INICIO
Estudio arroja que el PREP sumó 241 mil votos de más a Del Mazo

Estudio arroja que el PREP sumó 241 mil votos de más a Del Mazo

A horas de que se conozca el resultado oficial de la elección para gobernador en el Estado de...

Encuentran grabación de mujer que mató a sus hijos

Encuentran grabación de mujer que mató a sus hijos

La Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX) informó que encontraron...

La historia bélica de Coca-Cola

La historia bélica de Coca-Cola

Coca Cola, la bebida patriótica norteamericana, sinónimo de la lucha contra los enemigos de la...

Detienen a menor con botín

Detienen a menor con botín

Un menor de 17 años fue detenido por la Policía Municipal con varios objetos presuntamente...

Detienen a ocho personas por riña en Niza

Detienen a ocho personas por riña en Niza

Ocho personas fueron detenidas la noche de este sábado por participar en una riña y golpeara a...

Desconocidos ingresan a domicilio en Ocotillo 1 en busca de mujer

Desconocidos ingresan a domicilio en Ocotillo 1 en busca de mujer

Una vecina del fraccionamiento Ocotillo 1 reportó esta noche a la Policía Municipal que a su casa...

Cae construcción en Punta de Arena; queda atrapado albañil

Cae construcción en Punta de Arena; queda atrapado albañil

Un albañil quedó atrapado entre los escombros está mañana en una construcción de la colonia...

La Viña del Señor

Casi desde el inicio de su mandato o puede ser que desde antes, empezó a hacer pública la idea de que el presidente Enrique Peña Nieto era tan incapaz que en la Feria del Libro de Guadalajara, no pudo nombrar tres libros que lo hubieran marcado.

Luego, al internar comunicarse en un acto público en la lengua de William Shakespeare, también se vio fallón y eso nadie lo puede negar. Si no hablas english, pa` qué lo intentas, dijeron algunos acuciosos observadores y el video de tal intento sigue causando hilaridad en las redes.

Democracia fallida

México, siempre ha sido un país presidencialista y que el PRI, más que un partido, es una cultura, es un detalle, que nunca debe olvidarse.

Y mucho menos que la alternancia nunca fue sinónimo de democracia.

En su libro “Liberalismo y democracia”, el pensador italiano Norberto Bobbio, deja en claro que el liberalismo incluye un Estado de pesos y contrapesos para equilibrar el poder y la democracia una forma de gobierno de las mayorías. En México, con escasas referencias, se han aplicado a plenitud ambos modelos.

Por eso durante el Porfiriato se hablaba de la fórmula “mucha administración, poco gobierno”. Actualmente, no opera ninguna, ni otra, cuando los políticos se han negado a usar el poder para el bien colectivo.

Un grupo compacto para tomar el poder

Peña, Videgaray, Enrique Ochoa Reza, Luis Miranda y otros, formaron en el Estado de México a la vera del entonces gobernador Arturo Montiel, un grupo compacto al que se le conoció como Los Golden Boys y que traía a la memoria aquel afamado grupo compacto salinista, integrado por Luis Donaldo Colosio, Manuel Camacho Solís, Pedro Aspe Armella, José Córdova Montoya, Ernesto Zedillo y algunos más, ideado para tomar el poder, en tesis esgrimida por Camacho en su ensayo “Los nudos históricos del sistema político mexicano” publicado en 1977 por el Colegio de México, de ahí la estrategia de Carlos Salinas, de mandar a Camacho, su hermano en la grilla, como jefe de gobierno de la CDMX y a su hijo político, Colosio, a dirigir el PRI.

Después, el mismo Peña, fue hecho gobernador por su tío y de ahí armó una serie de alianzas y complicidades, con medios de comunicación y políticos del PRI como Humberto Moreira, Javier Duarte y demás y del PAN, incluido el presidente Felipe Calderón, quien dejó sola a Josefina Vásquez Mota, para hacerse la presidencia en 2012, llevando como coordinador de campaña al imprescindible Luis Videgaray Caso, hoy convertido en su hombre para domar a Donald Trump.  Tarea esa nada fácil.

Hasta el mismo Manlio Fabio Beltrones, sucumbió ante el embate peñista y en el escenario actual es señalado de impulsar la fractura interna en el tricolor.

No se mueve la hoja del árbol sin la voluntad del señor

En ese punto, nadie en sus cabales podría jurar ante la Biblia, libro sagrado de los cristianos, que dice que “no se mueve la hoja del árbol sin la voluntad del señor”, que Peña Nieto, fuera un incapaz político, porque todo le había salido a la perfección, siguiendo un plan de acenso al poder y orillando a la segunda alternancia.

Lo que vino después es conocido, llegó con tanta fuerza que en un golpe espectacular para legitimarse, como el que le propinó Salinas a Joaquín Hernández Galicia, “La Quina” líder del sindicato petrolero, encarceló a la profesora Elba Esther Gordillo, líder del SNTE y pudo doblegar a la oposición, a la cual “convenció” de cogobernar dentro de un esquema conocido como Pacto por México, dentro el cual negoció con unos y otros y saco avante las reformas estructurales, que hoy hacen agua.

Después estallaron y se destaparon los escándalos de la casa blanca, la masacre de Iguala y sus secuelas en la fallida investigación de la PGR que les costó el puesto a Jesús Murillo Karam y Tomás Zerón, las matanzas de Tlatlaya, Apatzingan y Nochixtlán, el desarme de la autodefensas de Michoacán y el nombramiento de un virrey para esa entidad, la fuga del Chapo Guzmán, la derrota priísta inducida para tronar a Manlio de 2015,  los gobernadores ensuciados de corrupción, la visita de Donald Trump  hasta llegar a la liberación de los combustibles este 2017, que tiene al país molesto.

La actual crisis del gasolinazo ha sacado a flote a lo peor de la clase política como son el caso de Carmen Salinas, de Javier Lozano o el de Susana Corella, quien se ganó a pulso el mote de “LadyNoMeAlcanza”.

Sin embargo medidas como la anterior, ha levanto suspicacias en algunos círculos respecto a una duda razonable: ¿De veras Peña y su equipo político, no sabían el alcance de las alzas incluidas en el paquete económico de 2017? ¿De nada sirven sus doctorados en Harvard, Yale, Cambridge, etc.? ¿O sea que Peña y su gente, de veras creen que la gente se tragó el cuento de que Pemex, la gallina de los huevos de oro se secó solita? ¿O hay un frío cálculo detrás de todo?

¿Y los diputados y senadores de oposición tampoco sabían? ¿O nos quieren ver la cara a los ciudadanos de a pie? ¿O todo responde a un plan bien orquestado para reposicionar al candidato elegido por del dedo presidencial y sus socios?

En su novela “Ensayo sobre la lucidez”, el portugués José Saramago, relata la historia sucedida durante las elecciones municipales de una ciudad sin nombre, en donde la mayoría de sus habitantes decide individualmente ejercer su derecho al voto de una manera inesperada. El gobierno teme que ese gesto revolucionario, capaz de socavar los cimientos de una democracia degenerada, sea producto de una conjura anarquista internacional o de grupos extremistas desconocidos. Las cloacas del poder se ponen en marcha: los culpables tienen que ser eliminados. Y si no se hallan, se inventan.

Esa es la esencia del poder político y entraña del libro clásico “El Príncipe” de Nicolás Maquiavelo, sobre la conservación del poder.

En México, en diversas épocas el poder no ha dudado en usar formar de dominio de todo tipo, como el Batallón Olimpia en el 68; los Halcones en 1971 o la Brigada Blanca durante la guerra sucia y después métodos tan sofisticados como el uso de los medios de comunicación para inducir la opinión pública, el reparto de recursos públicos, la cooptación y extender la corrupción. 

¿En realidad no estaremos ante una puesta en escena estilo Hollywood para preparar las condiciones políticas y sociales favorables para el 2018?

Perfil ideal de presidente

Analistas de la vida política nacional como Lorenzo Meyer y José Antonio Crespo, afirman que el perfil ideal del futuro presidente acorde a las actuales circunstancias internas y externas debe de ser el de un patriota y un nacionalista a carta cabal.

En ese perfil, algunos ven que encaja el dueño de Morena Andrés Manuel López Obrador, quien llama la atención por su pasividad en el contexto del país. Solo Cuauhtémoc Cárdenas, de aquel grupo escindido del PRI en 1987 lanzó su voz.

Para los teóricos del complot, algo raro está pasando en las alturas o en el inframundo de la política nacional.

         Si la candidatura de Luis Donaldo Colosio en 1993 oxigenó al sistema priísta aún después de su ejecución en Lomas Taurinas, dio gobernabilidad a la presidencia de Ernesto Zedillo (1994-2000) con una ayudadita de “El Jefe” Diego Fernández de Cevallos, dio a pie en 2000 a la primera alternancia por la derecha con apoyo de grupos tricolores como el de Elba Esther Gordillo y luego dicha alianza, sellada con gobernadores como Eduardo Bours, llevó a la derrota al Peje en 2006, para que a través del pacto Calderón-Peña, el nuevo PRI regresa a la presidencia.

En ese proceso de sobrevivencia del propio sistema y el bloque histórico que lo domina, en la acepción de Antonio Gramsci, no hay lugar para dudas: el candidato del PRI –quien sea- deberá romper con su sucesor y sus nocivas reformas estructurales, lo cual es fácil habida cuenta el nivel de desaprobación de Peña y proponer un nuevo estilo de gobernar, en la visión de Daniel Cosío Villegas, en “El estilo personal de gobernar”.

O sea el perfil de un Luis Donaldo Colosio, carismático, inteligente, experimentado y bien formado, es decir con huevos, pero vivo. Sería la antítesis del Peña Nieto del 2012.  Apenas así.

Lo anterior complementado, con la propuesta de gobierno de coalición, que de pura casualidad propone Beltrones y de la cual ya casi convence a la izquierda. ¿Otra coincidencia?

El ungido por los dioses, incluso podría provenir, para darle legitimidad de una ruptura interna como la Corriente Democrática, a la que perteneció AMLO y Manlio alienta. ¿A poco la propuesta pejista de amnistía para todos no está a todo dar?

Para nada sería raro un pacto secreto entre las élites: Salinas y el PAN dieron inicios a las “concertacesiones” con los primeros gobernadores blanquiazules y el politólogo Jorge Castañeda destapó el pactos secreto entre Salinas y Cárdenas en su libro “La Herencia”, para permitirle gobernar sin violencia.

La marcha del domingo: la lección del maestro

El domingo fuimos testigos de los alcances del oportunismo a todo su esplendor. Convocada la marcha contra el gasolinazo por maestros jubilados que mangonea a su antojo el profesor Antonio Torreblanca, una liebre muy baleada en los actos grilleriles, supo suplir su falta de trabajo al interior de Morena con una convocatoria a todos los inconformes. La chamaqueada fue evidente, cuando casi del brazo desfiló por la avenida Serdán con el profe José Guzmán, de Nueva Izquierda y su aliado desde que compitió por el Partido Comunista y después en el PRD, donde Guzmán, sigue las sigue cantando con apoyo de Carlos Navarro, compadre de Jesús Zambrano “El Tragabalas” y firmante del Pacto por México.

En la dichosa marcha, con todo cinismo anduvieron el bufón de Mauro Massón y su achichincle Nacho Velarde “El Mataperros”, quienes juntos a Angelita y Víctor Flores, hacen el trabajo sucio a Susana Corella y desprestigian esa lucha. 

Y si los del Movimiento No al Gasolinazo Guaymas, sostenían que su movimiento no se iba a mezclar con interés políticos, deben ser más vigilantes de con quien se juntan. La traición de Massón, debe ser una lección.  Torreblanca, es un animal político, es calladito pero es como la humedad. En 1991 fungió en la Dirección de Acción Cívica del Concejo Municipal panista y en 1999 fue secretario del ayuntamiento con el doctor Vicente Pascual. Las sabe de todas todas y busca llevar agua para su molino. Por algo Sara Valle, nunca lo quiso cercas.

A río revuelto, ganancia de pescadores.

Enseñanza bíblica

Antes de comer ansias, no se nos olvide aquella frase bíblica sin desperdicio, que dice: “Hay que saber interpretar los signos”.

O aquella que sostiene: “No hay peor ciego que el que no quiere ver”.

Diosito, recuérdese, tampoco es tonto.