INICIO
Encuentra líder de Buscadoras por la Paz Sonora a su hijo desaparecido

Encuentra líder de Buscadoras por la Paz Sonora a su hijo desaparecido

La líder del colectivo de Mujeres Buscadoras por la Paz Sonora, Cecilia Delgado Grijalva,...

México encara el reto de vacunar en diciembre a 2,6 millones de personas contra la covid-19

México encara el reto de vacunar en diciembre a 2,6 millones de personas contra la covid-19

Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores, dejó claro el jueves la presión que ejerce...

Pondrán orden en casetas de cobro de Sonora, asegura AMLO

Pondrán orden en casetas de cobro de Sonora, asegura AMLO

Al asegurar que el Gobierno federal está poniendo orden en las casetas de cobro tomadas del país,...

Convocan transportistas a paro en Carretera Federal 15 por bloqueos yaquis

Convocan transportistas a paro en Carretera Federal 15 por bloqueos yaquis

Integrantes de distintas organizaciones llamaron a realizar un paro de transportistas que...

AMLO anuncia operativo para recuperar casetas de peaje en Sonora

AMLO anuncia operativo para recuperar casetas de peaje en Sonora

Este lunes, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador anunció que implementará un...

Pide Llily Téllez audiencia ante Gobernación para exponer desaparición de mujeres en Ciudad Obregón

Pide Llily Téllez audiencia ante Gobernación para exponer desaparición de mujeres en Ciudad Obregón

La senadora Lilly Téllez solicitó a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, una...

Gobierno federal presenta “guía ética” para 8 millones de adultos mayores

Gobierno federal presenta “guía ética” para 8 millones de adultos mayores

El presidente Andrés Manuel López Obrador presentó este jueves la guía ética para la...

"Quiero verle la cara al perro que mató a mi hija Karina"

Con dolor y coraje, Valeria enfrenta el asesinato de su hija Karina Guadalupe Badilla Castro, cuyo...

Ricardo Anaya critica manejo de la pandemia y llama lambiscón a López-Gatell

Ricardo Anaya critica manejo de la pandemia y llama lambiscón a López-Gatell

En su video semanal, Ricardo Anaya llamó ‘lambiscón’ al subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell...

Desaparecidos “saturan” cuentas oficiales de colectivos que apoyan en búsqueda de personas

Desaparecidos “saturan” cuentas oficiales de colectivos que apoyan en búsqueda de personas

Más de tres mil personas están desaparecidas y siendo buscadas en el Estado de Sonora, es el...

La Viña del Señor

En los corrillos políticos se preguntan: ¿Que puede ofrecerle el PRD a Ernesto Gándara, aparte de su acta de defunción?
El Borrego, se ha convertido, cocheado por su primo Javier, el Gándara azul, para más señas excandidato a la gubernatura por el PAN en 2015, en el candidato ideal y deseado por todo partido político que se respete para el 2021 para enfrentar a su exjefe Alfonso Durazo Montaño, el puntero en toda encuesta digna de crédito en la carrera por la silla que ocupa Claudia Pavlovich.

La Santísima Trinidad de la grilla: las sucursales del PRI

Y como el Borrego no era tonto, dice la canción de José Alfredo, buscó para catapultar sus nada ocultas aspiraciones en cobijo de amigos y contactos en otros partidos diferentes al suyo, impresentable social y políticamente.

En Guaymas, el empresario Rogelio Sánchez, le organizó un evento en el Náutica con empleados del gobierno del estado, viejos cuadros tricolores y abundantes cartuchos quemados. Nada para asustar. Y esa fórmula fue replicada en varias partes de la entidad.

Desde principios de año y cuando apenas iniciaba la pandemia, se dejó ver en la reunión anual de Abelandia y se retrató en restaurantes con Ricardo Bours y el Toñito Astiazarán, ambos como él, expriístas. El primero arrojó la toalla tricolor cuando el camino a la candidatura a la gubernatura se le volvió intransitable ante el rechazo del grupo beltronista que controla el PRI y el segundo en 2018 se fue al PAN a respirar nuevos aires y amarró una fallida candidatura al senado.

Hoy Ricardo, una vez desplazada Lola del Río en Movimiento Ciudadano, amarrada la candidatura en el partido de Dante Delgado, otro expriísta, amaga con lanzarse al ruedo en 2021. En cambio el Toñito, tras su fracaso, ha visto diluirse su figura en las aguas agitas de los intereses panistas, concretamente los de Ernesto Munro y el orgullo de su nepotismo, el alcalde rocaportense el Kiko.

Así, la apuesta inicial de esa triada, que pretendió emitir mensajes al difundir sus reuniones, no hizo la mella esperada, pues las sucursales priístas, es decir el PRI independiente del Borrego, el PRI naranja de Ricardo y el PRIAN del Toñito, fueron barridos por la aplanadora guinda en 2018, en una tunda que los dejó al borde del colapso y la recuperación priísta de Coahuila e Hidalgo, no parece hacerle inyectado estamina.

Entre los conocedores de los entretelones de la grilla se observó que a los tres personajes del cuento desde hace rato se les había parado el reloj político y solo trataban de vivir de un pasado glorioso – si lo hubo— que ya se les fue. Hasta ahí la puntual observación.

Un Borrego ciudadanizado o sea el Mirlo Blanco de la Pitic

De la noche a la mañana el Borrego, pasó de miembro distinguido de la élite política tricolor a simple ciudadano de a pie. El acto de magia transformadora lo constituyó su renuncia a la militancia en el PRI, partido contra el que trabajó en 2009, luego del berrinche cuando “lo sentó” Eduardo Bours. De esa operación sabía bastante su operador de cabecera Juan Pedro Robles, recientemente fallecido.

Con esta sesusa maniobra el equipo cercano a Gándara, casi a la altura de la Reforma Política de don Chucho Reyes Heroles, se pretendió librar y desligar al Borrego de los fantasmas que rondan el closet priísta y los cadáveres propios: su voto a favor de la nefasta reforma educativa con su caudal sangriento y de la energética, bajo sospecha de supuesta compra de votos senatoriales, en lo que fue la última ola de reformas neoliberales de gran calado.

¿El Meade sonorense?

La estrategia para ciudadanizar al Borrego, para venderlo como un producto netamente de la sociedad civil, casi replicó la genial idea sintetizada en la candidatura de José Antonio Meade, el candidato ciudadano no priísta del PRI en 2018.
Una verdad sabida es que en 2018 las escasas clientelas solaztequinas no votaron por Ricardo Anaya. En 2021 podría suceder lo mismo.

La despercudida quien sabe si le alcance al cuadrúpedo para saltar al mercado electoral sin que se invoque aquella alegoría de la Coca Cola con la cucaracha adentro.

“No se aleja del PRI, me acerco a la construcción de un proyecto ciudadano donde cabemos todos; me acerco a la integración de un sólido proyecto de gobierno que le dé sentido al crecimiento de Sonora”, dice en su carta de renuncia, en donde toma distancia del tricolor para ser su candidato ciudadano. De esquizofrenia la grilla.

La tremenda coalición arcoíris y su candidato burgués

Por lo pronto, aspira a ser el candidato común del PRI, PAN, PRD y hasta de Movimiento Ciudadano, si Ricardo Bours, se hace a un lado. El promotor de esa alianza multipartida es Javier Gándara, no sin detractores internos, principalmente en su partido el blanquiazul.

Entre quienes se oponen a tan tremendo arcoíris de “fuerzas políticas”, figuran personajes ligados al padrecismo, la gente de Damián Zepeda y algún que otro doctrinario trasnochado de esos que creen que Acción Nacional sigue siendo opción. Un PAN partido no se cotiza igual en la bolsa electoral que un birote entero, como es el caso de los pitufos.

Y si Memo Padrés, a duras penas mantuvo unido a Acción Nacional, una vez echado del poder y perseguido su círculo cercano por la Fiscalía Anticorrupción de Odracir Espinoza, la debandaba fue inevitable y no hubo liderazgo blanquiazul que ante los cocolazos judiciales la frenara. Esa sangría siguió dándose a grado tal que algunos panistas identificados con el exsecretario Roberto Romero López, se pasaron abiertamente al barco de la 4T y otros de medio pelo como el Paco Bueno, acarrearon agua para al molino de las Redes Sociales Progresistas de la maestra Elba Esther Gordillo, ya autorizadas y con registro como partido.

Por eso la alcaldesa de Hermosillo, la expanista pero aún padrecista Célida López –para muchos el Plan “B” en caso de que “El Poncho” no despegue--, está en la mira de los personeros del régimen priísta con motivo del rebrote del coronavirus y ni tardo ni perezoso el alcalde de Cajeme, Sergio Pablo Mariscal, encaró al secretario de Salud Enrique Claussen, por su falta de acercamiento con los alcaldes.

El PRD, según los enterados no quita el sueño al alto mando morenista, cuando están convencidos de su inexistencia histórica, como José Revueltas tildó al viejo Partido Comunista Mexicano, en su célebre “Ensayo sobre un proletariado sin cabeza”. Y con Jesús

“El Tragabalas” Zambrano, negociando entre ser cabeza de ratón o cola de león, menos viabilidad le ven.

Movimiento Ciudadano, por su parte, tenía cifradas sus expectativas de crecer en la candidatura de Ricardo Bours y en candidatos populares en los municipios. Ricardo, por la enorme publicidad que ha invadido las redes trata de penetrar en la ciudadanía y avanza en el trabajo organizativo.

Al PRI, como partido grande y en el poder en el ejecutivo estatal, le correspondería la candidatura, siendo el Borrego, su personalidad mejor posicionada y más competitiva. El esquema sería la de candidatura común, se especula, para dejar a salvo la votación que obtenga cada partido político.

Pero ante la suspicacia que nunca falta, se pretende lavarle la cara y cambiarle la envoltura. Se propuso al respecto una renuncia concertada a su militancia tricolor, para hacerlo más accesible y menos desconfiable para encabezar una alianza multipartidista que fuera aceptable para el PAN.

Ahora, nada más falta que los sabios recomienden le apliquen un lavadón de imagen y a sus poses de burguesillo de la Pitic, mediante baños de pueblo, que había iniciado allá por el mayo. Ni cambiándose el apellido podría zafarse de la estirpe emprendedora.

Y mientras la parrilla electoral agarra color, los predestapes están al orden del día y el avispero más que alborotado.

Puja entre cuates

En ese rumbo que toma la coyuntura se habla de que la contienda de 2021, será una puja entre cuates: El Borrego Gándara y su protector Alfonso Durazo Montaño, quien lo jaló a chambear con Vicente Fox, antes de su enfrentamiento con Marthita y su rompimiento con el ranchero guanajuatense, quien lo ha tildado de traidor.

La abigarrada red que en su momento le creó principalmente entre comunicadores de la capital sonorense el desaparecido Juan Pedro Robles y que aceitó desde el ayuntamiento hermosillense, cuando fungió como alcalde “El Grandote”, ha servido de caja de resonancia de las andanzas del Borrego y para afianzar su proyección.

La fuerza del bavispense bien podría quebrar esa muralla comunicacional, que es de donde brotan los principales cuestionamientos en contra del exsecretario de Seguridad y Protección Ciudadana.

Con la “estrategia perfecta” bien delineada desde su war room (la exigencia de un Borrego sin la casaca priísta para poder postulado por el PRI), con un arropamiento en diversos medios y con un despliegue multipartidista detrás (la Triple Alianza PRIANPRD), navega el exsecretario técnico del Consejo Político Nacional del PRI, con banderas desplegadas para cerrarle el paso al Poncho.

Falta que le alcance para abollarle a la alianza Morena-PT-PVEM y a Durazo, el triunfo de 2018.

En tanto el cruce entre los protagonistas de la contienda venidera no se ha hecho esperar. En el programa “Entre dichos” del periodista René Delgado, Alfonso Durazo, dijo sobre Ricardo Bours que “Me parece que está en una crisis existencial que requiere terapia ocupacional” y no esperó mucho en llegarle de regreso la respuesta del cajemense quien lo calificó de desarraigado y destacó los pocos resultados en su gestión reciente.

Mientras la ciudadanía en su calidad de potencial votante y elector, percibe con desconfianza el cinismo de su clase política, que sin pose alguna se apresta a disputar el poder. En esa disputa los mecanismos simbólicos cobran gran importancia.

En el albañal de la política mexicana, el lema secreto de la familia revolucionaria, nos recuerda el escritor Enrique Serna en su novela “El vendedor de silencio” sobre el periodista Carlos Denegri, quien llegó a ser el líder de opinión más influyente en México a mediados del siglo XX, era “Tener el poder, para poder tener”.

Y todo parece indicar que esa tónica está más vigente que nunca.