INICIO
Morena buscará un nuevo Fiscal apartidista y capaz

Morena buscará un nuevo Fiscal apartidista y capaz

ESPECIAL/Pasionxnegocios El Congreso Del Estado tendrá la responsabilidad de iniciar el proceso...

Pronostican frente frío y descenso de temperaturas en Sonora

Pronostican frente frío y descenso de temperaturas en Sonora

En Sonora se pronostica el arribo de un frente frío en los próximos días, asociado a una baja...

Con una primera sesión extraordinaria para abrir boca, más emocionante que el desempate entre el Canelo y GGG y notoriamente más armada que las peleas que promueve Oscar de la Hoya y su Golden Boy, inició funciones el nuevo gobierno saravallista.

Funcionarios nombrados ilegalmente, comisiones mal integradas, petición de atribuciones extralegales, como el “voto de confianza” para poner y despedir empleados, son solo unas perlas del estilo de la nueva administración petista.

Equipo pa´l perro, con perdón de los canes

El equipo familiar, de amigos y de compadres con el que pretende gobernar Guaymas la alcaldesa Sara Valle Dessens, deja mucho que desear y más de uno incumplen con los requisitos de ley para ocupar las carteras para la que fueron propuestas: Santiago Luna García, es su cuñado, Daniel Morales Pardini, no cuenta con el examen de confianza y Jazmín Gómez, no tiene experiencia, ni currículum.

Esa carencia de cuadros administrativos, financieros, políticos, jurídicos y demás, que tantos e ha criticado al PT, se hizo patente desde antes de la toma protesta del ayuntamiento entrante. De liderazgos con arrastre social, mejor ni hablamos.

Sara y Rodolfo Lizárraga, quienes en el pasado habían competido bajo esas siglas partidistas de la estrella solitaria y con la que siempre perdieron, esta vez obtuvieron votos gracias a Morena y el Peje, pues ambos carecen de una formación de izquierda. Recuérdese que hace tiempo su principal gurú y operador Roberto Palafox, “El Pipas”, en los tiempos de la cumbre del restaurant San Enrique de Sergio García, preguntó: “¿Oigan, que es la izquierda?”

En la primera sesión extraordinaria de cabildo el H. Ayuntamiento de Guaymas 2018-2021 violentó la Constitución Política del Estado de Sonora, la Ley de Gobierno de Administración Municipal, el Reglamento Interior del Ayuntamiento de Guaymas, la Ley de Seguridad Pública del Estado y cuanta regulación aplicable.

El rosario de ilegalidades en que se cayó de entrada y que incluso el síndico Martín Ruelas, flamante representante legal de la comuna avaló en su ignorancia y conveniencia, pone la piel de gallina, por el cinismo.

En un tris Sara se puso fuera de la ley y no dejó sentida ninguna ley y reglamento aplicable que se le interpusiera en su camino para imponer su santa voluntad o la de sus consejeros petistas.

En esa segunda sesión de arranque ediles morenistas votaron en contra en algunos puntos, mientras los priístas, incluido Daniel Cardoso del PVEM, aprobaron con su voto a favor tan aberrantes acuerdos.

Un día de campo para el profe Portillo

El regidor de Morena y profesor José Luis Portillo Liera, la llevó al baile legal, al que se sumó el edil independiente Ernesto Uribe, pero la nueva alcaldesa, fiel a su estilo, para nada variado de su primera incursión en la alcaldía, los ignoró y los mandó al “demoño”.

La mentada sesión edilicia fue un día de campo para el mentor, acostumbrado a lidiar en grande, pues es uno de los sesenta docentes cesados por el gobierno claudillero en abril de 2016, también fue detenido por su lucha en contra de la reforma educativa y es uno de los contados maestros que ha ganado un amparo en contra de la criatura de Aurelio Nuño y cuya evaluación del desempeño tanto defiende el nuevo titular de la SEP, el salinista Otto Granados Roldán, ante los exhortos de la Cámara de Diputados y del Senado.

Cuando a los ediles morenistas les fueron presentados los nombres de los prospectos para las principales carteras, léase secretaría, tesorería, seguridad pública, contraloría, oficialía mayor, infraestructura urbana y obras públicas, más de uno se quedó con el ¿Whatt? en la boca.

Conocer nombres como los de Jazmín Gómez Lizárraga, para la secretaría, sin conocimiento, ni experiencia en operación política de un municipio hizo levantar las cejas de varios ediles. Otro de los nombres polémicos fue el de Víctor Marín, para la Dirección General de Infraestructura Urbana y Ecología, famoso por cobrar el módico 10% a los constructores durante la breve gestión de su hermana Mónica.

Inicio truculento

La carta de residencia que el exsecretario David Kiamy, extendió a Santiago Luna, a partir de un recibo de la CFE y el testimonio de dos personas, está más truqueado que los costales de marihuana que le vendieron al Pelón Peludo y que al resultar puro quelite seco, acudió en busca de justicia ante el fraude ante el comandante Velderrain, quien ante tanto cinismo, ordenó darle pa´dentro.

¿Será porque de la oficina de Kiamy, salieron los apoyos durante la campaña para la fórmula petista? ¿Se habrán negociado por debajo de la mesa algunos amarres?

Piensa mal y atinarás, dice el viejo refrán.

“Demasiado caro salió la carta de residencia de Santiago”, espetó en la sesión el profe Portillo, luego de argumentar los porqués “El Cabezón”, no podía ser tesorero de la comuna y el conflicto de interés que implicaba su nombramiento y de llamarse extrañado de su exclusión de la Comisión Plural que analizará el expediente de la entrega-recepción, señalada en el punto 8 de la Orden del Día.

Ningún argumento sobre el parentesco por afinidad, ni la falta de residencia, que le impiden a Santiago estar al frente de las finanzas municipales, hizo entrar en razones a la bien adoctrinada y aceitada maquinaria saravallista, que incluye a su fracción tricolor. Se rumora que “El Cabezón”, personalmente ofreció puestos y dinero a algunos ediles para sacar avante la turbia sesión.

Al margen de la ley, nada; encima de la ley, nadie

En la sesión del cuento, más de alguno de los presente debió de haber recordado la frase que AMLO repitió hasta el cansancio en la campaña y en los debates presidenciales: “Al margen de la ley, nada; encima de la ley, nadie”.

Con esa frase el Peje, daba a entender que en su gobierno habría un auténtico Estado de Derecho, cosa que por lo visto no está en el programa, ni en la psiquis, de quienes habrán de gobernar el puerto en los próximos tres años.

Y lo más extraño –o por eso-- que abogados, o al menos gentes con formación abogadil, hay en cabildo, como lo regidores Susana Jiménez (PES), quien es esposa de Clemente Rodríguez, Antonio Pintor (MORENA) y Daniel Cardoso (PVEM) y lo son funcionarios entrantes como “El Cara de loco” Daniel Morales y “El Cabezón” Santiago Luna. O sea que por ahí no es.

Es más bien un tema de valor cívico y moral, que sumado al de legalidad, resulta en una ecuación preocupante.

En dicha sesión el profesor Portillo Liera, llamó la atención de violaciones graves a las leyes, reglamentos y hasta acuerdos tomados por la alcaldesa con el grupo edilicio de la coalición “Juntos Haremos Historia”, como fue que formaría parte de la Comisión de Hacienda de cabildo, de la cual fue borrado.

Ernesto Uribe, alzó su voz para casi implorar se conformaran dichas comisiones de regidores de manera equitativa y no a modo y gusto de Sara, pero ni en cuenta fue tomado.

Sergio Carlos García Rascón, regidor de Movimiento Ciudadano, uno de los ediles con mayor expediente académico, ni el pico abrió.

Un ayuntamiento delincuente

El caso más patético aconteció cuando René Daniel Morales Pardini, exedil perredista de la administración de Carlos Zataraín González, quien se dice trae algo de mano en la nueva comuna y quien hacía equipo en ese entonces con Manuel Villegas, quien coordinaba la fracción priísta en cabildo, para hacerle la vida imposible al “Bebo”, fue nombrado dentro de una terna para sacar al comisario de la policía municipal, sin que contara con el examen de confianza, una exigencia de rigor para formar parte del cuerpo policíaco y según Adolfo García Morales “El Conito”, titular de la Secretaría de Seguridad Pública estatal, un requisito indispensable para contar con permiso para portar armas, el cual no firmará si no se atiende al mismo.

En la administración de César Lizárraga, su jefe de la policía municipal Ramón Aguirre Vizcárraga, tuvo que dejar el cargo al reprobar el examen de confianza.

Y según declaró “El Conito”, el cabildo que nombre a una persona en ese cargo sin tal requisito, será turnado a la PGR, por violación de normas federales.

Legitimidad y legalidad

Norberto Bobbio, en su ensayo “El Poder y el Derecho”, refería que la legitimidad es cuando se accede al poder por las vías reconocidas y aceptadas y la legalidad, se refiere al ejercicio de este poder, el cual debe apegarse a las normas vigentes, para evitar que sea arbitrario.

Y aunque a Sara y los suyos, tales conceptos pudieran parecerles extravagantes, en la vida de pueblos que se precien de democráticos, ambos deben acatarse.

Lo demás es la ley de la selva… Nada diferente al accionar de una banda de pillos, concluye el filósofo italiano.