La Viña del Señor

Si se pensaba que el resultado de la elección del primero de julio había resuelto el reparto del poder en la entidad y puesto las cosas en su lugar, pudiera estarse ante un diagnóstico equivocado y por mucho.

Para aquellos morenistas que creían en su ingenuidad que la entidad ganada por kot al PRI y al PAN y que mandó al asilo al PRD, que hasta el registro perdió, sería un día de campo no previeron la guerra de posiciones que se avecinaba y la lucha campal que estaba a la vuelta de la esquina en el ring sonorense.                                

Habrá quien piense, que a la usanza del viejo PRI, muchos enfrentamientos y pleitos entre políticos estaban más arreglados que las peleas de la AAA o de Golden Boys con sus choques entre el Canelo y GGG, pero a como se perciben los diferendos todo parece indicar que van en serio siguiendo el antiguo adagio que sostiene que el poder no se comparte.                                                                          

Morena vs. Claudia Pavlovich

Apenas apaciguadas las aguas de las campañas la gobernadora pudo a consideración de su aplanadora en el Congreso del Estado, conformada por la fracción tricolor, algunos diputados panistas y el morenista José Angel Rochín, un paquete de reformas a la Constitución estatal y diversas leyes secundarias con el objetivo de neutralizar a la futura mayoría guinda en dicho poder legislativo, lo que alebrestó el avispero pejista.

El aferre de la gobernadora de sacar avante sus iniciativas de reformas a como diera lugar, la llevó al enfrentamiento abierto con los prohombres de Morena en el estado y más allá como el propio Alfonso Durazo, quien se alzó como hombre fuerte a partir de la elección, Lilly Téllez, Jacobo Mendoza, Jorge Taddei Bringas y la futura secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero, quien se comprometió a echarlas abajo por las vías legales.

La negativa de alcaldes electos de la coalición Morena-PT-PES de asistir al encuentro con la gobernadora por órdenes directas de Yeidckol Polevnsky, la mandamás nacional del partido del Peje, fue un primer aviso de que la lucha va en serio y podría ponerse cruenta.

Por eso hay diputados todavía en funciones, como Manuel Villegas Rodríguez (PAN), que andan con la cola entre las patas sin dar la cara a sus electores luego de “vender” o entregar su voto.

Bours vs. Manlio, dos “mitos geniales”

Y aun cuando el resultado electoral afectó tanto al clan Bours como al grupo beltronista entronizado en el gobierno del estado, ni Eduardo Bours, ni Manlio, pudieron con el tsunami morenista que los barrió a ambos a lo largo y ancho dela geografía sonorense.

Por el lado del Yaqui Power, su candidato prianista Toño Astiazarán no alcanzó a colarse al senado, mientras Sylvana Beltrones, lo hizo en segundo lugar, muy lejos de los punteros Poncho Durazo y Lilly Téllez.

El descalabro anterior sin embargo no fue impedimento para que se desatara la guerra entre ambos bandos y fue Lalo Bours, quien abrió fuego en contra de su eterno enemigo a quien achaca haberle hecho la masa aguada en 2009 al complicarle la sucesión al no poder dejar heredero en la gubernatura.

Con ese puñal clavado, el cajemense se fue a la yugular de Beltrones, a quien calificó de puro mito y quien tras la derrota debería retirarse del juego polaco, toda vez que al perder su hija Sylvana, ya no podrá competir por la gubernatura en 2021.

Además, el exgobernador fue enfático y no se midió cuando declaró que el presidente Peña le entregó como franquicia al estilo McDonald el estado y cuyo grupo fue rechazado en las urnas.

El Kiki Claussen vs el Potrillo, de poder a poder

Todo parece indicar que en el pleito de poder a poder entre los secretarios de Salud y de Gobierno de la administración claudillera, terminó con la mano en alto el porteño Enrique Claussen.

De por sí “El Potrillo”, se encontraba boca bajeado por el resultado electoral adverso para el PRI que evidenció su falta de dotes como operador electoral y las quejas de algunos candidatos de la coalición “Juntos Haremos Historia” de guerra sucia en su contra, su situación se complicó luego del desaire de los 18 alcaldes morenistas electos que se negaron a asistir a la reunión convocada por la gober y que sirvió de pretexto de la cual la alcaldesa electa de Hermosillo Célida López, quien declaró como interlocutor no valido a Miguel Ernesto Pompa Corella.

Y en ese juego de vencidas, finalmente el Kiki salió airoso por su cercanía con Claudia y de su padrino político el empresario Ricardo Mazón, el compadre de Eduardo Bours y Manlio Fabio Beltrones y a quien el cajemense calificó como gerente de la franquicia endosada al villajuarense por el presidente Peña Nieto.