INICIO
El dólar llegaría hasta los 25 pesos con el fin del TLCAN

El dólar llegaría hasta los 25 pesos con el fin del TLCAN

Además de un tipo de cambio en ese rango, la firma británica Capital Economics prevé que el...

Conagua pronostica descenso de temperaturas en Sonora

Conagua pronostica descenso de temperaturas en Sonora

La Comisión Nacional del Agua (Conagua) informó que una baja presión ocasionará un descenso en las...

Fue a cobrar vales de Deportenis y terminó golpeando a un vecino

Fue a cobrar vales de Deportenis y terminó golpeando a un vecino

Un vecino del fraccionamiento Atardeceres resultó con fractura en la nariz luego de que un sujeto...

Amparos frenan operación de 4 nuevos gasoductos

Amparos frenan operación de 4 nuevos gasoductos

En Sonora desde junio la comunidad yaqui mantiene suspendida la obra de la subsidiaria mexicana de...

Trabajadores de CFE buscan a Benjamín hasta por debajo de las piedras

Trabajadores de CFE buscan a Benjamín hasta por debajo de las piedras

Águeda Barojas Ontiveros Esta mañana un grupo de trabajadores de CFE, familiares y amigos,...

Acusan de abuso sexual a conductor de Uber

Acusan de abuso sexual a conductor de Uber

Luego de salir de un antro y solicitar un servicio de Uber, una joven permaneció desaparecida por...

La Viña del Señor

El gasolinazo y su secuela de aumentos de precios de bienes y servicios hizo estallar la ira popular.

Analistas políticos como José Antonio Crespo, sostienen de que este ha sido el golpe político más duro que resiente la administración de Enrique Peña Nieto, pues ni siquiera la matanza de estudiantes de la normal de Ayotzinapan, ni el enfrentamiento con la CNTE por la reforma educativa habían provocado tal enojo y tan fuerte protesta masiva. 

 

Cabañuelas de la ira social

Bloqueos carreteros, tomas de casetas de peaje y oficinas públicas, saqueo de comercios, marchas, protestas en la mayoría de las entidades, boicots al consumo de gasolina, connatos de violencia y enfrentamientos con las fuerzas públicas, son la divisa de los primeros cinco días del año, conocidos como cabañuelas, que según la creencia popular, el clima que prevalezca en cada uno los primeros 12 días regirán el comportamiento de cada uno de los doce meses del resto del año.

El estallido que provocó el aumento en los combustibles y en la energía eléctrica parece imparable y las culpas entre los miembros de la clase política van de un lado para otro. Los panistas juran que ellos no aprobaron la reforma fiscal que aumentó a 43% el IEPyC (Impuesto Especial sobre Producción y Servicios); los pejistas de MORENA niegan que ellos hayan intervenido en la aprobación de las reformas estructurales; los priístas peñanietistas  afirman que no había de otra.

Los gobernadores, que en sus estados son responsables de la gobernabilidad y están padeciendo las presiones del mal humor social y deben lidiar con la más fea han sido los primeros en levantar la voz y convocaron al secretario Meade a reunión de la CONAGO, para que explique su maldito proceder y mandatarios panistas como Miguel Angel Yunes y perredistas como Graco Ramírez, han buscado el deslinde y echar la papa caliente al gobierno federal.

Gasolina a la lumbre

La intervención del presidente Enrique Peña Nieto, para justificar la decisión es que era dolorosa e inevitable y que nada tiene que ver con la reforma energética, mientras daba posesión como titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores a Luis Videgaray, su principal asesor y verdadero poder del trono y por ende el arquitecto de las reformas estructurales negociadas con los principales partidos políticos (PAN y PRD) dentro del marco del Pacto por México.      

Con esa jugada, metió en la carrera presidencial al exsecretario de Hacienda y fortaleció al grupo compacto presidencial conocido como Los Golden Boys, que lo acompañan desde el Estado de México y del que forman parte Aurelio Nuño (SEP), Enrique Ochoa Reza (PRI) y Luis Miranda (SEDESOL) y propinó un duro golpe a las aspiraciones del secretario de Gobernación Miguel Angel Osorio Chong, quien corría por la libre por la candidatura tricolor y un obstáculo incómodo para los fines de Manlio Fabio Beltrones, quien atiza la grilla desde las sombras y tiene a Videgaray como unos de los artífices de la derrota del PRI  del 5 de junio del año pasado para sacarlo de la puja interna.   

¿Fractura priísta?

El gasolinazo ha puesto en evidencia como daño colateral el enfrentamiento soterrado que existía dentro del bloque gobernante y su partido.

Así, las posturas críticas a la medida como las de la gobernadora Claudia Pavlovich de Sonora y Aristóteles Sandoval de Jalisco, reflejan visos de disidencia contra las políticas peñanietistas propias del capitalismo más salvaje a sabiendas que sus gobiernos podrían quedar en la mira de la población encorajinada.

Los comentarios vertidos del exgobernador chihuahuense y actual senador del PRI Patricio Martínez, contra su partido y su dirigente Enrique Ochoa Reza, del grupo compacto del presidente y ha censurado que se haga una administración abultada, costosa e ineficiente y solicitó una reorientación de las posiciones del partido respecto del aumento de los combustibles y pidió actuar sin entreguismos porque el PRI está hecho para proyectos nacionales, no de grupos por más ilustrados que se digan.

A Martínez como a Pavlovich, se les identifica como parte del grupo cercano de Manlio Fabio Beltrones, de ahí que se achaque a éste estar detrás de la rebelión priísta contra Los Pinos.

Así, el enfrentamiento entre quienes se identifican como el Nuevo PRI, que aglutina a los miembros del gabinete y sus afines y aquellos que componen la Vieja Guardia, a la que pertenecen líderes de los sectores del partido, exlegisladores, exgobernadores y gobernadores que ven posible ser perseguidos en el futuro como hoy lo son Javier Duarte o Roberto Borje, a pesar de haber apoyado en su momento las aspiraciones presidenciales de Peña Nieto y para ese grupo Beltrones, es su única garantía de sobrevivencia política.

Imposible reconciliación: Round por round

Mientras los primeros liderados por Luis Videgaray buscan afanosamente quedarse con la candidatura presidencial para el 2018, los segundos pretenden mantener su poder en las estructuras del gobierno en sus regiones y su influencia caciquil en sus zonas de confort.

Si antaño, en los tiempos del partido hegemónico, cuando la competencia electoral no existía y el PRI actuaba como partido de Estado, como el PCUS en la URSS y el Partico Comunista Cubano en la Cuba castrista, el presidente era el cacique de caciques, decía Daniel Cosío Villegas, las disidencias eran impensables.

La tradición fue rota en 1987 cuando la Corriente Democrática irrumpió en el escenario y cuestionó la facultad metaconstitucional del presidente de elegir sucesor.

Y si bien es cierto a Peña, le tocará escoger al candidato presidencial el PRI, no la tiene fácil ante el ascenso de AMLO, la fortaleza del PAN y la posible existencia de una disidencia al interior del partido gobernante, lo cual podría ser el preludio de su entierro político.

Recuérdese que hasta Luis Donaldo Colosio, a pocos días de su ejecución en Lomas Taurinas el 23 de marzo de 1994, optaba por un cambio de timón y en un acercamiento con la izquierda para darle viabilidad al país.