INICIO
Morena buscará un nuevo Fiscal apartidista y capaz

Morena buscará un nuevo Fiscal apartidista y capaz

ESPECIAL/Pasionxnegocios El Congreso Del Estado tendrá la responsabilidad de iniciar el proceso...

Pronostican frente frío y descenso de temperaturas en Sonora

Pronostican frente frío y descenso de temperaturas en Sonora

En Sonora se pronostica el arribo de un frente frío en los próximos días, asociado a una baja...

Santiago Luna García, está resultando un fiasco como piloto de la “Cuñadocracia” que pretende imponer al interior del H. Ayuntamiento de Guaymas.

A las primeras de cambio, no necesitó ir muy lejos para salir raspado. Bastó la primera sesión extraordinaria del cabildo para que quedara en evidencia de cuerpo entero.

Y si buscaba pilotear impunemente y bajo el agua los destinos de la comuna, ha dejado de servir.

Su intento de jugarla de Fouché, Rasputín o del Córdova Montoya, es decir de genio tenebroso o verdadero poder detrás del tronó le tronó.

En un dos tres el profe José Luis Portillo Liera y el regidor independiente Ernesto Uribe, le pusieron un estate quieto y eso lo trae enchilado.

Como operador de lujo salió abollado cuando apenitas pudo sacar su nombramiento con 13 votos, que en un descuido pudieran quedar en 12 porque su cuñis votó por él y entonces sí que broncón y naufragó con el voto de confianza.

Un ayuntamiento sin cabeza

Lo cierto es que los electores no votaron por Luna y su séquito y sin embargo lleva mano en la administración ante la falta de carácter y de proyecto de quien la encabeza.

Desde siempre es sabido que la alcaldesa Sara Valle Dessens, por su nula formación política, es dable a ser manipulada, durante su primera fallida gestión en el Gobierno de Ciudadanos, lo fue por quien se conoció como el “primer damo” o el “marido incómodo” y ahora por el cuñado cómodo.

El affaire por escandaloso ya fue nota nacional en el periódico La Jornada de la CDMX y fue retomado por el periodista Julio Hernández López en JulioAstillero, en donde hizo referencia al cantinfleo de Sara para justificar la decisión y que la senadora Lilly Téllez llamó nepotismo.

Héctor Díaz Polanco, presidente de la Comisión de Honestidad y Justicia de Morena, luego de conocer los cuestionables hechos que golpean en la credibilidad del movimiento regenerador está a la espera de la entrada de alguna queja.

El hombre fuerte del morenismo en Sonora Alfonso Durazo no traga al Luna García, desde aquella cartita en que lo exhibió.

Un operador pa´l manicomio

Y como todo mundo a estas alturas del arranque del gobierno saravallista ha de intuir, la secretaria Jazmín Gómez Lizárraga, cuyo mérito para arribar al cargo es que es sobrina del diputado local Rodolfo “El Fofo” Lizárraga Arellano, carece de los mínimos atributos para operar el municipio, al que el desaparecido periodista Diego Matus calificó como “El manicomio sin bardas”.

Santiago inició sus pininos en la grilla en el desaparecido CEUS, una organización estudiantil que se oponía a la aprobación de la Ley 4 para la UNISON promovida en el gobierno de Manlio Fabio Beltrones, un personaje con quien siempre se le ha ligado y con quien se sospecha negoció el pase de la mentada legislación, cuyo objetivo no fue nada más la reorganización administrativa de la Máxima Casa de Estudios sonorense sino acabar con cualquier resquicio de movimiento crítico y con el activismo que siempre identificó al Alma Mater.

Después de ahí apareció haciéndole la vida imposible a Pancho Búrquez, cuando se desempeñaba como alcalde de Hermosillo por el PAN.

Para 1997, se hizo presente en la primera campaña de la Valle bajo las siglas del PRD, acompañado de Oscar Ramos, el tesosociólogo lo apodó Carlos Razcón Valenzuela, un antiguo militante del PSUM y Miguel Ángel Haro, a quienes se les conoció como el grupo Coyota por su procedencia capitalina.

Una vez logrado el triunfo, se agenció la secretaría del Ayuntamiento y su acople Oscar Ramos, la tesorería, luego de una ruptura con los abogados Lorenzo Ramos Félix y Armando Saucedo Monarque, quienes fueron desplazados de los cargos a los que aspiraban, como igual lo fueron los militantes del PRD más conocidos como el profe Antonio Torreblanca, José Guzmán y Clemente Rodríguez.

No pasaron ni cuatro meses cuando la entrega en “comodato” de un vehículo al entonces marido de Sara, por parte de una empresa cervecera para “amarrar” la fiesta del Rey Momo de 1998 desató el toma y daca entre los Coyotas y la alcaldesa y su entorno, conformado por miembros de “El Barzón”, de donde provenía.

Dicho choque fue resuelto con la expulsión de Santiago, Oscar y Miguel Ángel de sus cargos en el Ayuntamiento e inicio un peregrinar en dichos puestos ante la confrontación que se armó con el cuerpo edilicio que se contraponía a los designios de la dama y su consorte incómodo y saltaron a la palestra en su contra el síndico municipal Baltazar Terrazas y regidores solaztequinos como Porfirio Villa Brito y Santos Alberto Tarín Espinoza y ediles de otros partidos como Alejandro Calvo de Acción Nacional y Everardo Martínez Samaniego del PRI.

El pleito provocó un desfile de personajes por la secretaría del Ayuntamiento por donde circularon el ingeniero Alfonso “El Guachobi” Valencia, Rubén Vega y el periodista José Luis Blanco Argil. La ingobernabilidad ya estaba dada.

Tras su salida del ayunta Santiago, terminó refugiado en Chiapas en los gobiernos perredistas de Pablo Salazar y Juan Sabines y quienes lo vieron en sus vueltas a Hermosillo lo describían desplegando con aires de grandeza.

¿Cuarta Transformación o Transformación de Cuarta?

Por eso Luna García, enredado como quedó después de la primera sesión extraordinaria del nuevo Ayuntamiento no ha cuidado las formas y ha citado fuera de sus funciones como tesorero espurio a los ediles morenistas para convencerlos de otorgarle el deseado y urgente voto de confianza a su cuñada Sara, para que nombre y quite funcionarios a su leal saber y entender, entre los que suenan varios personajes del todo manipulables y oportunistas como su dentista Luis Gaxiola, “El dentista de las Estrellas”, para Oficial Mayor, el cuestionado villeguista y chapulín Víctor “El Negro” Marín Martínez para la dirección General de Infraestructura urbana y Ecología y cuyo mérito es haber formado parte de la llamada “izquierda tomatera”, luego de militar en el PRI, en el PAN, en el PRD y en el MAS de Guadalupe Curiel y otro emparentado con la alcaldesa Luis Cancio para la dirección de Protección Civil.

En la reunión con los pejistas Santiago, se descaró y fue puesto en su lugar por el aguerrido edil José Luis Portillo Liera, un militante de izquierda que no se cuece al primer hervor. Dicen que en el aire quedó flotando la duda de si Luna no pactó con dichos ediles puestos y cargos como estila para meterlos al redil de la Transformación de Cuarta.

De la Oclocracia a la Cuñadocracia

El Gobierno de Ciudadanos, que manejaba tras bambalinas el exmarido de Sara Valle, por su propensión de pretender justificar sus desatinos a través de la convocatoria a Asambleas de Barrio y una de las razones por las que el Congreso del Estado le revocó el mandato en 1999, fue identificado como una Oclocracia, es decir el gobierno de la muchedumbre.

Hoy, cuando ha trascendido de que Sara busca cogobernar con su cuñado Santiago Luna, su principal consejero y operador político, de quien el nuevo jefe de la policía Daniel Morales Pardini es compinche, se perfila en una clara “Cuñadocracia”.

Si bien es sabido que pensadores de la ciencia política como Maquiavelo han sostenido que el político que pretenda salvar la ciudad debe de estar dispuesto a perder el alma o como Max Weber, quien afirmaba que en política no hay ángeles ni demonios, como anotaba recientemente en una de sus columnas el historiador Héctor Aguilar Camín, resulta claro que la administración saravallista con una operación fallida como la de “El Cabezón”, que ha provocado que se posen los ojos de muchos por lo desaseado del caso en Morena y su máximo y mesiánico líder, bajo cuya sombra obtuvo el triunfo en las urnas, en espera de respuestas congruentes con su propuesta de moralizar el ejercicio de la política de acuerdo a la Constitución Moral que promueve.

La injerencia de PASA y empresarios amigos de Sara en los asuntos del municipio levantó un mar de sospechas por lo caritativos que resultaron.

En su momento los porteños se podrán dar cuenta si el Peje es capaz de a través de su ejemplo poner orden en los gobiernos emanados de las filas de la coalición que lo llevó al poder, aunque sean del PT.

Este sábado 22 de septiembre, en su gira de agradecimiento por Guaymas, cualquier interesado puede cuestionarlo al respecto…