad son de ellos.

Por lo que se ve, el futuro del municipio está en juego… y la apuesta es riesgosa… pero necesaria, diría el clásico.

Y la descalzonada a Otto Claussen, puede ser el principio del fin de los abusos de poder…. ¡¡¡Ojala!!!!